Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Las primeras vacunas de su bebé: lo que necesita saber

Las vacunas pueden prevenir enfermedades. La vacunación infantil es esencial porque ayuda a proporcionar inmunidad antes de que los niños estén expuestos a enfermedades potencialmente mortales.

Difteria, tétanos y tos ferina (DTaP)

  • La difteria (D) puede provocar dificultad para respirar, insuficiencia cardíaca, parálisis o la muerte.

  • El tétanos (T) provoca una rigidez dolorosa de los músculos. El tétanos puede provocar problemas de salud graves, como no poder abrir la boca, dificultad para tragar y respirar o la muerte.

  • La tos ferina (aP), también conocida como "tos convulsa", puede causar una tos violenta e incontrolable que dificulta la respiración, comer o beber. La tos ferina puede ser extremadamente grave, especialmente en bebés y niños pequeños, causando neumonía, convulsiones, daño cerebral o la muerte. En adolescentes y adultos, puede causar pérdida de peso, pérdida del control de la vejiga, desmayos y fracturas de costillas por tos severa.

Enfermedad por Hib (Haemophilus influenzae tipo b)

La haemophilus influenzae tipo b puede producir muchos tipos diferentes de infecciones. Estas infecciones suelen afectar a niños menores de 5 años, pero también pueden afectar a adultos con determinadas afecciones médicas. La bacteria Hib puede causar enfermedades leves, como infecciones de oído o bronquitis, o puede causar enfermedades graves, como infecciones de la sangre. La infección grave por Hib, también llamada "enfermedad invasiva por Hib", requiere tratamiento en un hospital y, en ocasiones, puede provocar la muerte.

Hepatitis B

La hepatitis B es una enfermedad hepática que puede causar una enfermedad leve que dura unas pocas semanas o puede provocar una enfermedad grave de por vida. La infección aguda por hepatitis B es una enfermedad a corto plazo que puede provocar fiebre, fatiga, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, ictericia (piel u ojos amarillos, orina oscura, deposiciones de color arcilla) y dolor en los músculos, las articulaciones y el estómago. La infección crónica por hepatitis B es una enfermedad a largo plazo que ocurre cuando el virus de la hepatitis B permanece en el cuerpo de una persona. La mayoría de las personas que desarrollan hepatitis B crónica no presentan síntomas, pero sigue siendo muy grave y puede provocar daño hepático (cirrosis), cáncer de hígado y la muerte.

Polio

La polio (o poliomielitis) es una enfermedad discapacitante y potencialmente mortal causada por el poliovirus, que puede infectar la médula espinal de una persona y provocar parálisis. La mayoría de las personas infectadas con poliovirus no presentan síntomas y muchas se recuperan sin complicaciones. Algunas personas experimentarán dolor de garganta, fiebre, cansancio, náuseas, dolor de cabeza o dolor de estómago. Un grupo más pequeño de personas desarrollará síntomas más graves: parestesia (sensación de alfileres y agujas en las piernas), meningitis (infección del recubrimiento de la médula espinal y/o el cerebro) o parálisis (no poder mover partes del cuerpo) o debilidad en brazos, piernas o ambos. La parálisis puede provocar una discapacidad permanente y la muerte.

Enfermedad neumocócica

La enfermedad neumocócica se refiere a cualquier enfermedad causada por bacterias neumocócicas. Estas bacterias pueden causar muchos tipos de enfermedades, incluida la neumonía, que es una infección de los pulmones. Además de la neumonía, las bacterias neumocócicas también pueden causar infecciones de oído, infecciones de los senos nasales, meningitis (infección del tejido que recubre el cerebro y la médula espinal) y bacteriemia (infección de la sangre). La mayoría de las infecciones neumocócicas son leves. Sin embargo, algunas pueden provocar problemas a largo plazo, como daño cerebral o pérdida auditiva. La meningitis, bacteriemia y neumonía causadas por la enfermedad neumocócica pueden ser fatales.

Vacunas conjugadas contra la DTaP, Hib, hepatitis B, poliomielitis y el neumococo

Los bebés y los niños generalmente necesitan:

  • 5 dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina acelular (DTaP)

  • 3 o 4 dosis de la vacuna contra la Hib

  • 3 dosis de la vacuna contra la hepatitis B

  • 4 dosis de la vacuna antipoliomielítica

  • 4 dosis de la vacuna antineumocócica conjugada (PCV13)

Algunos niños pueden necesitar una cantidad menor o mayor de la cantidad habitual de dosis de algunas vacunas para estar completamente protegidos debido a su edad en el momento de la vacunación u otras circunstancias.

También se podría recomendar a los niños mayores, adolescentes y adultos con ciertas afecciones de salud u otros factores de riesgo que reciban 1 o más dosis de algunas de estas vacunas.

Estas vacunas se pueden administrar como vacunas independientes o como parte de una vacuna combinada (un tipo de vacuna que combina más de una vacuna en una sola inyección).

Hable con su proveedor de atención médica

Informe a su proveedor de vacunación si el niño que recibe la vacuna:

Para todas estas vacunas:

  • Ha tenido una reacción alérgica después de una dosis anterior de la vacuna o tiene alguna alergia grave que ponga en peligro la vida.

Para la DTaP:

  • Ha tenido una reacción alérgica después de una dosis anterior de cualquier vacuna que proteja contra el tétanos, la difteria o la tos ferina.

  • Ha estado en coma, ha tenido disminución del nivel de conciencia o convulsiones prolongadas dentro de los 7 días posteriores a una dosis anterior de cualquier vacuna contra la tos ferina (DTP o DTaP)

  • Tiene convulsiones u otro problema del sistema nervioso

  • Ha tenido alguna vez el síndrome de Guillain-Barré (también llamado "GBS")

  • Ha tenido dolor severo o hinchazón después de una dosis previa de cualquier vacuna que proteja contra el tétanos o la difteria.

Para la PCV13:

  • Ha tenido una reacción alérgica después de una dosis anterior de PCV13, a una vacuna antineumocócica conjugada anterior conocida como PCV7, o a cualquier vacuna que contenga toxoide diftérico (por ejemplo, DTaP)

En algunos casos, el proveedor de atención médica de su hijo puede decidir posponer la vacunación hasta una visita futura.

Los niños con enfermedades leves, como un resfriado, pueden vacunarse. Los niños que tienen una enfermedad moderada o grave generalmente deben esperar hasta que se recuperen antes de recibir la vacuna.

El proveedor de atención médica de su hijo puede brindarle más información.

Riesgos de una reacción a la vacuna

Para todas estas vacunas:

  • Puede aparecer molestia, enrojecimiento, hinchazón, calor, dolor o sensibilidad en el lugar donde se aplica la inyección después de la vacunación.

Para la vacuna contra la DTaP, la vacuna contra la Hib, la vacuna contra la hepatitis B y la vacuna PCV13:

  • Puede aparecer fiebre después de la vacunación.

Para la vacuna contra la DTaP:

  • A veces, después de la vacunación contra la DTaP, se presentan inquietud, cansancio, pérdida del apetito y vómitos.

  • Las reacciones más graves, como convulsiones, llanto continuo durante 3 horas o más, o fiebre alta (más de 105 °F o 40°C) después de la vacunación contra la DTaP, ocurren con mucha menos frecuencia. En raras ocasiones, la vacunación va seguida de hinchazón de todo el brazo o la pierna, especialmente en niños mayores cuando reciben su cuarta o quinta dosis.

Para la PCV13:

  • Después de la vacunación con la PCV13 pueden aparecer pérdida de apetito, susceptibilidad (irritabilidad), cansancio, dolor de cabeza y escalofríos.

  • Los niños pequeños pueden tener un mayor riesgo de sufrir convulsiones causadas por la fiebre después de la PCV13 si se administra al mismo tiempo que la vacuna contra la influenza inactivada. Pídale más información a su proveedor de atención médica.

Al igual que con cualquier medicamento, existe una posibilidad muy remota de que la vacuna cause una reacción alérgica grave, otras lesiones graves o la muerte.

¿Qué sucede si hay un problema grave?

Podría producirse una reacción alérgica después de que la persona vacunada abandone la clínica. Si observa signos de una reacción alérgica grave (urticaria, hinchazón de la cara y la garganta, dificultad para respirar, ritmo cardíaco acelerado, mareos o debilidad), llame al 911 y lleve a la persona al hospital más cercano.

Para otros signos que le preocupen, llame a su proveedor de atención médica.

Las reacciones adversas deben notificarse al Sistema de notificación de reacciones adversas a las vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). Su proveedor de atención médica generalmente presentará este informe, o puede hacerlo usted mismo. Visite el sitio web de VAERS en www.vaers.hhs.gov o llame al 1-800-822-7967.

VAERS es solo para informar reacciones, y los miembros del personal de VAERS no brindan asesoramiento médico.

Programa nacional de compensación por lesiones por vacunas

El Programa nacional de compensación por lesiones por vacunas (National Vaccine Injury Compensation Program, VICP) es un programa federal que fue creado en EE. UU. para compensar a las personas que pueden haber resultado lesionadas por ciertas vacunas. Los reclamos relacionados con supuestas lesiones o muerte debido a la vacunación tienen un límite de tiempo para la presentación, que puede ser de dos años. Visite el sitio web del VICP en www.hrsa.gov/vaccinecompensation (en inglés) o llame al 1-800-338-2382 para obtener más información sobre el programa y cómo presentar un reclamo.

¿Cómo puedo obtener más información?

  • Pregúntele a su proveedor de atención médica.

  • Llame a su departamento de salud local o estatal.

  • Visite el sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para obtener folletos sobre paquetes de vacunas e información adicional en www.fda.gov/vaccines-blood-biologics/vaccines (en inglés)

  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés):

    • Llame al 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO)

    • Visite el sitio web de los CDC en www.cdc.gov/vaccines (en inglés)

Última actualización
11/17/2021
Fuente
U.S. Department of Health & Human Services Centers for Disease Control and Prevention: Vaccine Information Statement
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos