Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo evitar la propagación de enfermedades en la guardería o centro de cuidado infantil

Cuando los niños están juntos, existe la posibilidad de que se propaguen las enfermedades. Esto es el caso en especial de los bebés y los niños pequeños que suelen limpiarse las nariz con las manos o frotarse los ojos y luego agarran los juguetes o tocan a otros niños. Estos niños a su vez, se tocan la nariz y se frotan los ojos y así es como el virus viaja de la nariz a los ojos o de un niño a otro por medio de las manos o juguetes del siguiente niño que los toca. Los niños se enferman mucho en los primeros años de su vida mientras que sus cuerpos producen inmunidad contra las infecciones.

En muchos centros de cuidado infantil y guarderías, el personal simplemente no puede cuidar a un niño enfermo, aunque en otros, el niño se puede mantener cómodo en un área separada donde no puedan contagiar la enfermedad a los otros niños. Mientras esperan a que los recogan, el niño enfermo que ha sido excluido debe estar apartado para que no tenga contacto con aquellos que no han sido expuestos a la infección. Generalmente, es mejor no trasladarlo a otro espacio para prevenir que la enfermedad se extienda por toda la instalación y para mantenerlo bien supervisado. En algunos programas, un miembro del personal que conoce bien al niño y que está capacitado para brindar atención a niños enfermos puede cuidar al niño en el espacio reservado para esto para que otros no sean expuestos. Si el niño requiere atención mínima para su malestar y  no requiere ser excluido del programa,  se puede asignar un lugar adonde el niño se pueda acostar mientras continua a la vista del miembro del personal cuando el niño requiere descanso. En algunas comunidades, se han establecido centros para niños con enfermedades leves que no pueden participar en el programa o que necesitan más atención de la que el personal le puede brindan en el lugar habitual.

Incluso con todas estas medidas de seguridad, es probable que algunas enfermedades se propaguen en un centro de cuidado infantil o guardería. En el caso de muchas infecciones, un niño puede contagiar a otros un día o más antes de tener los síntomas. Esta es otra razón por la que es importante lavarse las manos y las de su hijo con frecuencia. Usted nunca sabe si su hijo u otro niño está transmitiendo un virus o bacteria. Su hijo se enfermará en alguna ocasión cuando esté en el centro de cuidado infantil o guardería y necesitará regresar a casa. Usted debe estar preparado y pensar quién podría recoger al niño cuando esto suceda.

Afortunadamente, no todas las enfermedades son contagiosas (por ejemplo, la infección de oído). En estos casos, no es necesario separar a su hijo enfermo de los otros niños. La mayoría de los medicamentos pueden ser programados para ser administrados solamente en el hogar. Si su hijo necesita tomar un medicamento durante el día, cerciórese de que el programa tiene procedimientos establecidos y personal capacitado para administrar el medicamento, y saben la hora y la forma de administración y la dosis apropiada, y mantienen un record de cada dosis.

Medidas para promover la buena higiene

Para reducir el riesgo de enfermedades en los ambientes de cuidado infantil, así como en las escuelas, el centro debe cumplir con ciertos criterios que promuevan la buena higiene. Por ejemplo

  • ¿Existen lavabos en cada salón y disponen de lavabos por separado para lavarse las manos y para preparar la comida? Los alimentos se preparan en áreas diferentes y separadas de los inodoros del baño y los cambiadores de pañales de los bebés?

  • ¿Los baños y los lavamanos están limpios y disponibles para los niños y para el personal? ¿Se usan toallas de papel desechables para que cada niño use su propia toalla y que no la comparta con otros niños?

  • ¿Se desinfectan los juguetes que los bebés y niños pequeños pueden meter en su boca antes de que otros jueguen con ellos?

  • ¿Se limpia y se desinfecta el equipo y los salones para el cuidado de los niños al menos una vez al día?

  • ¿La leche materna tiene etiquetas y se almacena correctamente?

  • ¿Se instruye a los niños y a las personas que los cuidan para que laven sus manos durante el día?, incluyendo

    • Cuando llegan al centro

    • Antes y después de manipular alimentos, alimentar a un niño o comer

    • Después de ir al baño, cambiar un pañal o ayudar a un niño a ir al baño (Después de cambiar un pañal, la persona que cuida del niño y el niño deben lavarse las manos y se debe desinfectar el área para cambiar pañales).

    • Después de ayudar a un niño a limpiar su nariz o boca, o después de curar una cortada o golpe

    • Después de jugar en las cajas de arena

    • Antes y después de jugar en agua utilizada por otros niños

    • Antes y después de que los miembros del personal den un medicamento a un niño

    • Después de manipular basureros o basura

    • Después de tocar a un animal doméstico u otro animal

  • Asegúrese de que su hijo comprende la buena higiene y la importancia de lavarse las manos después de usar el baño y antes y después de comer.

Información adicional

 

Última actualización
1/26/2017
Fuente
Council on Early Childhood (Copyright © 2017 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest