Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

La influenza: una guía para padres de niños o adolescentes con enfermedades crónicas

​¿Qué es la gripe o influenza?

La influenza (gripe) es una infección de la nariz, la garganta y los pulmones causada por los virus de la influenza. La influenza puede causar enfermedades leves o graves, neumonía y otras complicaciones. Los niños menores de 5 años, en especial si tienen menos de 2 años de edad, así como los niños y adolecentes que tienen una enfermedad crónica corren el riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza. Estas complicaciones pueden conllevar hospitalizaciones y hasta causar la muerte. La mejor manera de prevenir la influenza es vacunarse contra esta enfermedad anualmente.

¿Cómo sé si mi hijo corre el riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza?

Su hijo corre riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza si tiene alguna de las siguientes afecciones:

  • Asma

  • Enfermedades neurológicas y alteraciones del desarrollo neurológico, entre estas están los trastornos del cerebro, de la médula espinal, de los nervios periféricos y de los músculos, como parálisis cerebral infantil, epilepsia (convulsiones), accidentes cerebrovasculares, discapacidades intelectuales (retraso mental), retrasos del desarrollo de moderados a graves, distrofia muscular o lesiones de la médula espinal.

  • Enfermedades pulmonares crónicas (como la fibrosis quística o la enfermedad pulmonar del prematuro)

  • Enfermedades cardíacas (como cardiopatía congénita, insuficiencia cardíaca congestiva y artropatía coronaria)

  • Trastornos sanguíneos (como anemia drepanocítica o de células falciformes)

  • Trastornos endocrinos (como la diabetes)

  • Trastornos renales

  • Enfermedades del hígado

  • Obesidad mórbida

  • Trastornos metabólicos (como trastornos metabólicos hereditarios y trastornos mitocondriales)

  • Sistema inmunitario debilitado por enfermedades o medicamentos (como en niños o adolescentes con VIH, sida o cáncer, trasplantes de la médula ósea o aquellos que usan corticoesteroides u otros tratamientos inmunosupresores)

  • Si recibe tratamiento prolongado con aspirina para una enfermedad crónica

  • Embarazo

¿Cuáles son los síntomas de la influenza?

Los síntomas de la influenza pueden incluir:

  • Fiebre

  • Tos

  • Dolor de garganta

  • Goteo nasal (secreción) o congestión nasal

  • Dolores musculares

  • Dolores de cabeza

  • Escalofríos

  • Fatiga

  • En ocasiones vómitos y diarrea

Es importante aclarar que no a todas las personas con influenza les da fiebre.

¿Qué es una complicación derivada de la influenza?

La mayoría de las personas con influenza se recuperan en un periodo de unos cuantos días a menos de dos semanas. Pero algunas personas sufren complicaciones derivadas de la inlfuenza que pueden poner en riesgo su vida y hasta causar la muerte.

La neumonía, la bronquitis, las infecciones del oído y la sinusitis son ejemplos de complicaciones de la influenza. También es posible que la influenza empeore las enfermedades crónicas. Por ejemplo, los niños con asma, pueden tener ataques de asma si les da gripe.

¿Cómo puedo proteger a mi hijo de la influenza?

  • Vacúnese contra la influenza. Lo más importante es vacunar a su hijo contra la influenza anualmente.
    Los niños menores de 6 meses corren un alto riesgo de complicaciones graves por la influenza, pero son muy pequeños para recibir la vacuna. Las personas que los cuidan o viven con ellos se deben vacunar para protegerlos. Cuando una mujer embarazada es vacunada, el anticuerpo que produce en respuesta a la vacuna pasa el bebé en desarrollo y le ofrece alguna protección.

  • Mantenga distancia. Mantenga a su hijo alejado de personas enfermas.

  • Lávese las manos. Lávese las manos frecuentemente con agua corriente y jabón (durante el tiempo que lleva cantar el “Feliz Cumpleaños” dos veces). Si no dispone de agua y jabón, utilice desinfectante para manos a base de alcohol. Ayude a su hijo a lavarse las manos si no lo puede hacer solo.

  • Controle los gérmenes. Evite que su hijo se toque los ojos, la nariz o la boca y enséñelo a que se cubra con un pañuelo desechable o con la parte de adentro del codo cuando tosa o estornude.

  • Limpieza. Limpie las superficies en su casa y los juguetes con un desinfectante para el hogar de acuerdo con las instrucciones en la etiqueta del producto.

  • Salud. Si su hijo tiene una enfermedad crónica, asegúrese de que esté bajo control.

  • Planificar. Es importante que tenga un plan de acción en caso de que su hijo se enferme de gripe.

¿Qué puedo hacer si mi hijo se enferma?

  • Consulte al médico. Llame o lleve a su hijo al médico si presenta síntomas de influenza. Es posible que el médico le recomiende tomar medicamentos antivirales tan pronto como sea posible. Estas son medicamentos recetadas que combaten la influenza en el cuerpo. 

  • Cuidados en el hogar. Mantenga a su hijo en la casa, a menos que tenga que ir al médico, por lo menos 24 horas después de que se le haya pasado la fiebre.

  • Cúbrase al toser. Asegúrese de que su hijo se cubra la boca y la nariz al estornudar o toser.

  • Descanso y líquidos. Asegúrese de que su hijo descanse y tome muchos líquidos para no deshidratarse.

  • Medicamentos. Pregunte a su médico sobre los medicamentos para reducir la fiebre que debe usar de acuerdo a la edad de los niños. Los niños menores de 4 años no deben tomar medicamentos para el resfriado que se venden sin receta médica sin consentimiento médico. Los niños o adolescentes con fiebre no deben tomar aspirina; esto puede causar una enfermedad grave y poco frecuente llamada síndrome Reye. Recuerde que la fiebre ayuda a su niño a combatir la infección, así que no siempre es necesario darle medicamentos para reducir la fiebre.

  • Designe una habitación para el enfermo. Mantenga a su hijo en una habitación separada mientras esté enfermo. Trate, si es posible, que una sola persona se encargue de cuidar al niño mientras esté enfermo.

  • Proteja a las mujeres embarazadas. Se recomienda que las mujeres embarazadas se vacunen contra la influenza. Si es posible, las mujeres embarazadas no deben cuidar de niños enfermos con influenza hasta que los niños se recuperen.

¿Cuándo puede mi hijo regresar a la escuela después de haber estado enfermo?

Generalmente, su hijo debe quedarse en casa por lo menos 24 horas después de que se le haya desaparecido la fiebre. La fiebre se define como una temperatura corporal de 100 °F/37,8 °C o más. La fiebre debe desaparecer sin usar medicamentos para reducirla.

¿La vacuna contra la influenza es segura para mi hijo que sufre de enfermedades crónicas?

Sí, la vacuna contra la influenza está aprobada para su uso en niños mayores de 6 meses, incluso en niños sanos y niños con enfermedades crónicas. Debido a que los niños con enfermedades crónicas corren un alto riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza, es muy importante que se vacunen contra la influenza.

¿Qué tipo de vacuna y cuántas dosis debe recibir mi hijo?

Los niños con o sin enfermedades crónicas sólo deben recibir la vacuna inyectable (la vacuna inactivada contra la influenza). La vacuna nasal contra la influenza en aerosol/atomizador no se recomienda en esta temporada. Existen dos tipos de vacunas antigripales basadas en el número de las cepas que contenga el virus: la trivalente (dos virus A y uno B) y la cuadrivalente (dos virus A y dos B). Cualquiera de estas se puede usar sin preferencia de una por la otra. Los niños de 6 meses de edad a 8 años de edad pueden necesitar 2 dosis de la vacuna. Los niños mayores de 9 años de edad sólo necesitan una dosis. Hable con su médico sobre cuántas dosis se le recomiendan a su niño.

¿Cómo puedo coordinar con la escuela o guardería infantil de mi hijo?

Averigüe qué planes tiene la escuela o guardería infantil de su hijo para la influenza estacional. Comuníqueles si su hijo tiene un alto riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza.

La American Academy of Pediatrics (AAP) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todos los niños mayores de 6 meses y en especial los niños con enfermedades crónicas reciban la vacuna contra la influenza.

Información adicional:

 

Última actualización
9/22/2017
Fuente
Adapted from the Centers for Disease Control and Prevention
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest