Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

El pescado y el embarazo: ¿qué se puede comer con seguridad?

Añadir pescado en su dieta es una buena manera de consumir proteínas y ácidos grasos omega 3 que son saludables sin ingerir demasiadas grasas saturadas. No obstante, casi todos los pescados contienen trazas de mercurio.

En enero del 2017, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Protección del Medio Ambiente del EE. UU. (EPA, por sus siglas en inglés) emitieron una recomendación revisada (en inglés) acerca del consumo de pescado por parte de las mujeres embarazadas o que estuvieran intentando quedar embarazadas, así como también para madres en período de lactancia y padres y madres de niños pequeños.

Recomendaciones oficiales:

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) insta a las mujeres embarazadas, las que podrían quedar embarazadas y las que estén amamantando a seguir la recomendación modificada de la FDA y la EPA (ver la tabla):

  • Coma entre 2 y 3 porciones por semana (entre 8 y 12 onzas en total) de diferentes pescados.

  • Coma solo 1 porción por semana (no más de 6 onzas) de algún pescado como el atún blanco y pescados con concentraciones de mercurio similares a las del atún blanco.

  • Evite los pescados con las más altas concentraciones de mercurio.

  • Preste atención a las advertencias respecto a alimentos que hayan pescado familiares y amigos y, cuando no haya advertencias, limítese a comer una sola porción de esos pescados por semana y no coma ningún otro pescado esa semana.

 https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Consejos-consumo-de-pescado-EPA.JPG

Las mujeres que siguen estas recomendaciones podrían beneficiarse del consumo de productos del mar sin sufrir, ni ellas ni sus bebés, un aumento del riesgo relacionado con el mercurio.

Acerca del mercurio:

El mercurio es un metal que existe naturalmente en el medio ambiente y cuya cantidad aumenta debido a la polución industrial. La mayoría de las personas no resulta afectada por estas minúsculas cantidades de mercurio. Si una mujer se expone a altos niveles de mercurio antes o durante un embarazo, tanto su salud como la de su bebé se ven amenazadas. Los bebés expuestos al mercurio en el útero pueden sufrir:

  • Daño grave en el sistema nervioso

  • Daño cerebral

  • Dificultades de aprendizaje

  • Pérdida de audición

¿Tiene alguna pregunta?

Hable sobre estas recomendaciones y los beneficios potenciales del consumo de productos del mar con su ginecólogo obstetra u otros proveedores de atención obstétrica. 

Tenga en cuenta limitar el consumo a 3 porciones/12 onzas por semana con el objeto de limitar los efectos nocivos del mercurio.

Información adicional:

 


Última actualización
5/8/2018
Fuente
Council on Environmental Health (Copyright © 2017 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest