Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Los andadores para bebés: una elección peligrosa

Los andadores o caminadores para bebés son los responsables de que miles de niños sean llevados a  hospitales todos los años. A continuación le decimos por qué no son seguros para su bebé y lo que puede hacer.  

Lo que le puede pasar a un bebé en un andador:

  • Caerse por las escaleras: ocasiona huesos rotos y lesiones graves de la cabeza. Esta es la forma más común de lesiones en los niños que usan un andador.

  • Recibir quemaduras: un niño puede quemarse al alcanzar objetos situados en lugares altos. Le hace más fácil a un bebé poder tirar de un mantel o derramar el café caliente, agarrar los mangos de las ollas en la estufa y alcanzar los radiadores o calentadores de espacio.

  • Ahogarse: un niño puede caerse en una piscina o bañera cuando está en el andador. Lea Los peligros de las piscinas y la prevención del ahogamiento, cuando no es hora de nadar.

  • Envenenarse: alcanzar objetos en lugares altos es mucho más fácil en un andador.

La mayoría de las lesiones suceden mientras son vigilados por un adulto. Los padres y cuidadores simplemente no pueden reaccionar con suficiente rapidez. ¡Un niño en un andador puede movilizarse más de 3 pies (92 cm) por segundo! Por esta razón, los andadores no son seguros de usar, incluso cuando un adulto está vigilando de cerca.

Los caminadores no  ofrecen ningún beneficio.

Muchos padres piensan que los andadores le ayudarán al bebé a caminar más pronto, pero esto no es cierto. De hecho, los andadores pueden retrasar cuando un niño empieza a caminar.

Lo que pueden hacer los padres: 

  • ¡Deshacerse de su andador para bebés! Además, cerciórarse de que no haya andadores en los lugares donde cuidan al bebé, tales como centros de cuidado infantil o la casa de otra persona.

  • Ensaye otras opciones que pueden ser tan divertidas y más seguras, tales como:

    • Centros de actividad estacionarios: se parecen a los andadores pero no tienen ruedas. Por lo general tienen una silla que rota, se inclina y rebota.
    • Corrales: son zonas de gran seguridad para los niños mientras aprenden a sentarse, gatear o caminar.
    • Sillas altas: los niños más grandes pueden sentarse en estas sillas y jugar con los juguetes que están en la bandeja.

Sobre las medidas de seguridad:

Desde 1997 se emitieron nuevos parámetros de seguridad en cuanto a los andadores para bebé. Ahora son más anchos para que no puedan pasar por la mayoría de las puertas, o tienen frenos que los detienen en el borde de un escalón. Sin embargo, estas mejoras no impiden todas las lesiones causadas por andadores. Éstos aún tienen ruedas, por lo que un niño puede seguir desplazándose rápido y alcanzar objetos que están en lo alto. 

La American Academy of Pediatrics hace un llamado para prohibir la fabricación y venta de andadores con ruedas para bebés.

¡Los andadores para bebé están prohibidos en Canadá!

Bajo la Ley de Seguridad para Productos del Consumidor (2004), a los canadienses no se les permite la fabricación, importación, promoción o venta de caminadores para bebés. Canadá es el primer país que tiene una ley que los prohíbe.

Recuerde:

Una forma fácil de proteger a su bebé de lesiones es deshacerse del andador para bebés.

Información adicional:


Última actualización
9/17/2018
Fuente
Adapted from Baby Walkers: What You Need to Know (Copyright © 2008 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos