Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Tristeza de invierno y el trastorno afectivo estacional

A medida que se acerca el invierno, algunos sentimos la "tristeza de invierno", nos entristecen los días más cortos, nos acostamos más temprano y se nos dificulta levantarnos temprano en las mañanas oscuras.

Eso es diferente al trastorno afectivo estacional (TAE), un término utilizado para describir un tipo de depresión que se ajusta a un patrón estacional.

La forma más común de TAE ocurre en el invierno, a pesar de que algunas personas experimentan síntomas durante la primavera y el verano. Y Aunque con frecuencia se habla del TAE como una afección de los adultos, los niños y los adolescentes no necesariamente son inmunes.

¿Quién corre riesgo de sufrir el TAE?

El TAE generalmente se desarrolla en una persona al principio de sus 20 años, pero puede ocurrir en niños grandes y en adolescentes. El riesgo del trastorno disminuye a medida que crece. El TAE se diagnostica con más frecuencia en mujeres jóvenes, pero es posible que los hombres que tienen el TAE padezcan de síntomas más graves. Las personas con un historial familiar del TAE o aquellos que viven en las latitudes del norte en donde las horas de luz del día durante el invierno son más cortas, tienen un mayor riesgo de desarrollar el TAE.

Síntomas del TAE

Es posible que una persona con TAE:

  • Se retraigan socialmente y ya no disfruten las cosas que eran divertidas. Es como si se hubieran se le hubieran acabado las pilas. 

  • Se antojen o les provoque consumir los llamados alimentos de consuelo que contienen carbohidratos simples, como pasta, pan y azúcar. Con exceso de calorías no saludables y pocas frutas y verduras y granos enteros, lo que promueve la fatiga y aumenta las ganas de dormir y aumenten de peso.

  • Se sientan ansiosos, irritables, tengan dificultades para dormir o se les disminuya el apetito. Estos síntomas son más comunes en el TAE de la primavera o el verano.

No existe ninguna causa conocida

Los investigadores no han determinado con precisión qué ocasiona el TAE. Existen algunas evidencias que indican una alteración en el “ritmo circadiano” de una persona, el ciclo natural del cuerpo para dormir y despertar. A medida que los días se acortan, la cantidad cada vez menor de luz puede despistar el reloj natural del cuerpo, desencadenando la depresión. La luz del día también juega un papel en la producción de melatonina y serotonina del cerebro. Durante el invierno, su cuerpo produce más melatonina (que estimula el sueño) y menos serotonina (que combate la depresión). Los investigadores no saben por qué algunas personas son más susceptibles al TAE que otras.

En general, el TAE es un trastorno más reconocido en adultos ya que muchos de los trastornos de salud mental en niños surgen con el tiempo. Diagnosticar el TAE en un niño no es fácil, ya que determinar el patrón de depresión lleva tiempo. Un médico generalmente intentará primero determinar si un niño padece de depresión o ansiedad, después observará el patrón con el tiempo. El diagnóstico del TAE se confirma solo si la persona cumple con el criterio para el diagnóstico de la depresión y si los síntomas de una patrón estacional han estado presentes por lo menos por 2 años.

Para diagnosticar el TAE, es necesario que los médicos realicen un examen médico para descartar otras posibles causas de los síntomas, administrar cuestionarios para determinar el estado de ánimo y también para buscar un patrón estacional.

Varios tratamientos efectivos pueden ayudar a los que padecen del TAE, como son los siguientes:

  • Abrir las persianas o cortinas de su casa. Simplemente un poco de luz del sol puede ayudar al tratamiento de casos leves.

  • Pasar tiempo al aire libre todos los días, incluso en día nublados.

  • Hacer ejercicios regularmente y llevar una dieta saludable, una baja en carbohidratos simples y rica en verduras, frutas y granos enteros.

  • Usar un “simulador del amanecer”, el cual gradualmente enciende la luz de la habitación, engañando al cuerpo para que piense que es un amanecer temprano.

  • Tomar unas vacaciones familiares en pleno invierno a un clima cálido y soleado.

  • La terapia con luz - sentarse durante tres horas al día frente a una caja de luz o usar un visor de luz con que filtre los rayos ultra violeta. Sin embargo, la terapia de luz no se recomienda para niños. Consulte con el médico del niño antes de considerar este tratamiento.

Si estos tratamientos no funcionan, los medicamentos antidepresivos recetados pueden ayudar a regular la serotonina y otros neurotransmisores que afectan el ánimo. Sin embargo, los antidepresivos vienen con una advertencia en el empaque sobre el riesgo de pensamiento o comportamientos suicidas. Los padres de niños que toman antidepresivos deben mantenerse atentos de posibles síntomas de agitación, ansiedad o insomnio y continuar las consultas con el médico regularmente.

Trabajando juntos para mejorar

Si observa síntomas del TAE en usted mismo o en su hijo, tómelo seriamente. Tratar este trastorno a tiempo y de manera diligente puede convertir los oscuros días de invierno en un tiempo placentero de unión para su familia.

Información adicional:

Última actualización
1/28/2020
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos