Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

¿Le deben hacer la prueba del COVID-19 a su niño?

Muchas familias están preguntando si se le deben hacer pruebas del COVID-19 a sus niños. Su pediatra le puede ayudar a determinar cuándo es buena idea hacerlo. También pueden ayudarlo para recibir los resultados.

Cuando hacer un test

Generalmente, los niños y adolescentes que tienen síntomas de COVID-19​ deben hacerse el test sin demora para saber si tienen una infección activa. Esto es especialmente importante si asisten a la escuela, practican deportes o concurren al trabajo en persona, de modo que cualquier persona que pueda haber estado expuesta pueda ser alertada. Muchos hospitales también recomiendan hacerse la prueba antes de programar un procedimiento médico, como una cirugía, y cuando el niño es admitido en el hospital por cualquier motivo. Estados Unidos requiere pruebas para el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, para las personas no vacunadas que viajan internacionalmente.

El COVID-19 tiene síntomas similares a otras enfermedades como la influenza (gripe) y el virus respiratorio sincitial (VSR). También es posible tener dos de estas enfermedades al mismo tiempo. Debido a esto, los niños y adolescentes con síntomas de COVID-19 deberían ser testeados para estos tres virus. Su pediatra decidirá qué pruebas se deben realizar según los síntomas de su hijo y qué enfermedades están circulando actualmente.

Se recomienda que los niños y adolescentes que tuvieron contacto cercano con alguien que tiene COVID-19 se realicen la prueba dentro de los 3 a 5 días posteriores, ya sea que estén vacunados o no. Contacto cercano significa haber estado a menos de 6 pies de distancia (2 metros) por un total de al menos 15 minutos durante un período de 24 horas, de una persona con un caso confirmado o probable de COVID-19. Este tiempo de exposición habría tenido que tener lugar dos días antes de que la persona de contacto se enfermara (o, si la persona no tiene síntomas, dos días antes de la prueba) hasta el momento en que se aisló.

Por lo general, no se recomiendan las pruebas para la exposición indirecta (contacto cercano con alguien expuesto a otro niño con COVID-19, pero no al niño infectado), a menos que el contacto del niño más tarde dé positivo por COVID-19 o desarrolle síntomas.

¿Qué pasa si a mi hijo le diagnosticaron COVID-19 anteriormente o está vacunado contra el COVID-19?

Las vacunas contra el COVID-19 ahora disponibles son seguras, altamente efectivas y los niños deben recibirlas tan pronto como sean elegibles. Sin embargo, ninguna vacuna proporciona una protección del 100% contra el SARS-CoV-2. Además, algunas cepas variantes del SARS-CoV-2 son más contagiosas y aún pueden infectar a personas que han sido vacunadas o que ya han tenido COVID-19. Por lo general, la infección después de la vacunación produce síntomas leves o incluso nulos, pero su hijo aún puede transmitir el virus. Los niños que han recibido la vacuna o que ya han tenido COVID-19 en los últimos 3 meses y tienen síntomas de COVID-19 después de estar en contacto cercano con alguien que aún lo tiene, deben someterse a una prueba de infección activa.

Tipos de pruebas del COVID-19

Hay en la actualidad tres tipos principales de pruebas del COVID-19: pruebas de amplificación de ácidos nucleicos, pruebas de antígeno y pruebas de anticuerpos. Su pediatra puede explicarle lo que cada prueba puede y no puede hacer, y cuándo son de mayor utilidad para el caso.

Prueba de amplificación de ácido nucleico

La prueba de amplificación de ácidos nucleicos (NAAT por sus siglas en inglés), conocida también como la prueba molecular, busca partes del virus SARS-CoV-2 en las vías respiratorias. Generalmente se usa un frotis nasal o de garganta para la muestra del examen. Puede obtener resultados el mismo día o hasta una semana después.

Como prueba de diagnóstico, la prueba molecular se utiliza para determinar si su niño tiene una infección activa. Estas pruebas no determinan si su niño ha tenido COVID-19 en el pasado. Recibir una vacuna contra el SARS-CoV-2 no produce resultados positivos en la prueba molecular o de antígeno. Los tipos de pruebas moleculares incluyen:

  • Prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés). Son bastante precisas. Una prueba PCR autorizada y aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) se le considera de "patrón de oro" para determinar si su niño tiene un COVID-19 activo.

  • Método de amplificación isotérmica medida por bucle (LAMP, por sus siglas en inglés) y de reacción de amplificación por cortes con enzimas (NEAR, por sus siglas en inglés). Algunas de estas nuevas pruebas han recibido autorización de la FDA para uso de emergencia. Hasta que haya mayor información sobre su eficacia en niños, estas pruebas no son un reemplazo de la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

Prueba de antígeno

Otro tipo de prueba de diagnóstico es la prueba de antígeno. Se utiliza un frotis nasal o de la garganta. Algunas pruebas de antígeno son aprobadas para dar resultados rápidos, disponibles en una hora o menos. Una prueba de antígeno positiva es por lo general segura y fiable. Si el resultado de la prueba es negativo, podría ser necesario hacer una prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para cerciorarse de que su niño no tiene el COVID-19. Esto se debe a que una prueba negativa de antígeno suele ser menos precisa.

Prueba de anticuerpos

Una prueba de anticuerpos (serología) examina una muestra de sangre de su niño que detecta proteínas especiales llamadas anticuerpos. El cuerpo produce estos anticuerpos para combatir los virus como el SARS-CoV-2, que causa el COVID-19. Las pruebas de anticuerpos ayudan a demostrar si el sistema inmunitario de alguien ha sido infectado por el COVID-19 en el pasado, aunque no haya presentado síntomas.

Sin embargo, las pruebas de anticuerpos no son útiles para diagnosticar una infección actual. Esto se debe a que puede tomar hasta tres semanas después de que su niño muestre los primeros síntomas de estar enfermo para que una prueba pueda detectar anticuerpos en la muestra de sangre. Muchos lugares donde se hacen pruebas pueden dar resultados el mismo día o entre uno y tres días.

Una prueba positiva de anticuerpos quiere decir que mi niño es inmune al COVID-19?

Los científicos aún no saben si las personas que han tenido COVID-19 pueden contraerlo nuevamente, especialmente con nuevas variantes de cepas que ahora circulan. Entonces, según lo que sabemos hoy, una prueba de anticuerpos positiva no confirma la proteción contra el virus COVID-19. Además, debido a que la vacuna contra el COVID-19 puede causar resultados positivos en la prueba de anticuerpos contra el SARS-CoV-2, no se recomiendan las pruebas de anticuerpos para confirmar la inmunidad al COVID-19 después de la vacunación o para verificar la necesidad de una vacuna.

Estas pruebas de anticuerpos no deben ser usadas para tomar decisiones sobre si es seguro regresar a entornos grupales, tales como escuelas, guarderías o centros de cuidado infantil, o dormitorios universitarios. Cualquiera que obtenga una prueba positiva de anticuerpos debe continuar practicando medidas de seguridad como el uso de mascarillas, el lavado de manos, el distanciamiento físico y vacunarse una vez que sea elegible.

Recuerde

Después de que a su hijo le hayan hecho una prueba de diagnóstico o una prueba de anticuerpos, es importante hablar con su pediatra sobre los resultados ya sean positivos o negativos. Si tiene alguna preocupación sobre la salud de su niño, llame a su pediatra.

Información adicional:



Última actualización
10/4/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos