Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Cómo agregar el cuidado personal a nuestra rutina y que funcione

Por Whitney Casares, MD, MPH, FAAP

Mi amiga Jenny es muy activa. Le gusta hacer listas y tener agendas. Se nutre de las estructuras.

"Cuando tengo un día para mí (algo que pasa muy poco) me encuentro haciendo planes de más, creando un itinerario, aunque no me haga falta", me dijo. "A las 5 de la tarde ya estoy extenuada. Me doy cuenta de que soy muy exigente con mi cuidado personal y con mi trabajo".

Jenny, como muchas mamás, tiene la tendencia a hacer del cuidado personal otra tarea del hogar, en vez de un merecido descanso. Pero el cuidado personal es tratar de encontrar la manera de que mientras trabajamos, somos padres y llevamos adelante las "cosas" de la vida, podamos encontrar oportunidades de vivirla realmente. Es hacerse el tiempo para hacer cosas que nos dan alegría, no solo al final de la jornada, sino a lo largo del camino que nos lleva hasta allí.

Con los años he aprendido a ser más flexible y a darme cuenta de que soy una hormiga en un gran planeta que gira, aunque no sea yo quién lo esté girando. Pero, aunque no estemos en completo control del mundo o de nuestras vidas, (por favor escuchen porque voy a decir esto con énfasis para que le preste atención) estamos 100% en control de la manera en que respondemos al mundo que nos rodea, la manera en que estamos presentes para nuestras familias. Tenemos control sobre la manera en que elegimos poner nuestros esfuerzos y tiempo.

Eso significa que tenemos el control para elegir tomarnos momentos, y a veces horas, específicamente para nosotros.

Decida que se merece 5 minutos al día

Cuando se levanta por la mañana, usted enfrenta un nuevo comienzo hacia la salud emocional propia y de su familia. Tiene la opción de renovar su compromiso con sus sueños y sus prioridades. Tómelo. Decida que vale 5 minutos por día para pensar en las cosas por las que está agradecido, visualice lo que quiere ser, y recuerde cuáles son sus prioridades.

Si aspira a cumplir un sueño, use el tiempo para pensar en el objetivo en el que trabaja para llegar a cumplirlo. A medida que pasa el día, un montón de distracciones y barreras aparecerán, así que encuentre 5 minutos temprano para pensar en lo que realmente le importa.

Puede usar 5 minutos en la ducha para hacerlo, o tomarse 5 minutos en el auto de camino al trabajo para poner el proceso en movimiento. Cuando tengo reuniones temprano, uso un micrófono en mi teléfono para grabar mis sesiones de 5 minutos. El objetivo es tomarse el tiempo para recordar por qué hace lo que hace.

Encuentre un plan de cuidado personal que se adapte a su vida

A medida que desarrolla su plan de cuidado personal, debe decidir cuánto tiempo está dispuesto o podrá dedicarle en una semana. ¿Qué puede hacer cada dos o tres días, casi todas las semanas? Si se puede comprometer tres veces a la semana, la mayoría de las semanas, será la cantidad suficiente para que pueda crear un hábito y que se convierta en rutina. Si puede hacerlo más seguido, mejor, pero tres veces a la semana es un buen comienzo.

Comience con actividad física

Si hay solo una actividad a la que puede dedicarle tiempo solo para usted, la actividad física (si elige la actividad correcta, cualquiera que libere endorfinas) o la meditación, son las mejores opciones. La actividad física puede darle la oportunidad de mejorar sus relaciones sociales, ser consciente, trabajar en su aptitud física y ponerse objetivos. La meditación ofrece lo mismo, pero hay algo valioso en mover nuestros cuerpos como manera de despejar las telarañas mentales y físicas.

Conviértalo en una multitarea

Tiene sentido agrupar sus beneficios para aprovechar al máximo su inmersión en la actividad que elija. Revise su lista de prioridades: ¿hay algo que pueda hacer que logre múltiples objetivos para usted? Aquí hay unos ejemplos.

  • Clase de ejercicio en grupo: alivio del estrés, aptitud física, atención plena, camaradería, tiempo a solas hacia y desde la actividad.

  • Un paseo por el vecindario: aire fresco, cambio visual de ritmo, estado físico, atención plena, tal vez hacer un recado o dos.

  • Lugar de reunión virtual con un amigo: creación de comunidad y apoyo, alivio del estrés, buena comida

Evite situaciones extras de estrés

Cuando nació mi primera hija no veía la hora de salir de casa. Tenía cólicos y era agotadora y, a su vez, yo era un desastre. Era obvio que necesitaba un poco de tiempo lejos de ella, pero me sentía culpable, así que en lugar de usar minutos y horas lejos de ella para dedicar tiempo a cuidarme, dediqué tiempo a hacer las tareas del hogar. Me ayudó a sentir que estaba logrando algo, como si hubiera una razón más allá de la autoconservación para salir y alejarme.

Desafortunadamente, mi plan de meter un montón de tareas en cada hora libre que tenía rápidamente fracasó. En lugar de sentirme relajada y lista para ser madre cuando regresaba a casa, me sentía como el sirviente de la familia. Hacía todo el trabajo cuando estaba en casa con ella, cuando estaba en el trabajo y cuando estaba lejos de ella en mi "tiempo libre".

No soy la única que llena horas lejos de mis hijos con tareas pendientes, obligaciones y tareas. Veo a las mamás todos los días en mi oficina abrumadas por las tareas que aún les quedan por hacer. En su lugar, elija algunos momentos para usted que solo sean para cuidarse a sí misma para que pueda regresar a casa renovada.

Filtre las tareas pendientes

Las madres que se centran únicamente en hacer las cosas se pierden la vida, simple y llanamente. En su lugar, piense en cómo reducir la carga. Si tiene un compañero, elabore un plan para dividir las responsabilidades según los puntos fuertes. No importa cómo construya su familia, deje de hacer todo por los demás. Consiga a otras personas en su equipo, incluidos sus hijos. Entrenar a los niños para que ayuden con las tareas del hogar de una manera apropiada para su edad, crea una comunidad familiar, les enseña responsabilidad y ayuda a los niños a desarrollar resiliencia.

Amíguese con la etapa de la maternidad en la que se encuentra ahora y lo que eso significa para su cuidado personal

Si está leyendo esto mientras sostiene a su recién nacido y se siente como: "Apenas puedo darme una ducha rápida y mucho menos planificar una lista de prioridades para mí", recuerde: es una temporada. Aunque es tentador poder apresurarse para lograr un mayor equilibrio, es posible que deba permanecer quieta por ahora. Sus prioridades y su energía pueden cambiar a medida que sus hijos crecen y sus demandas laborales cambian. Lo que me parecía imposible como nueva mamá es una parte diaria de mi vida ahora que mis hijos son un poco mayores. Es solo un hecho que nuestras opciones de cuidado personal pueden cambiar según la etapa de maternidad en la que nos encontremos, y eso está perfectamente bien.

Mi deseo para ti, mientras piensas en formas de incorporar el cuidado personal a tu propia vida, es que veas el cuidado personal como un reflejo de la maternidad en general: perfecto sería bueno, pero menos que perfecto puede ser bastante asombroso también.

Más información

Sobre la Dra. Casares

Whitney Casares, MD, MPH, FAAP, es una pediatra en ejercicio certificada por la junta y autora de The Working Mom Blueprint: Winning at Parenting Without Losing Yourself, de donde se extrajo este artículo. La doctora Casares también es autora de The New Baby Blueprint: Caring for You and Your Little One. También es creadora del popular sitio web modernmommydoc.com. Madre de dos hijas, la doctora Casares vive en Portland, Oregón.

Última actualización
9/17/2021
Fuente
The Working Mom Blueprint: Winning at Parenting Without Losing Yourself (Copyright © 2021 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos