Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

El comportamiento sexual en los niños pequeños: ¿qué es normal y qué no lo es?

Puede ser fácil para los padres hablar con sus hijos acerca de las diferencias entre el bien y el mal, pero suele ser más difícil hablar sobre el desarrollo sexual.  

A una edad muy temprana, los niños empiezan a explorar sus cuerpos y para ello tocan, hurgan, frotan y tiran de partes de su cuerpo, incluidos sus genitales. A medida que los niños crecen, necesitarán orientación para aprender acerca de estas partes del cuerpo y sus funciones.

Aquí brindamos información y consejos para ayudar a los padres a saber la diferencia entre los comportamientos sexuales "normales" y los comportamientos que pueden indicar un problema.

¿Qué es normal?

Esta es una lista de lo que los pediatras consideran un comportamiento sexual normal y común en niños de 2 a 6 años. Cuando vea estos comportamientos, intente redirigir la atención de su hijo hacia un comportamiento más apropiado diciendo algo como, "los adultos hacen eso en privado y tú también deberías hacer lo mismo". Reafirme que los niños deben respetarse entre sí y que no está bien tocar las partes íntimas de nadie. También, recuérdele a su hijo que siempre debe dirigirse a usted o a otro adulto de confianza si alguien toca sus partes íntimas.

  • Masturbarse o tocarse los genitales en público o en privado.

  • Mirar o tocar los genitales de un amigo o un nuevo hermano.

  • Mostrar los genitales a sus amigos.

  • Pararse o sentarse demasiado cerca a alguien.

  • Intentar ver a sus amigos o a los adultos desnudos.

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Tabla-comportamientos-sexuales2.jpg

Señales de alarma de comportamientos peligrosos 

Los padres también necesitan saber cuándo el comportamiento sexual de un niño parece indicar más que una curiosidad inofensiva. Los problemas de comportamiento sexual pueden representar un riesgo para la seguridad y el bienestar de su hijo y de otros niños, y pueden ser una señal de abuso físico o sexual, o de exposición a la actividad sexual. Las señales de alarma de comportamiento sexual incluyen cualquier acto que:

  • Ocurra con frecuencia y no se pueda desviar

  • Provoque dolor físico o emocional, o lesiones a sí mismos o a otros

  • Se asocie con agresión física

  • Implique coerción o fuerza

  • Simule actos sexuales de adultos

Enseñanza sobre la protección del cuerpo, consejos para padres

Los padres deben empezar a enseñarles a sus hijos sobre la protección del cuerpo entre los 3 y 5 años.

  • Utilice un lenguaje adecuado. Enséñeles a sus hijos los nombres correctos de todas las partes del cuerpo, como genitales, pene, vagina, pechos, nalgas y partes íntimas. Ponerles sobrenombres a las partes del cuerpo puede dar la idea de que hay algo malo con el nombre correcto. Averigüe por qué su hijo usa un nombre especial para la parte del cuerpo, pero enséñele también el nombre correcto. Además, explíquele a su hijo qué partes son íntimas (las partes cubiertas por un traje de baño).

  • Evalúe el respeto de su familia por el pudor. Si bien el pudor no es un concepto que la mayoría de los niños puedan comprender completamente, todavía puede a esta edad sentar las bases para futuras conversaciones y ejemplos de buen comportamiento. Por ejemplo, si tiene hijos de diferentes edades, es importante enseñarles a sus hijos más pequeños que respeten la privacidad de sus hermanos mayores Generalmente, los hermanos mayores les enseñarán a los hermanos menores que deben estar vestidos, por ejemplo, porque algunos de sus amigos podrían estar en la casa o porque están madurando y sienten pudor incluso delante de sus hermanos y hermanas menores.

  • No fuerce el afecto. No obligue a su hijo a dar abrazos o besos a la gente si no quiere hacerlo. Está en su derecho de decirles incluso a la abuela o al abuelo que no quiere darles un beso o un abrazo. El contacto inapropiado, especialmente de parte de un adulto de confianza, puede ser muy confuso para un niño. Reafirme constantemente la idea de que su cuerpo es suyo y puede protegerlo. Es muy importante que su hijo sepa que debe decirle a usted o a otro adulto de confianza si fue tocado. De ese modo, su hijo sabe que también es su deber protegerlo.

  • Explique la diferencia entre contacto bueno y uno malo. Puede explicar que un "contacto bueno" es una manera en que las personas demuestran su afecto por otras personas y se ayudan unas a otras (por ejemplo, abrazarse, tomarse de las manos, cambiarle el pañal al bebé). Un "contacto malo" es aquel que a uno no le gusta y desea que termine de inmediato (por ejemplo, golpear, dar patadas o tocar las partes íntimas). Asegúrele a su hijo que la mayoría de los contactos son buenos, pero que debe decir "NO" si un contacto es confuso o lo asusta y que es necesario que se lo cuente.

  • Dele a sus hijos una regla sólida. Enséñeles que NO es bueno para nadie mirar o tocar sus partes íntimas, o las que cubren el traje de baño. Es más fácil para un niño seguir una regla y lo ayudará a reconocer inmediatamente un "contacto malo" si tiene en cuenta esta pauta. Asegúreles a sus hijos que los escuchará, les creerá y que desea protegerlos.

  • Controle la exposición a los medios de comunicación. Conozca los sistemas de clasificación de juegos de video, películas y programas de televisión, y use los controles para padres disponibles de muchos de los proveedores de internet, cable y satélite. Es importante ofrecer alternativas apropiadas para evitar la exposición a contenidos sexuales en los medios de comunicación. Tenga en cuenta que los niños pueden ver comportamientos sexuales de adultos en persona o en pantallas, y quizá no se lo cuenten.

  • Revise esta información regularmente con sus hijos. Algunos momentos adecuados para hablar con sus hijos sobre la seguridad personal son durante el baño, la hora de acostarse y antes de cualquier situación nueva. Los niños se encuentran e interactúan con distintos adultos y niños a diario desde la guardería a las prácticas deportivas y las clases de baile, sin mencionar los campamentos y los programas extraescolares.

  • Espere preguntas. Las preguntas que hace su hijo y las respuestas convenientes dependerán de la edad del niño y su capacidad de comprensión. Los siguientes consejos pueden facilitar la situación para ambos:

    • No se ría, incluso si la pregunta le provoca ternura. No se enoje. Debe evitar que su hijo se sienta avergonzado de su curiosidad.

    • Sea breve. No dé una explicación larga. Responda con palabras simples. Por ejemplo, su hijo en edad preescolar no necesita saber los detalles de las relaciones sexuales.

    • Vea si su hijo necesita o desea saber más. Después de sus respuestas diga "¿Responde esto a tu pregunta?".

    • Escuche las respuestas y las reacciones de su hijo.

    • Prepárese para repetir lo mismo una y otra vez.

Hable con el pediatra de su hijo

Si en este momento se encuentra lidiando con cualquiera de estos problemas o tiene otras preguntas, hable con el pediatra de su hijo. Él o ella puede colaborar con usted para distinguir los comportamientos sexuales normales y adecuados para la edad de los comportamientos que son inapropiados para el desarrollo o una señal de un posible abuso. Pedir ayuda simplemente significa que usted desea lo mejor para su hijo y hará lo que pueda para ayudarlo a prosperar.

Información y recursos adicionales:


Última actualización
9/20/2016
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest