Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Cómo preparar a su familia para un desastre natural

​Por: Claire McCarthy, MD, FAAP y Scott Needle, MD, FAAP

Ya son 15 años desde que ocurrió el huracán Katrina en los Estados Unidos. Este fue un desastre que ninguno de nosotros olvidará; las imágenes de personas atrapadas en los tejados y amontonadas en el estadio Superdome vivirán en nuestros corazones por siempre.

Fue una catástrofe extraordinaria, y por esto es fácil pensar que: "Nada como esto le podrá pasar nunca a mi familia". Pero la verdad es que los desastres suceden. Ahora nos encontramos en medio de la temporada de huracanes. Suceden incendios forestales en California. Han ocurrido tornados en el medio oeste. Los inviernos también pueden registras altas nevadas  en muchas zonas del país.

Cualquier cosa puede pasar.

A nadie le gusta pensar en un desastre natural, pero es exactamente lo que debemos hacer. La preparación puede marcar la diferencia; ¡puede literalmente salvar vidas!

Los desastres naturales y el COVID-19

Así como todos podemos correr el riesgo de contagiarnos del COVID-19, también corremos el riesgo de enfrentar un desastre natural. Afortunadamente, hay medidas que podemos tomar para reducir los peligros de ambas situaciones.

Saque tiempo para preparase​. El COVID-19 puede afectar su capacidad para obtener suministros en caso de presentarse un desastre natural. Trate de abastecerse ahora de papel higiénico, mascarillas o cubiertas de tela para la cara y desinfectante para las manos en lugar de esperar hacerlo después.

Continúe evitando la propagación. Incluso durante un desastre natural, tome medidas para protegerse del COVID-19. Si tiene que viajar o buscar refugio, trate de mantenerse a una distancia de por lo menos 2 metros (6 pies) de otras personas que no formen parte de su familia. No olvide usar una mascarilla que cubre la boca y la nariz cuando este cerca a otras personas. La mayoría de los niños mayores de 2 años pueden usar mascarillas con seguridad. Evite tocarse la cara, y recuerde usar desinfectante para las manos o lavarse las manos. Recuerde a sus niños que deben hacer los mismo.

Los niños y las familias se pueden preparar juntos. ¡Los desastres naturales pueden atemorizarnos mucho, pero estar preparados nos ayuda a sentir menos miedo!​

Prepárese para una emergencia

​A continuación, algunas medidas fáciles e importantes que puede tomar con su familia :

Hable con sus niños sobre los desastres naturales que pueden suceder, y sobre lo que ellos deben hacer.

  • Sepa adónde puede recurrir para obtener noticias e información fiable sobre el estado del tiempo y los desastres naturales. Planifique diferentes formas de recibir alertas, como por medio de mensajes de texto, por ejemplo.

  • Enseñe a los niños estrategias básicas para casos de incendio, tales como mantenerse cerca al suelo para evitar el humo o tocar los pomos de las puertas para ver si están calientes antes de abrir las puertas. Tenga un plan de escape en caso de incendio.

  • Si usted vive en una zona afectada por huracanes, tornados, terremotos o incendios forestales, hable con los niños sobre cómo reconocer sus señales y a dónde deben dirigirse.

  • Cerciórese de que sus niños saben cómo marcar el  911  (o el teléfono de emergencia de su país). Incluso niños muy pequeños pueden aprender a hacerlo.

  • Elija a una persona (preferiblemente que no viva en la misma zona y que pueda verse afectada por el mismo desastre natural) que todos puedan contactar en caso de quedar separados.

  • Identifique un lugar fuera de la casa donde se puedan reunir que no sea la casa donde viven para que puedan encontrarse en caso de ser separados y no poder contactarse.

  • ¡Practique! Esta es la mejor manera de asegurarse de que han memorizado la información. Hagan simulacros en caso de incendios y de cualquier otro desastre natural que pueda ocurrir en la zona donde vive. Si tiene niños pequeños, trate de hacerlo como un juego para que no se sientan tan atemorizados y estarán más dispuestos a practicar con regularidad.

  • Planee el lugar a donde iría si tiene que evacuar. Algunos refugios de su localidad pueden haber cambiado debido al COVID-19. Si tiene mascotas, cerciórese de que las aceptan en ese lugar.

  • Si piensa comprar un generador de emergencia en caso de cortes de energía, cerciórese de saber como utilizarlo y evitar envenenamiento por monóxido de carbono.

Prepare un kit para desastres naturales

Tener  provisiones básicas  es crucial en caso de un desastre, pero en la tensión del momento, puede que no tenga tiempo o presencia de ánimo para reunirlas. Así pues, que debe hacerlo con antelación. La American Academy of Pediatrics y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tienen mucha información sobre las provisiones que debe empacar, pero aquí le brindamos algunas ideas para empezar:

  • Un kit de primeros auxilios.

  • Agua (2 galones por día por persona).

  • Linternas, baterías (pilas), cargadores.

  • Un radio que funcione con pilas

  • Alimentos no perecederos, como los alimentos enlatados/en conservas (incluyendo un abrelatas) y  barras de granola o mantequilla de maní.

  • Tazas (vasos) y utensilios (tenga a mano un kit para campamento que son de bajo costo).

  • Cambio de ropa, y una manta o dos.

  • Juguetes o juegos.

  • Suministros para las mascotas.

  • Medicamentos, si puede, trate de tener surtidos suficientes para el futuro y mantenga algunos en el kit de desastres. A lo sumo, tome una foto del envase/empaque del medicamento para que tenga la información del producto que necesita tomar

    • Consejo: No siempre es posible almacenar medicamentos vigentes, así que haga una lista de todo lo que debe tener listo para tener al alcance con prontitud. Puede adherir esta lista a la parte superior del contenedor (kit), que debe ser de un tamaño razonable (puede que necesite un par de estos) y en un lugar de fácil acceso.

  • Suministros adicionales durante la pandemia del COVID-19

    • ​​Desinfectante para manos a base de alcohol de por lo menos 60 %, una barra de jabón o jabón líquido.

    • Toallitas húmedas desinfectantes (si están disponibles).

    • ​​Dos mascarillas para cada persona mayor de 2 años de edad.

Sus niños deben participar en la planificación y empaque, haga esta actividad a manera del juego "busca un tesoro". Recuerde revisar las fechas de caducidad y recuérdeles a los niños que deben revisarlas también. Entre más lo haga como algo normal y cotidiano, mejor.

Con suerte, sus preparaciones para casos de emergencia no serán nunca más que un juego. Pero si ocurriera un desastre, podría ser el juego más importante que su familia haya jugado (practicado).

 ​Información adicional:

Sobre la Dra. McCarthy:

La doctora Claire McCarthy, MD, FAAP es pediatra de medicina primaria en el Hospital Infantil de Boston, profesora auxiliar de atención pediátrica en la Universidad de Medicina de Harvard, editora veterana de las Publicaciones de Salud de Harvard, y portavoz oficial de la American Academy of Pediatrics. La doctora escribe sobre la salud y la crianza para el Harvard Health Blog, el Huffington Post y muchas otras publicaciones en línea e impresas.


Sobre el Dr. Needle

Scott Needle, MD, FAAP es pediatra de atención primaria y director médico de los Centros de Salud Elica en Sacramento, California. Se ha desempeñado como presidente del Comité Federal de Asesoramiento para los Niños en Caso de Desastres, y en la actualidad es miembro del comité​ ejecutivo del Consejo de Niños y Desastres de la AAP. El Dr. Needle ha producido varios materiales educativos de la AAP, así como diversas presentaciones. El Dr. Needle es el autor principal de la política de la AAP titulada, Ensuring the Health of Children in Disasters (Cómo garantizar la salud de los niños en los desastres naturales) - en inglés.

Última actualización
9/15/2020
Fuente
American Academy of Pediatrics AAP Council on Children and Disasters (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos