Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Las vacunas que su hijo necesita hasta los 6 años

​​Por Edith Bracho-Sánchez, MD, FAAP

¿Alguna vez se preguntó por qué los bebés reciben vacunas desde el día en que nacen? Hay una gran razón, los más pequeños son los que más necesitan protección. También es el momento en el desarrollo del niño en que su sistema inmunitario funciona mejor con la vacuna.

La vacunación infantil es esencial porque ayuda a proporcionar inmunidad antes de que los niños estén expuestos a enfermedades potencialmente mortales. De todos los grupos de edad, los bebés son hospitalizados con más frecuencia y a veces mueren por enfermedades que podemos prevenir con vacunas. Es por eso que la mayoría de las vacunas infantiles están recomendadas para los primeros 12 a 18 meses de vida del bebé.

¿Sabía que...

…para cuando su hijo sea lo suficientemente grande para comenzar la escuela, estará protegido contra 14 enfermedades? Desde el nacimiento hasta los 6 años, los bebés y los niños reciben vacunas para protegerlos contra la hepatitis A y la hepatitis B, el rotavirus, la difteria, el tétanos, la tosferina, el Haemophilus influenzae tipo b, la polio, la enfermedad neumocócica, el sarampión, las paperas, la rubéola, la varicela y la influenza.

Calendario de vacunación para bebés y niños pequeños

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la American Academy of Pediatrics y otros grupos médicos, han llegado a un acuerdo sobre un calendario para la vacunación de los niños. Este programa recomendado se basa en investigaciones que nos muestran el mejor momento para cada dosis de una vacuna.

El pediatra lleva un registro de las vacunas de su hijo. Se asegura de que su hijo está protegido en el momento correcto.

La primera vacuna del bebé

La vacuna contra la hepatitis B es la primera vacuna que reciben la mayoría de los bebés. Se da dentro de un plazo de 24 horas desde el nacimiento. Su bebé recibirá la segunda dosis de la vacuna contra la hepatitis B cuando tenga 1 o 2 meses y la tercera dosis cuando tenga entre 6 y 18 meses.


¿Por qué administramos la primera dosis tan rápido? Más de 1 millón de personas en EE. UU. tienen infecciones por hepatitis B a largo plazo. Y las personas que contraen hepatitis B de bebés tienen un 90% de probabilidades de desarrollar afecciones crónicas graves en su vida, como por ejemplo cáncer de hígado. Y ya que las personas pueden no saber que están infectadas, pueden contagiar el virus al bebé si entran en contacto cercano con él. La vacuna es una forma segura y muy eficaz de eliminar ese riesgo inmediatamente al proteger a los bebés de la infección.

A los 2 meses de edad

Las primeras dosis de las vacunas que se dan a los dos meses de edad protegen a los bebés de siete enfermedades. Sus nombres pueden parecer una mezcla de letras del alfabeto. Pero las letras representan las enfermedades que causan infecciones graves en los niños.

La vacuna contra la difteria, el tétanos y la tosferina (DTaP)


Los niños reciben cinco dosis de la vacuna DTaP. La vacuna previene tres enfermedades graves:

  • La difteria: una infección grave de la garganta que puede provocar problemas respiratorios e insuficiencia cardíaca. Antes de la vacuna, la difteria mataba a una quinta parte de los niños que la contraían.

  • El tétanos: una bacteria mortal que vive en la tierra y que se encuentra en todo el mundo. Puede ingresar al cuerpo por un clavo oxidado o cualquier tipo de herida en la piel. Si el germen ingresa al cuerpo, produce una toxina mortal que causa parálisis muscular.

  • La tosferina: también llamada "tos convulsa", causa ataques de tos violentos que dificultan la respiración. Es posible que los bebés con tos ferina necesiten atención hospitalaria y corran riesgo de muerte. Con frecuencia, el bebé se contagia tos ferina de un adulto que no ha recibido la vacuna DTaP.

La vacuna contra el Haemophilus influenzae tipo b (Hib) (4 dosis) previene varios tipos de enfermedades, como las infecciones de oído, la neumonía y la meningitis. Las infecciones pueden poner en peligro la vida. Si un bebé no ha sido vacunado y tiene síntomas, es posible que deba recibir una punción lumbar para detectar la bacteria.


La vacuna antipoliomielítica (4 dosis) previene una enfermedad que causa la muerte y parálisis. El virus de la polio todavía circula fuera de los Estados Unidos y los niños sin vacunar están en riesgo.


La vacuna antineumocócica (4 dosis) previene la enfermedad causada por bacterias llamadas Streptococcus pneumoniae. Cuando estas bacterias invaden los pulmones, causan neumonía. Cuando invaden el torrente sanguíneo, pueden causar una infección devastadora llamada sepsis. Cuando invaden el cerebro, causan meningitis. También pueden causar infecciones de oído, que la mayoría de los padres saben que pueden ser dolorosas y frecuentes. Desde que administramos esta vacuna, la cantidad de niños que padecen todas estas enfermedades ha disminuido drásticamente.


La vacuna contra el rotavirus (2 o 3 dosis) previene la principal causa de diarrea en los niños. Este virus se propaga muy fácilmente: a través de las manos, de los pañales o juguetes sucios y a través del aire. Las infecciones de rotavirus causan diarrea acuosa intensa, vómitos, fiebre y dolor abdominal. A veces el virus hace que los niños se deshidraten tanto que necesitan ser hospitalizados.



A los 6 meses de edad

La vacuna contra la gripe está recomendada para todas las personas a partir de los 6 meses de edad. La primera vez que su hijo reciba la vacuna contra la gripe, también necesitará una segunda dosis cuatro semanas después. Incluso los niños sanos pueden desarrollar complicaciones graves que los envíen al hospital. Los virus de la gripe cambian de un año a otro, por lo que todos deben vacunarse contra la gripe cada año. Las vacunas anuales contra la gripe previenen que los niños se enfermen gravemente.

De los 12 a los 18 meses de edad:

En el chequeo del primer año de su hijo (o poco después), se le administrarán vacunas para protegerlo de otras cinco enfermedades. También puede recibir la segunda, tercera o cuarta dosis de las vacunas que comenzó durante su primer año.

La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR)



Los niños reciben dos dosis de la vacuna MMR. La mayoría de las personas que se vacunan con la MMR estarán protegidos de por vida. La vacuna previene tres enfermedades graves:

  • El sarampión puede causar fiebre, tos, secreciones nasales y ojos rojos y llorosos, seguidos habitualmente por un sarpullido que cubre todo el cuerpo. Puede causar convulsiones (a menudo asociadas con la fiebre), infecciones de oído, diarrea y neumonía. Rara vez, el sarampión puede causar daño cerebral o la muerte.

  • Las paperas pueden causar fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, pérdida de apetito y glándulas salivales hinchadas y sensibles debajo de las orejas. Pueden provocar sordera, hinchazón de la membrana que recubre el cerebro o la médula espinal, hinchazón dolorosa de los testículos o los ovarios y, en muy pocas ocasiones, la muerte.

  • La rubéola puede causar fiebre, dolor de garganta, sarpullido, dolor de cabeza e irritación de los ojos. Puede causar artritis en hasta la mitad de las mujeres adolescentes y adultas. Una mujer embarazada que contrae rubéola podría tener un aborto espontáneo o el bebé podría nacer con defectos congénitos graves.

La vacuna contra la varicela (dos dosis) previene la varicela, que solía infectar a 4 millones de personas en los Estados Unidos cada año. De esas personas, más de 10,000 eran hospitalizadas y más de 100 morían. Un caso leve puede hacer que un niño falte a la escuela por una semana o más.


La vacuna contra la hepatitis A (dos dosis) proporciona protección contra una enfermedad grave del hígado para toda la vida. La enfermedad puede diseminarse por los alimentos o por contacto con una persona infectada, incluso alguien que no presente ningún síntoma.


Dato curioso: ¡las vacunas protegen a los bebés antes de nacer!

Es verdad. Los bebés obtienen anticuerpos durante el embarazo por algunas vacunas que sus madres recibieron. Por ejemplo, el bebé está protegido por un tiempo breve después de nacer si su madre recibió la vacuna para el sarampión.

Sin embargo, la protección que las madres dan a sus bebés durante el embarazo comienza a desaparecer alrededor del primer año de vida. Por eso, cuando los bebés tienen de 12 a 18 meses de edad, reciben una vacuna que los mantiene protegidos del sarampión y otras dos enfermedades (la vacuna MMR). Después de eso, se recomienda una segunda dosis de la vacuna MMR cuando los niños tienen 4 años. La segunda dosis actúa como un recordatorio para el sistema inmunitario de su hijo. Las investigaciones muestran que la vacuna MMR es increíblemente eficaz cuando se administra a estas edades.

Recuerde

Sabemos por décadas de investigación, en millones de niños, que las vacunas actúan mejor en estas edades, y con este espacio entre las dosis. Y sabemos que son seguras cuando se administran con este calendario.

El calendario de vacunación ayuda a los niños a desarrollar inmunidad para toda la vida y los protege a ellos y a otros de enfermedades graves. Finalmente, si tiene preguntas, hable con el pediatra. Estamos aquí para trabajar con usted y contribuir a que su niño esté sano y crezca.

Más información

Acerca de la Dra. Bracho-Sánchez

Edith Bracho-Sánchez, MD, FAAP, es pediatra de atención primaria y directora del Programa de Telemedicina Pediátrica en Columbia University Irving Medical Center. Nació y creció en Caracas, Venezuela, obtuvo su título médico de New York University y se especializó en pediatría en The Children's Hospital of Philadelphia. Vive en la ciudad de Nueva York con su esposo y su hijo. Sígala en Twitter: @DoctoraEdith.​

Autor
Edith Bracho-Sánchez, MD, FAAP.
Última actualización
3/9/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos