Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

El reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico: preguntas frecuentes de los padres

Por: Anthony Porto, MD, MPH, FAAP

Todos los bebés regurgitan, y a veces parece que todo lo que comen su estómago lo devolviera.

Entonces, ¿cómo sabe si los síntomas de regurgitación de su bebé son normales o si son parte de un problema mayor?

Para ayudarlo a descifrarlo, la American Academy of Pediatrics (AAP) responde preguntas comunes acerca del funcionamiento digestivo típico y explica las diferencias entre el reflujo gastroesofágico, RGE y la enfermedad por reflujo gastroesofágico, ERGE

¿Cuáles son las diferencias entre RGE y ERGE?

Sin ponerse muy técnicos, el retorno del contenido del estómago (también llamado reflujo, reflujo gastroesofágico o RGE) es el movimiento de los contenidos del estómago en el esófago y a veces a través de la boca y la nariz. Cuando el reflujo se asocia con otros síntomas o si persiste después de la infancia, se considera una enfermedad y se conoce como enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE.

El RGE en los niños no se considera una enfermedad (no incluye la "E" de ERGE). De hecho, el RGE se considera normal. Estos bebés se conocen como "bebés felices que regurgitan" porque no están de mal humor y no parecen tener dolor cuando regurgitan. De hecho, su bebé puede sentirse mejor después de regurgitar. Otros síntomas de RGE incluyen problemas de alimentación leves, tales como alimentaciones prolongadas ocasionales o alimentaciones interrumpidas.

¿Cuándo es normal el reflujo o el RGE?

RGE usualmente empieza aproximadamente a las 2 o 3 semanas de vida y el pico se da entre los 4 o 5 meses. La mayoría de los bebés que nacen a término tendrán una resolución completa de los síntomas cuando tengan de 9 a 12 meses de edad.

En la mayoría de los bebés, el RGE desaparece a medida que madura funcionalmente el tracto digestivo superior. Además, el desarrollo normal, inclusive el mejor control de la cabeza y poder sentarse, y también la introducción de los alimentos sólidos, ayudarán a mejorar los síntomas de RGE.

¿Cuáles son las causas del RGE?

Si el estómago de su bebé está lleno o si su posición cambia abruptamente, especialmente después de alimentarse, los contenidos del estómago (alimentos mezclados con ácidos del estómago) presionan la válvula en la parte superior del estómago. Esto se llama esfínter esofágico inferior. Este anillo de músculo se relaja para permitir que los alimentos pasen del esófago al estómago y luego se vuelve a contraer para mantener los alimentos adentro. Cuando no está completamente desarrollado o si se abre en el momento incorrecto, los contenidos del estómago vuelven al esófago. Ver ¿Por qué regurgitan los bebés? para obtener más información acerca de esto.

En niños más grandes, la dieta puede tener un papel fundamental. Las comidas grandes y las comidas picantes o con mucho ácido, y también las bebidas carbonatadas o con cafeína, pueden causar síntomas del RGE. Además, el RGE es más común en niños con sobrepeso u obesos.

¿Cómo sé si mi hijo tiene ERGE?

A diferencia del RGE, la ERGE está asociada con complicaciones de reflujo ácido. Llame a su pediatra si su hijo presenta algunos de los siguientes síntomas o signos:

  • Se niega a comer.

  • Llora o se arquea hacia atrás mientras come (es decir, si parece tener dolor).

  • Sangre o color verde en el reflujo.

  • Aumento en la frecuencia o intensidad del reflujo (es decir, con fuerza).

  • El estómago está hinchado o distendido o se siente duro.

  • Síntomas respiratorios, inclusive sibilancias y tos.

Además, informe a su pediatra si nota que su bebé no parece aumentar de peso o si moja o ensucia menos los pañales, ya que estos pueden ser signos de que no está reteniendo suficiente lo que come.

¿Cómo evaluará el pediatra si mi bebé tiene ERGE?

La AAP cree que es importante que los proveedores de salud pediátrica puedan identificar adecuadamente y tratar a los niños con síntomas de reflujo y puedan distinguir el RGE de trastornos más preocupantes para evitar costos y tratamientos innecesarios.

El pediatra de su hijo revisará sus síntomas y patrones de alimentación y evaluará el crecimiento de su hijo graficando su peso y altura en una gráfica de crecimiento. Esta información les ayudará a determinar si su hijo tiene RGE o si tiene síntomas de ERGE.

¿Cómo se trata el RGE o la ERGE?

Si bien quisiéramos una "solución rápida" para los bebés que regurgitan, la verdad es que para la mayoría de los bebés que regurgitan, es un tema de tiempo. Se recomiendan cambios de estilo de vida, inclusive cambios de alimentación o posición, como tratamientos de primera línea tanto para el RGE como para la ERGE. Si la ERGE es grave, el tratamiento puede incluir medicamentos o cirugía. La cirugía para corregir el reflujo se llama fundoplicación.

  • Opciones de tratamiento durante los primeros meses de vida:

    • Hágalo eructar en las pausas naturales durante la alimentación y mantenga a su hijo derecho por hasta treinta minutos después de la alimentación. Si su bebé se alimenta con biberón y regurgita con demasiada frecuencia, es posible que su pediatra le recomiende espesar su fórmula con una pequeña cantidad de cereal para bebé. Nunca agregue sólidos al biberón a menos que su pediatra se lo aconseje. Consulte el article titulado: La avena: una alternativa segura para los bebés y los niños que necesitan un alimento más viscoso/espeso para obtener más información acerca de esta línea de tratamiento.

    • Trate de alimentarlo con menos cantidades y más frecuentemente, pero asegúrese de que coma lo suficiente para un crecimiento y desarrollo normal.

    • Trate de dejar a su bebé derecho, en un cochecito o silla, la primera media hora después de haber comido. Supervise de cerca a su bebé durante este tiempo.

    • Ya sea que se justifique o no esperar con paciencia o una intervención médica, la AAP tiene sugerencias adicionales y simples para alimentarlo que pueden ayudarlo a manejar esta situación de manera práctica. Lea: Remedios para los bebés que regurgitan, para obtener más consejos acerca de tratamientos.

  • Opciones de tratamiento para un niño más grande:

    • Evite los alimentos fritos y con grasa; reducen la velocidad en que se vacía el estómago y promueven el reflujo.

    • Menta, cafeína y determinados medicamentos para el asma pueden hacer que el esfínter esofágico inferior se relaje y permiten que los contenidos del estómago vuelvan al esófago. Algunos expertos creen que los productos a base de tomate tienen un efecto similar. Si algún alimento parece producir reflujo o acidez, no lo incluya en la dieta de su niño por una o dos semanas y luego vuelva a introducirlo. Si los síntomas vuelven, evite ese alimento hasta que su pediatra le recomiende reincorporarlo en la dieta.

    • Algunas veces su pediatra puede recomendar medicamentos que neutralicen o reduzcan el ácido en el estómago de su hijo para tratar los síntomas asociados con la ERGE.

¿Cuándo puede mi pediatra derivar o referir a mi hijo a un gastroenterólogo pediátrico?

Su pediatra puede derivar a su hijo para que vea a un gastroenterólogo pediátrico, un pediatra con capacitación especializada en problemas del tracto gastrointestinal, inclusive la ERGE, por una variedad de razones, tales como:

  • Poco aumento de peso

  • Problemas de alimentación

  • Sin respuesta a la terapia médica

Un gastroenterólogo pediátrico revisará los antecedentes de su hijo, lo examinará y revisará sus antecedentes de dieta y gráficas de crecimiento. A veces, puede ser útil para un gastroenterólogo pediátrico observar a su hijo mientras lo alimenta o mientras se alimenta solo. Basándose en la visita, decidirá si su hijo puede beneficiarse de pruebas adicionales o de la adición o cambio en los medicamentos.

Información adicional:

Sobre el Dr. Porto

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Porto_Anthony_9915.jpgAnthony Porto, MD, MPH, FAAP es un pediatra certificado y un pediatra gastroenterólogo certificado. El Dr. es profesor auxiliar de Pediatría y jefe asociado de Gastroenterología Pediátrica en la Universidad Yale y es el director de Gastroentelogía Pediátrica en el Hospital Greenwich en Greenwich, CT. También es el director médico del Programa de la Enfermedad Celíaca Pediátrica de Yale. Dentro de la American Academy of Pediatrics, el Dr. Porto es miembro del Consejo Asesor de Gastroenterología PREP y de la Sección de Gatroenterología, Hepatología y Nutrición. También es miembro de la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología Pediátrica, el Comité para la Educación de la Hepatología y Nutrición Pública, y es uno de los pediatras expertos en nutrición de la publicación, The Bump's Real Answers -en inglés- (La respuesta verdadera a esos baches) y el coautor de The Pediatrician's Guide to Feeding Babies and Toddlers -en inglés- (La guía pediátrica para alimentar a los bebés y a los niños pequeños. Sígalo en Instagram @Pediatriciansguide.


Autor
Anthony Porto, MD, MPH, FAAP
Última actualización
6/1/2017
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2017)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest