Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Consejos y Herramientas
Tamaño del texto

Pregunta

A mis hijos les preocupa que sus temporadas de deportes puedan volver a suspenderse debido al COVID. ¿Cómo puedo ayudarlos a lidiar con esto?

Sonia Ruparell, MD, FAAP

Respuesta

My kids are worried that their sports seasons may be on hold again because of COVID. How can I help them cope?

​​​La pan​demia sigue afectando a los niños y adolescentes. Ha interrumpido sus actividades escolares, sociales y deportivas normales. Muchos niños se sienten ansiosos, deprimidos y estresados. Es comprensible que los niños se sientan decepcionados si no pueden practicar sus deportes favoritos con sus amigos.

Para ayudar a sus hijos a manejar esta decepción, utilícela como una oportunidad para enseñarles nuevas habilidades para afrontar problemas. La resiliencia es la capacidad para recuperarse de situaciones difíciles.

Estos son 10 consejos para comenzar:

  1. Cambie el enfoque. Ayude a sus hijos a enfocarse en lo que pueden controlar y a preocuparse menos sobre lo que no pueden controlar. Ellos no tienen control sobre las cancelaciones de los deportes. Pero aún pueden seguir en contacto con sus compañeros de equipo, mantenerse activos, y elegir comer alimentos saludables.

  2. Desarrolle rutinas y horarios. Déles a sus hijos una estructura durante el día. Tener una rutina diaria con la que contar puede ayudar a reducir el estrés. Asegúrese de que programen actividades divertidas que esperen con ansias. Algunos ejemplos de actividades incluyen deportes al aire libre o una noche de juegos en familia o ver una película en línea con amigos.

  3. Sea creativo. Hable con el entrenador de sus hijos sobre la posibilidad de tener reuniones y entrenamientos virtuales del equipo. El equipo puede mantenerse conectado, y sus hijos no se sentirán tan decepcionados por no poder jugar en persona. Fomente el enfoque en objetivos de entrenamiento en lugar de juegos. En lugar de ganar juegos, las "victorias" para su hijo podrían significar mejorar la precisión de los tiros libres, aumentar la velocidad de los lanzamientos y reducir el tiempo que le toma correr una distancia.

  4. Manténgase activo. El ejercicio regular mejora el estado de ánimo, la resiliencia y la autoestima. El ejercicio también ayudará a mantener a sus hijos en forma para cuando puedan volver a los deportes de equipo. Si no tienen adónde ir, prueben algunos entrenamientos en línea. Hay muchas aplicaciones gratuitas y videos en línea que su pediatra, especialista en medicina deportiva o distrito de parques pueden proporcionarle. O bien, considere inscribir a su familia en una caminata o carrera virtual organizada por su organización benéfica favorita.

  5. Intente algo nuevo. Para algunos niños y adolescentes, practicar un deporte es una parte importante de su identidad. Es normal sentir una pérdida cuando se deja de hacer deporte, especialmente cuando eso no estaba planeado. Anime a sus hijos a descubrir nuevas actividades que los ayuden a relajarse y sentirse conectados. Podrían comenzar un proyecto de arte, cultivar un jardín en el alféizar de una ventana o incluso probar un nuevo deporte. Correr, andar en bicicleta al aire libre o la escalada en roca son excelentes deportes individuales que los niños pueden probar. Esto puede tener beneficios adicionales para los niños que participan en deportes altamente especializados, ya que dedicar un día a la semana a una actividad diferente puede ayudar al desarrollo del atleta a largo plazo.

  6. Ofrézcales opciones. Permita que sus hijos tomen decisiones siempre que sea posible. Esto les permitirá sentirse más equilibrados. Deje que decidan y planifiquen qué hacer para cenar, por ejemplo, o que elijan la ruta para una caminata familiar diaria. Si son mayores, permítales planificar actividades que tengan muchas ganas de hacer.

  7. Priorice el sueño. Dormir lo suficiente es importante tanto para salud física como mental. Si sus hijos van a la escuela primaria, asegúrese de que duerman entre 9 y 12 horas, y entre 8 y 10 horas si son adolescentes. Haga que apaguen las pantallas una hora antes de acostarse. En su lugar, pueden hacer algo relajante, como tomar una ducha o leer. Esto les ayuda a relajarse y disminuye la posibilidad de que la luz azul de los dispositivos electrónicos interrumpa su sueño.

  8. Desconectarse y relajarse. Para muchos niños, los deportes son una salida que ayuda a aliviar el estrés. La pérdida de esa salida, combinada con todo el estrés adicional creado por la pandemia, puede resultar abrumadora. Haga que sus hijos se tomen algunos minutos al día para sentarse tranquilamente, hacer ejercicios de respiración o estirarse suavemente. Esto puede formar parte de su rutina diaria, y es una actividad que pueden hacer juntos como familia.

  9. Sigan hablando. Hable con sus hijos con frecuencia para saber cómo les está yendo. Haga preguntas abiertas. No los juzgue. Ofrézcales su apoyo incluso cuando no tenga las respuestas. Ayúdeles a desarrollar algunos objetivos a corto plazo. Pruebe actividades de autorreflexión como el juego de "rosa, capullo y espina". Cada persona elige una rosa (algo que disfrutó de ese día), un capullo (algo que espera con ansias) y una espina (algo que le molestó).

  10. Sea consciente de los cambios de comportamiento. Sentirse estresado, enojado o triste a veces es común, especialmente en tiempos como estos. A cada vez más niños y adolescentes les resulta más difícil sobrellevar la pandemia, y los casos de ansiedad y depresión están aumentando en esta edad. Esté atento a cambios como: dejar de disfrutar de las actividades, volverse aislado y retraído, y cambios en los patrones de alimentación y sueño. Si siente que no puede comunicarse con su hijo, o cree que está en riesgo de hacerse daño, comuníquese con su médico de inmediato o llévelo a la sala de emergencias.

Recuerde

Incluso si sus hijos tienen muchas ganas de volver a practicar deportes juveniles y otras actividades, asegúrese de hablar con ellos con frecuencia. Los efectos persistentes de los cierres por la pandemia, una vez que se levanten, no desaparecerán de la noche a la mañana. Estos consejos pueden aplicarse a cualquier deporte o actividad. Si tiene alguna inquietud acerca de la salud mental de su hijo, hable con el pediatra.

Información adicional:​​​

Sonia Ruparell, MD, FAAP

Última actualización
4/30/2021
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos