Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Los peligros de las piscinas y la prevención del ahogamiento, cuando no es hora de nadar

Mother and son near sliding glass patio door Mother and son near sliding glass patio door

Las piscinas pueden tener un atractivo poderoso para los niños pequeños —incluso cuando no es hora de nadar. Esas ondas brillantes de color azul turquesa pueden parecer muy atractivas para los niños pequeños activos o para un niño en edad preescolar seguro de sí mismo. Los niños pueden desaparecerse en minutos de la atenta mirada de los adultos. Sucede a diario.

El ahogamiento es la segunda causa de muerte entre niño de 1 a 4 años de edad.

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda  a los padres varias maneras para ayudar a mantener a los niños a salvo todo el año en las cercanías de piscinas y tinas calientes o jacuzzis, en su propio patio de juego, en el del vecino o durante las vacaciones.

Dato: La mayoría de los ahogamientos de niños menores de 4 años suceden en piscinas caseras.

La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de los Estados Unidos (CPSC, por sus siglas en inglés) realizó un estudio sobre los ahogamientos y los ahogamientos inminentes (a punto de ahogarse) entre niños menores de 4 años en Arizona, California y Florida, donde las piscinas son bastante comunes. El estudio reveló que en casi 70 % de los niños no se esperaba que estuvieran en la piscina o en sus cercanías; sin embargo, se les encontró en el agua. De hecho, 46 % de los niños fueron vistos por última vez en la casa.

Vallas para piscina: una medidas de seguridad que no debe ignorar:

Las cercas o vallas de seguridad para piscinas son para las piscinas portables instaladas sobre el suelo, para las piscinas enterradas y para tinas calientes o jacuzzis.  

Entre el 2013 y el 2015, 58 % de los ahogamientos reportados de niños menores de 4 años ocurrieron en una piscina o un balneario de sus casas. La mayoría de los niños se ahogaron cuando deambularon (se alejaron) de su casas y se cayeron en una piscina que no tenía una valla instalada independientemente de la casa. Se salieron por la puerta, se subieron a una ventana y en algunos casos se salieron por la puerta de la mascota para llegar a la piscina.  

Sin embargo, la piscina de su casa no es la única a la que los niños pueden ir de forma inadvertida. Más de un cuarto (27 %) de los ahogamientos entre niños menores de 4 años ocurrió en la casa de un amigo, familiar o vecino. Aunque algunos estados y municipios tienen leyes que requieren vallas de seguridad para las piscinas, no existe una ley para vallas de seguridad para piscinas nivel nacional. Siempre que un niño vaya a estar en la casa de otra persona, revise las maneras en que su hijo podría llegar a la piscina y otros posibles peligros.

Se ha demostrado que las vallas de seguridad para piscinas son la forma más eficaz para prevenir el ahogamiento de niños pequeños.

Recomendaciones para vallas de seguridad (cercas o cercados) para piscinas:

  • Gráfica con detalles de un cercado para piscina. 4 pies (1,21 metros), por los 4 lados. La valla de seguridad debe tener por lo menos 4 pies de altura (1,21 metros) y rodear completamente la piscina, separada de la casa y del resto del patio o jardín donde esté instalada.

  • A prueba de escaladores. la valla o cerca no debe tener puntos de apoyo para los pies o manos, u objetos cerca, tales como muebles de patio o equipos de juegos que su hijo pueda utilizar para subirse o escalar la cerca. Las cercas de cadenas metálicas de eslabón son muy fáciles de escalar y no se recomiendan como vallas de seguridad para piscinas. (si las usa, cerciórese de que el tamaño de los orificios sea de 1¾ pulgadas (3,4 cm o menos).

  • Espacio del listón (entre barras). Para cerciorarse de que un niño pequeño no pueda colarse a través del cercado, cerciórese de que el espacio entre los listones verticales no sea de más de 4 pulgadas (10,1 cm). Esto también mantiene a salvo a las mascotas pequeñas.

  • Altura del cierre. La valla debe tener un cierre y un pestillo automático y una puerta que solo se abra hacia afuera desde el área donde se encuentra la piscina. El cierre debe estar fuera del alcance del niño —a una altura de por lo menos 54 pulgadas (1,37 metros) del suelo.

  • Puerta cerrada, área libre de juguetes. Cuando la piscina no está en uso, cerciórese de que la puerta está cerrada con llave. Mantenga los juguetes fuera del área de la piscina cuando no los esté usando. 

Alarmas. Cuando un niño se está ahogando raramente se le escucha. 

Además de la valla de seguridad, las alarmas pueden ofrecer seguridad adicional en los alrededores de la piscina. Cerciórese de que funcionan y de que tengan pilas nuevas, y tengan en cuenta que no existen substitutos para una valla de seguridad para piscinas bien instalada.

El ahogamiento es silencioso. Las alarmas rompen ese silencio.

  • Alarmas para piscinas. Los niños se pueden ahogar en segundos, con solo un chapuzón. Las alarmas para piscinas pueden detectar ondas en la superficie del agua y sonar para advertir que alguien se ha caído en la piscina.

  • Considere la posibilidad de instalar alarmas en las puertas del cercado de la piscina y de la casa. Las alarmas para puertas pueden estar equipadas con teclados para dejar que los adultos pasen sin activar la alarma.

  • Protectores para ventanas. Estos protectores pueden ser de mucha ayuda para las ventanas de la casa que tienen vista a la piscina.

Un mensaje sobre las cubiertas para piscinas:

Las cubiertas para piscinas deben cubrir toda la piscina de forma segura para que el niño no se pueda deslizar por debajo de ellas. Cerciórese de que no haya agua estancada sobre la cubierta —los niños se pueden ahogar en menos de 2 pulgadas (5,08 cm) de agua. Las cubiertas para piscinas automáticas suelen ser las más seguras y fáciles de usar. Recuerde: Los flotantes solares (para calentar la piscina) y las cubiertas para el invierno no son cubiertas seguras y pueden incluso aumentar el riesgo del ahogamiento. Debido a que las cubiertas flotantes dan una apariencia sólida a la superficie de la piscina, un niño pequeño puede tratar de alcanzar una pelota o cualquier objeto pequeño que haya caído sobre ella, y puede rápidamente caer por debajo —y con frecuencia quedar atrapado y fuera de vista.

¿Qué más pueden hacer los padres?

Incluso cuando se toman medidas de seguridad, los padres deben estar preparados en caso de que los niños consigan llegar a la piscina sin ser vistos.

Estas son algunas precauciones que pueden tomar:

  • Asigne a una persona como el "vigilante del agua". Su trabajo será vigilar a todos los niños y adolescentes que están nadando o jugando CERCA de la piscina, como es el caso de los columpios del patio de atrás, incluso si saben nadar. Esta persona debe:

    • Tener la habilidad y el conocimiento de darse cuenta y rescatar a un nadador o bañista que está teniendo dificultades o puede contactar a alguien cercano que pueda hacerlo.

    • No estar bajo los efectos de drogas o alcohol.

    • Saber RCP (reanimación cardiopulmonar).

    • Tener un flotador o un objeto que se pueda utilizar para un rescate.

  • Chalecos salvavidas: Póngale al niño un chaleco salvavidas que se ajuste a su talla y que esté aprobado por la Guardia Costera de los Estados Unidos cuando esté cerca del agua, por ejemplo, cuando está de visita en una casa que tiene piscina.

  • Clases de natación. La AAP apoya las clases de natación para la mayoría de los niños mayores de 4 años de edad. Los niños mayores de 1 año podrían correr menor riesgo de ahogarse si han recibido algunos cursos formales de natación. Sin embargo, no existe evidencia de que las clases de natación o de destrezas de supervivencia puedan ayudar a prevenir el ahogamiento de bebés menores de 1 año.

  • Capacitación en RCP. Los padres, cuidadores y dueños de piscinas deben saber aplicar RCP (reanimación cardiopulmonar) y deben saber cómo pedir ayuda de emergencia. Mantenga equipo aprobado por la Guardia Costera de los Estados Unidos tales como, flotadores salvavidas y chalecos salvavidas junto a la piscina.

  • Revise primero el agua. Si no encuentra a su niño, búsquelo primero en la piscina o balneario.

  • Difunda el mensaje. Comparta este artículo en las redes sociales con su familia, amigos y vecinos.

Información adicional:       

 

The information contained on this Web site should not be used as a substitute for the medical care and advice of your pediatrician. There may be variations in treatment that your pediatrician may recommend based on individual facts and circumstances.