Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

El crup en su niño pequeño (laringotraqueítis aguda)

 El crup es un problema de salud que se presenta en los niños pequeños.  Puede causar alarma y preocupación a los padres y los niños.  A continuación ofrecemos información de la American Academy of Pediatrics sobre el crup, incluyendo los tipos, causas, síntomas y tratamientos.

¿Qué es el crup?

El crup es un problema que provoca la inflamación de la laringe y la tráquea. La inflamación hace que las vías áreas que están debajo de las cuerdas vocales se angosten, haciendo que la respiración sea ruidosa y dificultosa. Su causa más común es una infección viral.

El crup es más usual entre los tres meses y los cinco años de edad. A medida que el niño crece deja de ser tan común, ya que la tráquea es más grande y no es tan probable que la inflamación impida la respiración apropiada. El crup puede presentarse en cualquier momento del año, pero es más común durante los meses de otoño e invierno.

Tipos de crup

Crup viral

  • Este es el tipo más común de crup. Es causado por una infección viral de la laringe y la tráquea. Suele comenzar como un resfriado común, pero poco a poco se transforma en una tos perruna. La voz del niño se vuelve ronca y su respiración se hace ruidosa. Es posible que el niño produzca una especie de silbido con cada respiración llamado estridor. La mayoría de los niños que tienen crup viral presentan fiebre baja, pero algunos tienen temperaturas hasta de 104° F (40° C).

Crup espasmódico

  • Este tipo de crup parece deberse a una alergia o al reflujo del estómago. Sus síntomas pueden asustar, ya que se presentan repentinamente, muchas veces en medio de la noche. El niño puede acostarse bien y despertarse en pocas horas sin poder respirar. Estará ronco y puede tener un estridor al respirar. También puede tener una tos perruna. La mayoría de los niños con crup espasmódico no presentan fiebre. Este tipo de crup puede ser recurrente. Es similar al asma y suele responder a medicinas para las alergias y el reflujo.

Crup estridor

  • El estridor es común en casos leves de crup, especialmente cuando el niño llora o está activo. Pero si un niño presenta estridor mientras está en reposo, puede ser un signo de un caso más grave de crup. A medida que el niño se esfuerza más y más por respirar, es posible que deje de comer y beber. Además, podría estar demasiado agotado hasta para toser y el estridor se escuchará más con cada respiración.
  • El peligro del crup con presencia de estridor es que a veces las vías respiratorias se inflaman tanto, que el niño apenas puede respirar. En los casos más severos de crup, el niño no recibe el suficiente oxígeno en la sangre. Si esto ocurre, el niño debe ser llevado al hospital. Por fortuna, los casos más severos de crup no son comunes.

Tratamiento en casa

Si su hijo se despierta a mitad de la noche con crup, trate de calmarlo de esta forma podrá respirar mejor.

Formas para calmar al niño:

  • Abrace al niño o dele un mensaje en la espalda
  • Cántele su canción favorita para ir a dormir
  • Dígale palabras que los tranquilicen como, "Aquí está mami, todo va a estar bien".
  • Dele su juguete favorito

En el pasado, a muchos padres se les aconsejaba el tratamiento del vapor de agua caliente de la ducha en el baño. Aunque algunos dicen que le ayuda a los niños a respirar mejor, no hay estudios que prueben que inhalar el valor en el baño sea eficaz. Tampoco existen estudios que prueben que respirar el aire húmedo y frío de la noche mejora la respiración.

Cuándo llamar al doctor

Si nota que el crup de su hijo no mejora, llame al pediatra, al departamento de urgencias de un hospital cercano o a los servicios de emergencia médica (911), aunque sea en medio de la noche. Es recomendable que llame si su hijo:

  • Produce un silbido que se hace más intenso con cada respiración.
  • No puede hablar ni hacer sonidos verbales por falta de respiración.
  • Parece batallar por respirar.
  • Presenta un color azulado en los labios y las uñas de las manos.
  • Tiene estridor (sonido respiratorio agudo) cuando está en reposo.
  • Babea o tiene dificultad para tragar (pasar) saliva.

Tratamiento con medicamentos

Si su hijo tiene crup viral y no comienza a respirar mejor después del tratamiento con vapor, el pediatra o el médico del departamento de urgencias podrían recetarle un tratamiento respiratorio con epinefrina (adrenalina) para reducir la inflamación. Después del tratamiento con epinefrina, su niño se mantendrá en observación de 3 a 4 horas para confirmar que los síntomas del crup no regresen.

También podrían recetarle un esteroide para reducir la inflamación. Los esteroides se pueden inhalar, tomar por vía oral o aplicar en inyección. El tratamiento con unas cuantas dosis de esteroides suele ser inofensivo. Para el crup espasmódico, el pediatra podría recomendar medicinas para las alergias o para el reflujo con el fin de ayudar al niño a respirar mejor.

Los antibióticos, que se usan en el tratamiento de enfermedades bacterianas, no son efectivos para tratar el crup, ya que éste casi siempre se debe a un virus, a una alergia o al reflujo. Los jarabes para la tos no son útiles y hasta pueden ser perjudiciales.

Otras infecciones

Otra causa del estridor y de los problemas graves de la respiración es la supraglotitis aguda (también conocida como epiglotitis). Esta es una infección peligrosa, que generalmente es causada por bacteria, con síntomas que se parecen a los del crup. Afortunadamente, esta infección no es muy común ahora gracias a la vacuna contra la Haemohilus influenzae tipo b (Hib).  Casi nunca, la supraglotitis es causada por otra bacteria. 

La supraglotitis aguda por lo general afecta a los niños de 2 a 5 años y se presenta de forma repentina con una fiebre alta. Su niño podría verse muy enfermo. Puede que tenga una voz apagada o prefiera sentarse derecho con el cuello extendido y la cabeza doblada hacia arriba en posición para "sorber" lo que le facilita la respiración. Puede que también babee debido a que no puede tragar (pasar) la saliva de su boca. Si no se le trata, esta enfermedad puede rápidamente provocar un bloqueo completo de las vías respiratorias del niño. 

Si el médico de su niño sospecha que se trata de una supraglotitis aguda:

Su hijo debe ir al hospital de inmediato. Si tiene supraglotitis, necesitará antibióticos, y puede que también necesite un tubo en su tráquea para ayudarlo a respirar. Llame al médico de su niño de inmediato si cree que el niño pueda tener supraglotitis. 

Para protegerse contra la supraglotitis aguda:

Su niño debe recibir la primera dosis de la vacuna Hib cuando tiene 2 meses de edad. Esta vacuna también lo protegerá contra la meningitis (una inflamación de la membrana que cubre el cerebro). Gracias a que la vacuna Hib está disponible, el número de casos de supraglotitis aguda y de meningitis ha disminuido dramáticamente. 

Crup recurrente o persistente

Cuando el crup persiste o ocurre con frecuencia, puede ser prueba de que su niño sufre de estrechamiento de las vías respiratorias que no está relacionado con una infección. Esto podría ser un problema que estaba presente al nacimiento del niño o que se desarrolló más tarde. Si su niño tiene crup persistente o recurrente, el médico de su niño podría referirlo a un especialista, como a un otorrinolaringólogo (especialista del oído, nariz y garganta) o a un neumólogo (especialista de las enfermedades del pulmón y la respiración) para que haga exámenes adicionales. 

El crup es una enfermedad común durante la infancia. Aunque la mayoría de las veces el crup es leve, puede convertirse en algo grave e interferir con la respiración normal de su niño. Contacte al médico de su niño si el crup de su niño no mejora o si tiene otras preocupaciones. El pediatra se cerciorará de que su niño sea examinado y tratado correctamente. 

Información adicional:

Última actualización
9/18/2018
Fuente
Croup and Your Young Child (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos