Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Enfermedad de mano, pie y boca: preguntas frecuentes de los padres

La enfermedad de mano, pie y boca es una enfermedad virual común en la infancia que los pediatras, centros para el cuidado infantil y los escuelas preescolares ven en el verano y al comienzo del otoño.]

La mayoría de los padres quieren saber qués es exactamente la enfermedad de mano, pie y boca, cómo ayudar a sus niños a lidiar con la incomodidad que causa y sobre todo cuándo pueden regresar los niños a su centro de cuidado infantil o a la escuela. A continuacón le ofrecemos respuestas a las preguntas que se hacen con más frecuencia al respecto.

¿Qué es la enfermedad de mano, pie y boca?

A pesar de tener un nombre algo preocupante, la enferemedad de mano, pie y boca es una enfermedad común y contagiosa causada por diferentes virus. Por lo general afecta a los bebés y a los niños menores de 5 años de edad, pero los niños mayores y los adultos también la pueden contraer.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Desde el momento que el niño está expuesto a la enfermedad de mano, pie y boca, toma de 3 a 6 días para que aparezca el primer síntoma. A esto se le llama el periodo de incubación. Por lo general empieza con fiebre, dolor de garganta y goteo nasal, como es el caso del resfriado común, pero luego un sarpullido y ampollas pequeñas empiezan a aparecer en las siguientes partes del cuerpo:

  • En la boca
    • En la parte interior de las mejillas

    • En las encías

    • A los lados de la lengua

    • En la parte superior de la boca

  • En los dedos
  • En las palmas de las manos
  • En las plantas de los pies
  • En las nalgas

Nota: Una, varias o todas estas partes del cuerpo pueden presentar ampollas.

Los síntomas son peor en los primeros días, pero por lo general desaparecen en una semana. Descamación en los dedos de las manos y pies puede suceder de 1 a 2 semanas después, pero es inofensiva.

¿Cómo se diagnóstica la enfermedad de mano, pie y boca?

Su pediatra le puede decir si su niño tiene la enfermedad de mano, pie y boca basado en los síntomas que le describa y mirando las úlceras de la boca y el sarpullido. Dependiendo la severidad de los síntomas del niño, el pediatra puede recolar muestras de la garganta del niño y enviarlas para exámenes de laboratorio.

Si su niño es diagnosticado con la enfermedad de mano, pie y boca, cerciórese de informar a su proveedor del cuidado infantil o a la escuela. Es posible que tengan que informar a los otros padres y miembros del personal para que estén atentos a los síntomas.

¿Cuál es el tratamiento?

No hay un medicamento para tratar o curar la enfermedad de mano, pie y boca. Lo único que los padres pueden hacer es aliviar la fiebre y el dolor con acetaminofén o ibuprofeno. Llame a su pediatra si su niño tiene una fiebre que le dura más de 3 días o si él o ella no estan bebiendo líquidos.

Para el dolor de la boca:

En los niños mayores de 1 año, los padres pueden consultar con su médico ya que existen una variedad de remedios líquidos que pueden ser buenos para aliviar el dolor de las úlceras de la boca. No utilice enjuagues bucales normales ya que pueden arder.

  • De 1 a 6 años: Ponga unas cuantas gotas en la boca del niño o con un hisopo de algodón.

  • Mayores de 6 años: Use una cucharadita (5 ml) como enjuague bucal. Manténgalo en las ampollas de la boca el mayor tiempo posible. Luego asegurése de que el niño lo escupa o lo trague.

Evite la deshidratación

Los niños con la enfermedad de mano, pie y boca deben beber suficientes líquidos. Llame a su pediatra ahora o vaya a una sala de urgencias si cree que su niño está deshidratado. Para más información, lea: La deshidratación en los bebés y en los niños.

¿Por cuánto tiempo es contagiosa?

Por lo general es más contagiosa durante la primera semana de la enfermedad. Sin embargo, los niños que tienen la enfermedad de mano, pie y boca pueden "excretar" o despojarse del virus por las vías respiratorias (nariz, boca y pulmones) durante 1 a 3 semanas y en las heces durante semanas o meses después del inicio de la infección.

¿Cómo se propaga la enfermedad de mano, pie y boca?

El virus que causa la enfermedad de mano, pie y boca se propaga generalmente por medio del contacto de persona a persona de varias formas:

Ruta respiratoria

  • Contacto con las gotas grandes que se forman cuando el niño habla, tose o estornuda. Estas gotas pueden caer en los ojos, nariz o boca. La mayoría de estas gotas no permanecen en el aire; por lo general no viajan más de 3 pies (91,4 cm) y luego caen al suelo.

  • El contacto con secreciones (nasal mucosa o saliva) de objetos contaminados por children que tienen el virus.

Ruta fecal-oral

  • Contacto con las heces de niños infectados. Por lo general esto pasa cuando un niño enfermo se unta sus dedos y luego toca un objeto que otro niño toca. El niño que toca la superficie contaminado pone luego sus dedos en su boca.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir y controlar la propagación de la enfermedad de mano, pie y boca?

  • Enseñe a sus niños a cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable cuando estornudan o tosen lo más posible o con la manga de la camisa si no tienen un pañuelo disponible. Enséñele a todos a lavarse las manos después de usar pañuelos o de haber estado en contacto con secreción mucosa. Cambie o cubra la ropa contaminada.

  • Lave sus manos después de cambiar los pañales. Los padres pueden propagar el virus a otras superficies al entrar en contacto con las heces, líquido de la ampolla o saliva.

  • Limpie, enjuaje y desinfecte los jueguetes que han estado en contacto con su niño a través de la saliva.

  • Prevenga que se compartan los alimentos, bebidas y útiles de uso personal que su niño pueda tocar con la boca, tales como los cubiertos, cepillo dental y toallas.

  • Proteja a los otros niños en su hogar. Cerciórese de que no entren en contacto con el niño que está infectado. Los besos, abrazos y compartir vasos y cubiertos pueden propagar la infección rápidamente. Si sus niños comparten una habitación, sepárelos mientras que el niño enfermo es contagioso.

  • Desinfecte las superficies que su niño toca con frecuencia, esto puedo ayudar a prevenir que un hermano contraiga la enfermedad de mano, pie y boca (y es posible hacerlo si tiene cuidado y mantiene las superficies limpias).

¿Puede mi niño ir a la escuela o centro para el cuidado infantil cuando tiene la enfermedad de mano, pie y boca?

Sí, excepto cuando:

  • El niño no se está sientiendo bien para participar en la clase o tiene fiebre.

  • El profesor o proveedor de cuidado cree que no puede cuidar a su niño sin descuidar a los otros niños de la clase. Babeo excesivo de las úlceras de la boca puede ser un problema que las personas tienen dificultad para manejar.

  • El niño tiene muchas ampollas abiertas. Por lo general toma 7 días para que las ampollas se sequen.

  • El niño cumple otros requisitos establecidos en el criterio para no estar en el salón de clases.

Nota: Excluir a un niño del centro de cuidado infantil o escuela no reduce la propagación de la enfermedad de mano, pie y boca porque los niños pueden propagar el virus incluso cuando no tienen síntomas y el virus puede estar presente el las hecers por semanas después de que desaparezcan los síntomas.

¿Cuándo puede mi hijo regresar a la escuela o centro para el cuidado infantil?

Un niño puede regresar a la escuela o centro para el cuidado infantil después que todos los requísitos de los criterios de exclusión (ver lista arriba) se han resuelto y el niño se siente mucho mejor para participar. Hable con su pediatra si no está seguro cuándo debe su niño regresar a la escuela o centro para el cuidado infantil.

¿Si mi niño ya ha sufrido de la enfermedad de mano, pie y boca, pueden contagiarse de nuevo?

Si. Un niño pueden contagiarse de la infección varias veces con el mismo tipo de virus o virus diferentes que causan la enfermedad de mano, pie y boca.

Información adicional:

 

Última actualización
7/26/2016
Fuente
Adapted from Managing Infectious Diseases in Child Care and Schools, 4th Edition (Copyright © 2016 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest