Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Hernia umbilical en bebés y niños

Por: Henry Chang, MD, FAAP

El cordón umbilical lleva todos los nutrientes que los bebés necesitan antes de nacer. Una vez que el bebé nace, se corta, y la parte exterior del cordón se desprende. La piel del bebé cicatriza y se convierte en el ombligo. En la mayoría de los casos, el músculo que rodea el ombligo se cierra poco después del nacimiento del bebé.

¿Qué es una hernia umbilical?

En aproximadamente 1 de cada 5 recién nacidos, el músculo que rodea el ombligo no se cierra. La pequeña abertura​ que queda en la pared abdominal del bebé bajo el ombligo se llama hernia umbilical. Por este motivo, una porción de intestino puede salir en un saco herniario que solo está cubierto por la piel.​

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene una hernia umbilical?​​

​​El signo más común de una hernia umbilical es un abultamiento del ombligo. Por lo general, el bulto va y viene. Puede hacerse grande cuando su hijo hace un esfuerzo o llora. Cuando su hijo se relaja, el bulto puede desaparecer. A veces, el bulto puede estirar la piel a medida que la hernia aumenta de tamaño.

¿La hernia umbilical es perjudicial?

La mayoría de las veces, las hernias umbilicales no causan ningún problema. En casos muy poco comunes, los órganos del interior del vientre quedan atrapados ("presos") dentro del saco herniario. Esto hace que el bulto esté presente incluso cuando el niño está tranquilo.

Es aún más raro que el flujo sanguíneo de los órganos atrapados dentro del saco herniario se vea reducido ("estrangulado"). Si esto ocurre, es probable que su hijo sienta un fuerte dolor. El ombligo puede ser muy sensible al tacto. El bulto del ombligo también puede verse rojo. Su hijo puede tener fiebre, vomitar o negarse a comer. Si esto ocurre, su hijo debe ser atendido de inmediato. Llame al consultorio de su médico o vaya a la sala de emergencias.

¿Es necesario hacer alguna prueba para ver si mi hijo tiene una hernia umbilical?

La mayoría de las veces, el médico de su hijo puede diagnosticar una hernia umbilical examinando a su hijo. Excepcionalmente, puede pedir una ecografía para ver si hay una hernia o para ver si hay órganos del vientre atrapados dentro de la hernia.

La ecografía es una prueba que se utiliza para observar los órganos que se encuentran debajo de la piel y no daña a su hijo. Se coloca un líquido gelatinoso en el ombligo y se utiliza una sonda en la piel para ver los órganos que hay debajo.

¿Cómo se trata una hernia umbilical?

La mayoría de las hernias umbilicales (alrededor del 90 %) se cierran solas cuando los niños tienen 4 años y no es necesario hacer nada. El tamaño del orificio en el músculo (y no la distancia que sobresale la hernia) es un mejor indicador de si la hernia se cerrará por sí sola. Dado que la mayoría de las hernias umbilicales no causan problemas, es seguro esperar hasta que su hijo tenga cerca de 4 años antes de pensar en operarlo. Si no se cierra por sí sola, la cirugía es lo único que arreglará una hernia umbilical. Las fajas y otras cosas que se hacen para sujetar la hernia no funcionan y pueden empeorar la hernia o dañar la piel.

¿Qué problemas podría tener mi hijo debido a una hernia umbilical?

Después de la cirugía, la mayoría de los niños no tienen problemas. Excepcionalmente, la hernia puede volver a aparecer y es posible que vuelva a ver un bulto en el ombligo. Si esto ocurre, tendrá que volver a ver al cirujano de su hijo.

Información adicional:

Sobre el Dr. Chang

Henry L. Chang, MD, FACS, FAAP - Sección de Cirugía, es cirujano general pediátrico en el Hospital Infantil Johns Hopkins y en el Hospital General de Tampa en Tampa - Zona de St. Petersburg​ en la Florida.​





Última actualización
1/28/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics Section on Surgery, American Pediatric Surgical Association, American College of Surgeons (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos