Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención

Cómo proteger a su bebé de un brote de sarampión: preguntas frecuentes

Protecting Your Baby from a Measles Outbreak FAQs Protecting Your Baby from a Measles Outbreak FAQs

Por: Sean O'Leary, MD, MPH, FAAP

El sarampión es sumamente contagioso. Casi 1 de cada 3 niños menores de 5 años que contrae sarampión termina en el hospital.

¿Algunos niños pequeños corren un mayor riesgo de contraer el virus del sarampión durante un brote? ¿Qué pueden hacer los padres, si es que pueden hacer algo, para proteger a sus pequeños?

A continuación, le brindamos algunas respuestas de la American Academy of Pediatrics (AAP):

¿Cuándo le pueden aplicar la vacuna contra el sarampión a mi bebé?

La edad recomendada para la primera dosis de la vacuna contra el sarampión, las paperas y rubéola (vacuna MMR) es de 12 a 15 meses de edad.

Si vive en una comunidad que está experimentando un brote o si viaja al extranjero, su bebé puede ser vacunado a partir de los 6 meses de edad. Hable con su pediatra si esto se aplica a usted. (Consulte "Consejos de viajes internacionales para familias con niños pequeños" más abajo).

Los bebés que se aplican la primera dosis de la vacuna MMR antes de su primer cumpleaños deben aplicarse dos dosis más (una dosis de los 12 a los 15 meses y la otra dosis por lo menos 28 días después).

Mi bebé es muy pequeño para la vacuna. ¿Hay algo que pueda hacer para protegerlo?

Si no hay sarampión circulando en su comunidad, gracias a las vacunas, el riesgo para su bebé es bajo. Una buena higiene de manos siempre es una buena idea. Entonces, tal como lo haría para prevenir los gérmenes en cualquier momento, lávese las manos con agua y jabón, y frótese durante al menos 20 segundos o use un desinfectante para manos a base de alcohol. Recuérdeles a los demás en su hogar o a cualquier persona que esté cerca de su bebé que hagan lo mismo.

El virus del sarampión puede vivir durante dos horas en una superficie o suspendido en el aire.

Otras cosas que pueden ayudar a proteger a su bebé en el caso de que hubiera circulación de sarampión:

  • Limite exponer a su bebé a muchedumbres, a otros niños y a cualquier persona que tenga un resfriado.

  • Limite la exposición a posibles infecciones. Desinfecte con frecuencia los objetos y las superficies en su hogar.

  • Alimente a su bebé con leche materna. La leche materna tiene anticuerpos especiales que ayudan a prevenir y combatir infecciones.

¿Qué probabilidad tiene mi bebé de contagiarse de sarampión?

Depende de si el sarampión está circulando y del nivel de inmunidad de la comunidad al sarampión. Las personas que corren mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave son las personas no vacunadas, especialmente los niños menores de 5 años y las personas inmunocomprometidas, embarazadas o gravemente desnutridas.

Consejos para viajes fuera del país para familias con niños pequeños

  • Los bebés menores de 6 meses no pueden vacunarse, pero pueden tener cierta protección contra los anticuerpos que se les transmiten durante el embarazo. (Consulte Cómo funcionan las vacunas). Considere posponer los viajes a lugares con brotes de sarampión para evitar riesgos de enfermedades graves.

  • Los bebés de 6 a 11 meses pueden recibir su primera dosis de la vacuna MMR (y la vacuna contra la hepatitis A). Todavía necesitarán la serie de 2 dosis si recibieron una dosis antes de los 12 meses.

  • Los bebés mayores de 12 meses deben recibir su primera dosis de la vacuna MMR además de las otras vacunas recomendadas a esa edad. Los bebés de 12 meses o más pueden también recibir la segunda dosis de la vacuna MMR tan pronto como 28 días después de la primera dosis.

¿Cuáles son los signos y síntomas de sarampión en los bebés?

Imagen del sarpullido de sarampión en la espalda y nalgas.Imagen de sarpullido de sarampión en el pecho.Imagen del sarpullido de sarampión en la cara.¡Los bebés y los niños pueden estar contagiados cuatro días antes de que muestren algún síntoma!

El sarampión empieza generalmente como un fuerte resfriado con síntomas, tales como fiebre, tos, goteo nasal y conjuntivitis/ojo rojo). Un sarpullido que empieza a desarrollarse en la cabeza y se extiende desde ahí al resto del cuerpo. Muchos niños también sufren de infecciones del oído .

Aunque los síntomas principales del sarampión son muy desagradables, la razón de la vacuna contra el sarampión es prevenir las complicaciones asociadas con el sarampión, tales como la neumonía y la encefalitis (una infección del cerebro).

¿Cuál es el pronóstico para un niño que se contagia de sarampión?

No es bueno. El sarampión puede causar graves complicaciones de salud, especialmente en niños pequeños. En los Estados Unidos, 1 a 2 de cada 1.000 niños que se contagian de sarampión mueren por su causa. Una cantidad similar de niños tendrá infección cerebral y pueden terminar sufriendo daños del cerebro a largo plazo. La enfermedad es aún más grave en países en vías de desarrollo, donde hasta 1 de cada 3 niños que se contagian de sarampión mueren por su causa.

¿Por qué no se le puede aplicar la vacuna MMR a los bebés más pronto?

La vacuna MMR es una vacuna viva, lo que quiere decir que contiene formas debilitadas de los virus. Para que funcionen, esas formas debilitadas del virus necesitan multiplicarse para crear una inmunorespuesta.

Debido a que la protección que los recién nacidos reciben de sus madres al nacer se debilita gradualmente con los meses, puede que los virus no se puedan multiplicar de la forma que deberían cuando el bebé tiene un poco más de edad. Por eso es que recomendamos que la primera dosis de la vacuna MMR se inicie a los 12 meses de edad porque esa es la edad que la vacuna funciona mejor.

¿Y en el caso de las embarazadas?

La mayoría de las mujeres en edad de procrear han sido vacunadas contra el sarampión, las paperas y la rubéola, y por lo tanto están protegidas contra estas enfermedades.

Si por alguna razón, una embarazada no ha sido previamente vacunada contra el sarampión, no puede recibir la vacuna MMR hasta después del parto. Esto se debe a que la vacuna MMR está preparada con el virus vivo debilitado (al contrario de muchas otras vacunas que están preparadas con virus muertos). Por esta razón, los médicos aconsejan evitar el embarazo por lo menos hasta un mes después de haber recibido la vacuna para reducir el riesgo de quedar infectadas.

Si una persona que no esta inmunizada queda expuesta al sarampión, esto le podría ocasionar problemas a ella y a al bebé por nacer. Un estudio realizado por los CDC señala que el efecto más grave para las madres es la neumonía y para los bebés por nacer (feto) es el parto prematuro. Si la embarazada queda expuesta en los días previos a dar a luz, es muy probable que le ocasione graves infecciones a su recién nacido en el momento del parto.

¿Deben los padres y los abuelos recibir una inyección de refuerzo de la vacuna MMR?

Cualquier persona nacida antes de 1957 por lo general se considera inmune al sarampión. Esto quiere decir que están totalmente protegidos contra el sarampión para toda la vida y no necesitan una vacuna adicional.

Los CDC también consideran que las personas que han recibido dos dosis de la vacuna contra el sarampión en la infancia están protegidas de por vida: no necesitan recibir una dosis de refuerzo.

Si usted no está seguro si es inmune al sarampión, debe primero tratar de encontrar su registro de vacunación o documentación de la inmunidad contra el sarampión. Si no encuentra un documento por escrito sobre su inmunidad contra el sarampión, debe aplicarse la vacuna MMR. No hay ningún peligro en adquirir otra dosis de la vacuna MMR si ya tiene inmunidad contra el sarampión (o las paperas o rubéola).

Más información:

Acerca del Dr. O'Leary:

Sean_OLearySean T. O'Leary, MD, MPH, FAAP, es un experto en enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Colorado y el enlace de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas Pediátricas para el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización. Dentro de la American Academy of Pediatrics (AAP), es presidente del Comité de Enfermedades Infecciosas.


Última actualización
2/23/2024
Fuente
American Academy of Pediatrics Committee on Infectious Diseases (Copyright © 2023)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos