Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Micrognacia y secuencia de Pierre Robin

A veces, los bebés nacen con una mandíbula inferior más pequeña. Se llama micrognacia, que significa "mandíbula pequeña". Puede ocurrir de forma aislada, pero también es un síntoma de diversas afecciones craneofaciales. La micrognacia puede interferir en la alimentación y la respiración de un niño. Por ejemplo, los bebés con esta afección pueden necesitar tetinas/boquillas especiales así como una posición determinada para alimentarse correctamente. Los resultados para los niños con micrognacia son generalmente buenos, pero pueden variar según la gravedad de la afección.

Bebés

La micrognacia puede aparecer en los bebés por sí sola o como parte de un síndrome (donde hay más de un sistema del cuerpo involucrado). Un síndrome puede ser hereditario (transmitido por los padres) o surgir espontáneamente.

Secuencia de Pierre Robin

Una mandíbula pequeña con frecuencia se considera parte de la secuencia de Pierre Robin. Pierre Robin se produce en aproximadamente uno de cada 8500 recién nacidos vivos. Se denomina "secuencia" porque mientras el bebé está creciendo en el útero, la mandíbula inferior no crece lo suficiente. Esto hace que la lengua sea empujada hacia atrás y los huesos del paladar permanezcan separados en el medio. Los bebés que nacen con Pierre Robin pueden tener dificultad para respirar, alimentarse o dormir. Puede ser un problema de muy leve a muy grave.

  • Los bebés que nacen con formas leves de Pierre Robin serán dados de alta con un estricto seguimiento en el consultorio del pediatra. Se aconseja a los padres mantener un control estricto de su bebé debido a la obstrucción parcial de las vías respiratorias asociada con la apnea obstructiva del sueño. Estos niños también pueden tener problemas para alimentarse y sufrir de reflujo gastrointestinal.
  • Los bebés que nacen con las formas más graves de Pierre Robin no pueden salir del hospital después del nacimiento y necesitan medidas adicionales para proteger su respiración. Es posible que se necesite un tubo para respirar conectado a un respirador temporalmente.

Apnea obstructiva del sueño

Las vías respiratorias tienen mayor riesgo de obstrucción en la noche cuando todos los músculos están relajados. Cuando la lengua de un niño está hacia atrás debido a una mandíbula pequeña, sus intentos de respirar al dormir pueden encontrarse con una obstrucción parcial o completa. Esto se llama apnea obstructiva del sueño. Se produce en el 2 % de los niños aproximadamente.

La apnea obstructiva del sueño provoca una disminución en la capacidad de la sangre para transportar oxígeno a los órganos en desarrollo, por lo que puede afectar el desarrollo. En los niños con apnea obstructiva del sueño y micrognacia, el tratamiento quirúrgico de las vías respiratorias puede ser una emergencia.

Tratamiento de la micrognacia

El diagnóstico precoz y un control permanente, junto con un equipo multidisciplinario de especialistas, determinarán el mejor momento para la intervención médica o quirúrgica. Si su bebé tiene micrognacia, puede realizar una consulta con:

Si el niño puede tolerarlo, se realiza un estudio del sueño para determinar el grado de obstrucción de sus vías respiratorias. Si los resultados son graves, un otorrinolaringólogo pediátrico realiza una evaluación formal de las vías respiratorias en el quirófano para evaluar la anatomía de las vías respiratorias superiores.

Osteogénesis por distracción mandibular

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImages/Infant_Mandibular_Distraction_Osteogenesis_es.jpg

La osteogénesis por distracción mandibular (mandibular distraction osteogenesis, MDO) es un procedimiento quirúrgico que agranda la mandíbula inferior mediante un lento alargamiento del hueso de la mandíbula inferior.  El cirujano realiza cortes en ambos lados de la mandíbula inferior y conecta dispositivos de giro que aumentan el espacio en el corte del hueso. Al girar los dispositivos, la mandíbula se mueve hacia adelante (y con ella, la lengua). Las vías respiratorias entonces se agrandan y, en un lapso de dos semanas después de la cirugía, el problema para respirar/dormir mejorará.

Los riesgos de la cirugía de MDO son, entre otros, el daño en las raíces de los dientes, los nervios sensoriales, el nervio facial, una recaída de la afección original e infección. Después de 6 semanas, se forma el hueso nuevo y se retiran los dispositivos. Habitualmente, el niño puede volver a su casa durante este período de formación ósea. Los beneficios adicionales de la MDO son una mejor alimentación, la disminución del reflujo y la prevención del uso de un tubo para respirar permanente llamado traqueotomía.

Preocupaciones en la infancia

Independientemente de que un bebé se someta o no a una MDO, se debe controlar:

  • El crecimiento de la mandíbula.
  • El desarrollo odontológico (de los dientes).
  • La sensibilidad del labio inferior.
  • La salud de las vías respiratorias.

A veces, se necesita una segunda (o incluso una primera) MDO durante la infancia si continúan los problemas respiratorios y la apnea del sueño. Muchos niños que nacen con micrognacia finalmente necesitarán, además, asistencia con ortodoncia. Algunos eventualmente necesitarán una cirugía correctiva de mandíbula cuando se complete el crecimiento en la adolescencia.  

Información adicional:


Última actualización
5/19/2016
Fuente
Section on Plastic Surgery (Copyright © 2015 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos