Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Hipotiroidismo adquirido en los niños

¿Qué significa hipotiroidismo?

El hipotiroidismo se refiere a una glándula tiroides hiperactiva que no produce suficiente cantidad de las hormonas activas T3 y T4. Esta afección puede presentarse al nacer o adquirirse en cualquier momento durante la infancia o la adultez. El hipotiroidismo es muy común y se produce aproximadamente en 1 de cada 1250 niños. En la mayoría de los casos, la afección es permanente y necesitará tratamiento de por vida.

Acerca de la glándula tiroides:

La glándula tiroides es un órgano en forma de mariposa que se encuentra en el medio del cuello. Se encarga de producir las hormonas tiroideas T3 y T4. Esta producción es controlada por la hipófisis en el cerebro a través de la hormona de estimulación de la tiroides (thyroid stimulating hormone, TSH). T3 y T4 realizan muchas acciones importantes durante la infancia, entre otras, el mantenimiento del crecimiento normal y el desarrollo óseo. La hormona tiroidea también es importante en la regulación del metabolismo.

¿Qué provoca el hipotiroidismo adquirido?

Las causas del hipotiroidismo pueden surgir de la propia glándula o de la hipófisis. La tiroides puede dañarse por el ataque directo de los anticuerpos (autoinmunidad), la radiación o una cirugía. La glándula pituitaria puede dañarse después de una lesión cerebral grave o como efecto secundario de la radiación. Ciertos medicamentos y ciertas sustancias pueden afectar la producción de la hormona tiroidea. Por ejemplo, una cantidad excesiva o insuficiente de yodo en la dieta puede producir hipotiroidismo. Para obtener más información, consulte la Declaración de políticas de la American Academy of Pediatrics (AAP), Deficiencia de yodo, contaminantes químicos y la tiroides: nueva información sobre un viejo problema.

En general, la causa más común de hipotiroidismo en niños y adolescentes es un ataque directo del sistema inmunitario a la glándula tiroides. Esta enfermedad se conoce como enfermedad autoinmune o tiroiditis de Hashimoto.

¿Quiénes corren mayor riesgo?

Algunos niños corren mayor riesgo de tener hipotiroidismo; tales como los niños con síndromes congénitos, especialmente el síndrome de Down, los niños con diabetes tipo 1 y los niños que han recibido radioterapia para el tratamiento del cáncer.

¿Cuáles son los signos y síntomas del hipotiroidismo?

Los signos y síntomas del hipotiroidismo son, entre otros:

  • Cansancio

  • Aumento de peso moderado (no más de 5 a 10 libras [2,27 a 4,54 kg])

  • Sensación de frío

  • Piel seca

  • Caída del cabello o del vello

  • Estreñimiento

  • Crecimiento deficiente

Con frecuencia, su médico también podrá palpar un agrandamiento de la glándula tiroides en el cuello. Esto se llama bocio.

¿Cómo se diagnostica el hipotiroidismo?

Se utilizan análisis de sangre sencillos para diagnosticar el hipotiroidismo. Estos son, entre otros, la medición de hormonas producidas por la glándula tiroides y la hipófisis. Se miden la T4 libre (que es más precisa que solo la T4 total) y la TSH. Los análisis no son costosos y están ampliamente disponibles en el consultorio de su médico habitual. El hipotiroidismo se diagnostica cuando el nivel de la hormona de estimulación de la hipófisis (TSH) es alto y el nivel de la T4 libre producida por la tiroides es bajo. Si el nivel de TSH no es suficiente, ambos niveles serán bajos. Los rangos normales para los niveles de T4 libre y TSH en los niños son algo diferentes de aquellos presentes en los adultos, por lo que el diagnóstico se debe realizar en consulta con un endocrinólogo pediátrico.

¿Cuál es el tratamiento para el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo se trata con una hormona tiroidea sintética llamada levotiroxina. Se trata de una píldora diaria que, por lo general, se debe tomar durante toda la vida. Hay muy pocos efectos secundarios que, cuando se producen, suelen ser el resultado de un exceso significativo en las dosis. Su médico recetará el medicamento y luego repetirá el análisis de sangre. Debemos esperar 6 a 8 semanas como mínimo, porque el cuerpo demora mucho tiempo en adaptarse a los nuevos niveles hormonales. Si el medicamento funciona, los análisis de sangre mostrarán niveles normales de TSH y T4 libre.

Debe comunicarse con su médico si su hijo tiene dificultad para dormirse, sueño inquieto o dificultad para concentrarse en la escuela. Estos pueden ser signos de que su dosis actual de hormona tiroidea es demasiado alta y está recibiendo una dosis excesiva en su tratamiento.

No existe cura para el hipotiroidismo; sin embargo, el reemplazo hormonal es seguro y eficaz. Con un medicamento diario y un control estricto con su endocrinólogo pediátrico, su hijo puede tener una vida normal y saludable. 


Última actualización
11/28/2016
Fuente
Copyright © 2014 American Academy of Pediatrics and Pediatric Endocrine Society
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos