Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Tratamiento para mordidas de animales

​Muchos padres asumen que es más probable que los niños sean mordidos por animales extraños o salvajes pero, de hecho, la mayoría de mordidas son ocasionadas por animales que el niño conoce, incluyendo la mascota de la familia. Aunque la lesión a menudo es menor, a veces las mordidas causan heridas graves, daño facial o problemas emocionales.

Si su hijo está sangrando por la mordida de un animal, aplique presión firme y continua en el área durante cinco minutos o hasta que el sangrado se detenga. Luego lave la herida suavemente con agua y jabón y consulte al pediatra.

Si la herida es muy grande, o si no puede detener el sangrado, continúe aplicando presión y llame al pediatra para saber a dónde puede llevar a su hijo para tratamiento. Si la herida es tan grande que los bordes no se unen, probablemente va a necesitar suturas (puntos). Aunque esto va a ayudar a reducir la cicatriz, en una mordida de animal esto aumenta la posibilidad de infección, así que su médico podría recetarle antibióticos preventivos.

Comuníquese con el pediatra siempre que su hijo reciba la mordida de un animal que rompe la piel, no importa cuán pequeña parezca la lesión. El médico tendrá que revisar si su hijo ha recibido la vacuna adecuada contra el tétano o si podría requerir protección contra la rabia. Ambas enfermedades se pueden contagiar por la mordida de animales.

Al igual que cualquier otra herida, una mordida se puede infectar. Notifique de inmediato al pediatra si ve cualquiera de las siguientes señales de infección:

  • Pus o drenaje que sale de la mordida

  • El área inmediata alrededor de la mordida se inflama y esta sensible (normalmente es de color rojo durante dos o tres días, pero esto en sí mismo no es causa de alarma).

  • Rayas rojas que parecen extenderse desde la mordedura

  • Glándulas inflamadas arriba de la mordida


El pediatra le podría recomendar una terapia de antibióticos para un niño que tiene:

  • Heridas por mordidas graves a moderadas

  • Heridas punzantes, especialmente si han penetrado el hueso, el tendón o la articulación

  • Mordidas faciales

  • Mordidas en las manos o los pies

  • Mordidas en el área genital

El pediatra le podría recomendar una visita de seguimiento para inspeccionar cualquier herida para señales de infección en un plazo de cuarenta y ocho horas.

Última actualización
1/25/2016
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest