Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Regurgitar está a veces asociado con la enfermedad de reflujo gastroesofágico (los médicos se refieren a esto como GERD como abreviatura), que es por lo general una complicación mecánica temporal. Si el estómago de su bebé está lleno o su posición cambia bruscamente, especialmente después de una toma, el contenido del estómago, comida mezclada con el ácido estomacal, presiona contra la válvula en la parte superior del estómago que se llama esfínter esofágico inferior. Este anillo de músculos normalmente se relaja para dejar pasar a los alimentos desde el esófago hasta el estómago y luego aprieta otra vez para mantener la comida allí. Cuando no se ha desarrollado plenamente o se abre en el momento equivocado, el contenido del estómago regresa o vuelve a fluir hacia el esófago. En los bebés, el reflujo gastroesofágico rara vez causa síntomas o molestia y por lo general desaparece a medida que el tracto digestivo superior madura funcionalmente. El reflujo es principalmente un problema complicado y no es grave.

Tratamientos   

Si su bebé alimentado con biberón regurgita con frecuencia inusual, el pediatra le puede recomendar espesar la leche de fórmula con una pequeña cantidad de cereal para bebé. Nunca agregue sólidos al biberón a menos que su pediatra lo aconseje. A menos que se supervise con cuidado, esta práctica no solo puede agregar calorías innecesarias a la dieta de su bebé, sino que además puede interferir con la transición a alimentos sólidos. Sea cuidadoso de no alimentar en exceso a su bebé. Considere tomas más pequeñas y más frecuentes, pero asegúrese de que su ingesta diaria total es suficiente para mantener un crecimiento y desarrollo normal. Es posible que le resulte útil mantener a su bebé en posición vertical en un paseador o cargador durante la primera hora después de comer.

Reflujo severo

En casos muy raros, el reflujo gastroesofágico es lo suficientemente severo para causar síntomas como sangre en el vómito o evacuaciones, jadeo y ronquera, o la falta de aumento de peso. Esos vómitos podrían también ser causados por otras condiciones médicas. Un bebé con reflujo severo se puede rehusar a ser alimentado o estar irritable después de una toma. Un niño mayor puede quejarse de dolor abdominal o describir el malestar típico de la acidez estomacal y vomitar o quejarse de un sabor amargo después de que la comida se regresa. En cualquier caso, los niños con tales síntomas necesitan atención médica, evaluación y atención.

Reflujo en niños mayores

Un niño mayor con reflujo debe evitar los alimentos fritos y grasosos porque la grasa reduce la velocidad de vaciado del estómago y favorece el reflujo. La menta, la cafeína (un ingrediente en las bebidas de cola y muchos otros refrescos) y ciertos medicamentos para el asma pueden hacer que el esfínter esofágico inferior se relaje y permita que el contenido del estómago regrese hacia el esófago. Algunos expertos creen que los productos a base de tomate tienen un efecto similar. Si cualquier comida parece producir reflujo o acidez gástrica, manténgala fuera de la dieta por una o dos semanas y luego vuelva a introducirla. Si los síntomas recurren, evite esa comida por un tiempo.

 

Última actualización
8/29/2014
Fuente
Nutrition: What Every Parent Needs to Know (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.