Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Infecciones por levadura en niñas y mujeres jóvenes

​Las infecciones por levadura en la vagina y en áreas contiguas son comunes en niñas y mujeres. De hecho, se calcula que alrededor del 75 % de todas las mujeres tendrán, en algún momento, una infección por levadura. Por lo general, la infección no es grave, pero puede ser molesta. Los síntomas suelen incluir picazón, ardor y una secreción blanca y grumosa.

¿Qué causa las infecciones por levadura?

Las infecciones por levadura pueden ocurrir cuando se pierde el equilibro de los microorganismos que habitualmente conviven en el cuerpo. Algunas causas posibles para esto incluyen: 

  • Antibióticos. Es posible que se desarrollen infecciones por levadura después de tomar antibióticos. Los antibióticos son medicamentos recetados que se usan para combatir bacterias nocivas que pueden enfermar a un niño. Dichos antibióticos podrían también eliminar algunas de las bacterias "buenas" del cuerpo, como el Lactobacillus acidophilus, que suele mantener el equilibrio de la Cándida. 

  • Hormonas. El cambio en los niveles hormonales que comienza durante la pubertad puede conducir a infecciones por levadura. Las niñas mayores, por ejemplo, tienen más probabilidades de contraer una infección por levadura justo antes de menstruar.  Algunos medicamentos anticonceptivos también pueden aumentar las infecciones, ya que el crecimiento de la Cándida está ligado a niveles más altos de estrógeno.

  • Afecciones subyacentes. La diabetes mal controlada puede volver a un niño más propenso a desarrollar infecciones por levadura, ya que los niveles más altos de azúcar en la sangre podrían promover el crecimiento de la Cándida.

  • Respuesta inmunitaria. Un sistema inmunitario debilitado por otras enfermedades o determinados medicamentos podría hacer que resulte difícil combatir el crecimiento excesivo de la Cándida.

Tratamiento

La levadura, que en realidad es un hongo, puede ser tratada por el pediatra con una receta de cremas, ungüentos o supositorios antifúngicos para eliminar la infección.  En el caso de infecciones por levadura que reaparecen con frecuencia, el pediatra le podría recetar medicamentos orales.

¿Pueden ser peligrosas las infecciones por levadura?

Las infecciones por levadura no suelen ser peligrosas, salvo que la Cándida ingrese en el torrente sanguíneo y se propague a otras partes del cuerpo. Las infecciones en el torrente sanguíneo son más comunes entre recién nacidos, en particular de bajo peso, que pueden contraer la infección de sus madres antes de nacer o durante el parto.

Los niños con afecciones médicas que reciban tratamientos que involucren catéteres o cuyos sistemas inmunitarios estén debilitados por enfermedades o determinados medicamentos también corren mayor riesgo. Si la candidiasis se hubiera propagado por la sangre a otras partes del cuerpo, por lo general el pediatra recomendará tratamiento con un medicamento intravenoso (IV).

Prevención

Consumo inteligente de antibióticos.  Podría resultar difícil prevenir todas las infecciones por levadura, en especial cuando son causadas por antibióticos que su hijo podría necesitar para resolver afecciones bacterianas comunes tales como infecciones de oídos y faringitis o amigdalitis estreptocócica. Pero debe asegurarse de que todos los antibióticos se consuman únicamente según lo indicado. Su pediatra o farmacéutico podría recomendarle tomar complementos probióticos para restituir las bacterias beneficiosas del cuerpo, como el Lactobacillus acidophilus, que pueden ayudar a mantener el equilibrio de la Cándida.

Enfocarse en la salud.  Asegúrese de que su hija lleve una dieta nutritiva, que duerma lo suficiente y que sepa cómo manejar el estrés. Estos y otros hábitos saludables pueden ayudar a mantener fuerte el sistema inmunitario para que pueda combatir el crecimiento excesivo de la Cándida y otras infecciones. Consulte periódicamente al pediatra para estar al tanto de todos los problemas y afecciones de salud de rutina como la diabetes que podría contribuir con las infecciones por levadura si no estuviera bien controlada.

Mantenerse limpia y seca. Como la levadura se desarrolla mejor en los medios húmedos, puede resultar útil usar ropa interior de algodón u otro tejido transpirable. Evite los materiales como el nylon, que atrapan el calor y la humedad, y asegúrese de que la ropa no esté demasiado ajustada. Enseñe a las niñas más pequeñas que estén aprendiendo a usar el inodoro a limpiarse de adelante hacia atrás para evitar la propagación de microbios del tracto intestinal a la zona vaginal.

Otras cosas a tener en cuenta. Las adolescentes sexualmente activas que estén usando antifúngicos, ya sea en crema, ungüento o supositorio, no deberán tener relaciones sexuales hasta que la infección haya desaparecido por completo.  Los medicamentos tópicos pueden debilitar el material de los condones y diafragmas. Además, si bien las infecciones por levadura no son consideradas enfermedades de transmisión sexual, podrían propagarse durante la actividad sexual. También hay que evitar las duchas vaginales porque pueden afectar el equilibrio de bacterias beneficiosas que se encuentran en la vagina y ayudan a impedir la invasión de levaduras.

Recuerde

Si observa que su hija se rasca mucho, hable con el pediatra antes de que la piel de los alrededores quede en carne viva y expuesta a infecciones bacterianas. Asegúrese de mencionar si las infecciones por levadura son frecuentes a fin de poder descartar afecciones médicas subyacentes.

Información adicional:

Última actualización
8/2/2018
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2018)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos