Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Más que cualquier otra enfermedad, los rinovirus (rino significa “nariz”) están asociados con el resfriado común. Los rinovirus también pueden ocasionar algunas dolores de garganta, infecciones del oído, sinusitis y en un menor grado, neumonía y bronquiolitis (infección de las pequeñas vías respiratorias de los pulmones).

El niño promedio tiene de 8 a 10 resfriados durante los primeros 2 años de su vida. Si pasa el tiempo en las instalaciones de una guardería en donde estará expuesta a otros niños con resfriado, es posible que se resfríe aún más.

Los rinovirus se propagan con facilidad a través del contacto interpersonal. Cuando un niño con una infección de rinovirus tiene una nariz mocosa, las secreciones nasales entran en contacto con las manos y de ahí con las mesas, juguetes y otras superficies. Su hijo puede tocar las manos o la piel de otros niños o juguetes que se han contaminado con el virus y después toca sus propios ojos o nariz, infectándose a sí mismo. Es posible que respire los virus aerotransportados propagados al estornudar o al toser.

A pesar de que su hijo se puede desarrollar un resfriado en cualquier momento del año, estas infecciones son más comunes durante el otoño y la primavera.

Señales y síntomas

Las señales y los síntomas del resfriado común son familiares para todos. Es posible que el resfriado de su hijo empiece con una nariz mocosa que tiene una descarga transparente. Más adelante, la descarga se vuelve más espesa y con frecuencia es de color café, gris o verdosa. Esta descarga nasal con color es normal a medida que el niño empieza a sobreponerse del resfriado.

Los niños también pueden desarrollar síntomas como

  • Estornudos
  • Una fiebre suave (101° F a 102° F o 38.3° C a 38.9° C)
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Dolores de músculos
  • Una disminución del apetito

En algunos niños, aparecerá pus en las amígdalas, el cual puede ser una señal de una infección por estreptococo

El período de incubación de una infección de rinovirus generalmente es de 2 a 3 días. Los síntomas generalmente persisten de 10 a 14 días, algunas veces menos.

Qué puede hacer

Cuando su hijo tiene un resfriado, asegúrese de que descanse lo suficiente. Debe beber líquido adicional si tiene fiebre. Si está molesto, háblele a su pediatra en relación a suministrarle acetaminofén para reducir su fiebre. No le suministre medicamentos sin receta para el resfriado o medicamentos para la tos sin primero consultarlo con su médico. Estos medicamentos sin receta no matan el virus y, en la mayoría de los casos, no ayuda con los síntomas.

Cuándo llamar a su pediatra

Si su bebé tiene 3 meses o menos y desarrolla los síntomas del resfriado, comuníquese con su pediatra. Las complicaciones que van desde una neumonía a una bronquiolitis tienen más probabilidades de desarrollarse en niños muy pequeños.

Generalmente no es necesario que un pediatra examine a los niños mayores cuando tienen un resfriado. Sin embargo, comuníquese con su médico si su hijo mayor tiene síntomas como

  • Labios o uñas que se vuelven azules
  • Respiración ruidosa o difícil
  • Una tos persistente
  • Cansancio excesivo
  • Dolor de oído que puede indicar un infección de oído

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Los resfriados generalmente se diagnostican al observar los síntomas de su hijo. En general, es poco práctico realizar los exámenes de laboratorio para identificar el organismo que puede estar infectando a un niño con los síntomas del resfriado.

Tratamiento

La mayoría de infecciones de rinovirus son leves y no necesitan de ningún tratamiento específico. Los antibacteriales no son efectivos contra los resfriados comunes y otras infecciones virales.

¿Cuál es el pronóstico?

La mayoría de resfriados desaparecen por sí solos sin complicaciones.

Prevención

Evite que un bebé menor de 3 meses tenga contacto cercano con niños o adultos que tienen un resfriado.

Asegúrese de que su hijo se lave las manos con frecuencia, lo que reducirá los riesgos de contagiarse con el virus.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.