Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Virus de coxsackie y otras infecciones por enterovirus

Los enterovirus son un grupo de organismos que incluyen

  • Poliovirus
  • Virus de coxsackie
  • Ecovirus
  • Enterovirus

Esta sección describe los diferentes enterovirus que no son de polio. Existen más de 60 distintos enterovirus responsables de una gran variedad de enfermedades. Las infecciones por enterovirus son comunes, especialmente en niños pequeños. Se pueden propagar a través de la saliva que se transmite por el aire al estornudar y toser; o bien, existen en las superficies u objetos que los niños pueden tocar. Estos virus también se pueden transmitir a través del contacto con las heces de una persona con la infección o de madre a bebé en el momento del nacimiento. Las infecciones son más comunes durante el verano y a principios del otoño.

Una de las infecciones más comunes por virus de coxsackie es la enfermedad de mano, pie y boca, ocasionada con más frecuencia por el virus de coxsackie A16. Se observa con más frecuencia en bebés y niños menores de 10 años. A pesar de la similitud en los nombres, la enfermedad de mano, pie y boca es una infección completamente diferente a la enfermedad del pie y boca, que ocurre solo en animales y la ocasionan otro tipo de virus.

El período de incubación usual de infecciones enterovirales es de 3 a 6 días a partir de la exposición a los síntomas iniciales.

A pesar de que es posible que algunos niños con infecciones enterovirales no tengan señales ni síntomas, otros jóvenes pueden desencadenar una fiebre alta así como una gran variedad de otros síntomas, incluyendo un dolor en la garganta, vómitos, diarrea, dolor abdominal, erupciones en la piel, inflamación en los ojos (conjuntivitis) y dolores agudos en los músculos entre las costillas. La inflamación en los ojos algunas veces viene acompañada de sangrado dentro del revestimiento externo del ojo. A pesar de que es posible que el ojo parezca muy enfermo, eso no interfiere con la visión. Estos virus también pueden producir infecciones serias como miocarditis (infección del músculo del corazón) o meningitis (infección del revestimiento del cerebro). Entre las señales de miocarditis está un dolor de pecho y una frecuencia cardíaca irregular. El cuello rígido, dolor de cabeza y dolor relacionado con las luces brillantes (fotofobia) son señales de meningitis.

Es posible que los recién nacidos que se contagian con el virus de sus madres al momento de nacer tengan una infección devastadora con fiebre que ocasiona insuficiencias hepáticas, sangrado y algunas veces la muerte.

Entre las señales y síntomas de la enfermedad de mano, pie y boca se incluyen una fiebre y úlceras pequeñas pero dolorosas en la garganta, encías y lengua, y dentro de las mejías. También es posible que ocasione erupciones, con frecuencia con ampollas en las manos, en las plantas de los pies y en el área cubierta por el pañal, así como dolores de cabeza y poco apetito.

Cuándo debe llamar a su pediatra

Llame a su pediatra si su hijo se queja de dolor de cuello, dolor de pecho, dificultades para respirar, falta de interés o letargo. También consulte con su pediatra si las úlceras en la boca de su hijo le están ocasionando dificultades para tragar, lo que puede ocasionar una deshidratación.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Su pediatra realizará un examen físico que evalúa las señales y síntomas que pueden indicar una infección enteroviral. Si el médico considera que su hijo tiene la enfermedad de mano, pie y boca, su pediatra observará la erupción asociada con esta infección así como las úlceras en la boca y en la garganta.

Para confirmar el diagnóstico, su médico puede realizar pruebas a las muestras de garganta o heces, así como otras áreas del cuerpo. Al mismo tiempo, los exámenes de sangre y de orina pueden indicar la presencia de enterovirus. Si se considera que es meningitis, el pediatra realizará una punción lumbar (punción raquídea) para que el líquido espinal se pueda examinar en el laboratorio. Si se considera que es miocarditis, se realizarán rayos X del pecho y un electrocardiograma (EKG).

Tratamiento

No existe ningún tratamiento específico autorizado disponible para las infecciones ocasionadas por el enterovirus. Se ha probado un medicamento antiviral, pleconaril, pero no está autorizado aún para uso general. Es posible que su pediatra recomiende el uso de acetaminofén para reducir la fiebre de su hijo y facilitar la incomodidad de las úlceras en la boca.

¿Cuál es el pronóstico?

En la mayoría de casos, los niños se recuperan de estas infecciones en el transcurso de 7 a 10 días sin problemas. Las complicaciones ocurren en ocasiones, incluyendo insuficiencia cardíaca relacionada con la miocarditis e incluso la muerte repentina relacionada con ritmos cardíacos irregulares. Los recién nacidos con enterovirus pueden padecer de infecciones severas que ocasionan insuficiencias hepáticas y sangrado masivo, que puede ser fatal.

Prevención

Los niños y adultos deben adoptar buenos hábitos de lavado de manos para reducir las oportunidades de propagación de estos virus. En particular, los padres y otros proveedores de cuidados que cambian los pañales del bebé deben lavarse con frecuencia las manos. Cuando un niño se enferma con una infección enteroviral, no debe asistir a la escuela, a piscinas ni a las guarderías durante los primeros días de su enfermedad.

Última actualización
4/7/2016
Fuente
Immunizations &Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos