Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

¿Es la cirugía para bajar de peso una opción para los adolescentes y preadolescentes?

Un niño de 15 años que pesa 270 libras (122 kg), uno de 18 que pesa cerca de 400 libras (181 kg); ambos están enfrentando una lucha que no pueden ganar por sí solos, obesidad severa.

De acuerdo con datos nacionales, 4,5 millones de niños en los Estados Unidos están clasificados como "severamente obesos", una cantidad que se ha duplicado casi el doble desde 1999.

A diferencia de los niños que solo necesitan bajar unas cuantas libras, dietas tradicionales y ejercicio no les van a servir a estos niños, que podrían también padecer de muchas otras enfermedades físicas, tales como la diabetes, apnea del sueño y presión arterial alta a una corta edad. Estos niños necesitan algo más.

La cirugía bariátrica es la única forma basada en evidencia que es eficaz y segura que ha demostrado ayudar a los preadolescentes y adolescentes que sufren de obesidad severa. La cirugía más común para bajar de peso en los Estados Unidos, la manga y la desviación gástrica (baipás), ayuda a las personas a reducir cerca de 30 % de su peso corporal y a no recuperarlo. Desafortunadamente, es poco usada por parte de aquellos que podrían beneficiarse más de ella.

Una declaración de política de la American Academy of Pediatrics (AAP) -en inglés- ofrece evidencia y apoyo para dar más acceso a este procedimiento a los adolescentes que sufren de esta afección.

En esencia, la obesidad severa en los niños es lo que la AAP llama una "epidemia de la epidemia".

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC)un 17 % de niños y adolescentes   luchan con la obesidad; ¡más de 12 millones de jóvenes! Y aunque a muchos les guste buscar culpables, los investigadores identifican ahora a la obesidad como una enfermedad genética. Básicamente, ciertos genes y rasgos nos hacen más susceptibles a comer en exceso y a engordar y a la acumulación excesiva de peso. Considere como factor la popularidad de las comidas rápidas, grasas saturadas, alimentos procesados y bebidas azucaradas, y tendrá como resultado 4,5 millones de niños que son diagnosticados con obesidad severa. Consulte:
Cómo los niños desarrollan preferencias por alimentos poco saludables.
 
​La obesidad "severa" se define como tener un índice de masa corporal (IMC) que es = 120 % del percentil 95para la edad y el sexo según la norma de la curva de crecimiento; esto es por lo general de 35 kg/m 2 o más.
 
Los niños con obesidad severa que padecen de otros problemas de salud relacionados con su peso necesitan opciones de tratamiento eficaces.

 

“¿Es la cirugía bariátrica una buena opción para mi niño?”

Esta pregunta debe estar al centro de cualquier decisión que se tenga que hacer en conjunto; la decisión de cualquier cirugía-a cualquier edad-se debe basar en los riesgos de la cirugía misma frente a los riesgos de no hacerlo.

La AAP recomienda una enfoque de equipo para prestar atención médica a los niños con enfermedades crónicas como lo es la obesidad severa. Las evaluaciones extensas y discusiones continúas y reflexivas sobre el peso excesivo con los proveedores de atención primaria, especialista, y el equipo quirúrgico, así como los proveedores de salud mental y nutricionistas, s -son críticas en el proceso de la toma de decisión de someterse o no la cirugía para reducir peso.

Cuando se trata de una cirugía bariátrica para adolescentes, existen riesgos de deficiencias vitamínicas y complicaciones quirúrgicas. Sin embargo, la razón de realizar la cirugía en primer lugar es para mejorar la salud a largo plazo hasta que se conviertan en adultos, ¡es una ventaja enorme! La cirugía bariátrica también parece ser tan segura y efectiva para pacientes jóvenes como lo es para los adultos.

¿Dónde someterse a la cirugía?

La AAP también recomienda que se realice la cirugía bariátrica en centros de salud que tengan amplia experiencia en cirugía pediátrica y que cuenten con apoyo total de especialistas pediátricos que puedan evaluar plenamente y prestar atención a los pacientes con obesidad severa antes y después de la cirugía. Los padres pueden buscar programas para adelgazar acreditados y diseñados para adolescentes aquí (en inglés).

Cuando el seguro médico es un problema.

La falta de acceso a la cirugía para bajar de peso es una barrera enorme en todos los Estados Unidos; cobertura por seguros médicos, o la falta de cobertura, es una de las razones principales.

Un estudio del 2014 señaló que menos de la mitad (47 %) de los niños con obesidad severa tenían seguros médicos que cubrieran la cirugía. "Menores de 18 años" se citaba como la razón más común para negar cobertura. Lastimosamente, sabemos que adolescentes de hogares de bajos ingresos económicos, y aquellos de ciertos grupos raciales y minorías étnicas son los que tienen menos probabilidad de tener acceso a una cirugía para bajar de peso.

La AAP recomienda que las compañías de seguros médicos cubran la cirugía bariátrica y todos los costos preoperatorios y postoperatorios. La AAP también recomienda evitar establecer límites de edad arbitrarios para la cobertura, en lugar de considerar este procedimiento para los pacientes diagnosticados con obesidad.

La Coalición de Acción contra la Obesidad tiene buenas sugerencias sobre el lenguaje específico de inclusión y exclusión que debe buscar en su póliza de seguro médico. Los padres también pueden enviar una copia de la declaración de política y el informe técnico a su compañía de seguros médicos.

La vida después de la cirugía bariátrica

Hay recomendaciones específicas para la alimentación y actividad recomendadas que se deben cumplirse después de la cirugía; muchos programas y compañías de seguros requieren que los pacientes se informen de estas cosas antes de ser considerados para la cirugía. Es una gran responsabilidad.

Siempre hay incertidumbre y variedad a cualquier edad en términos de cómo reaccionan los pacientes ante la cirugía bariátrica. Incluso pacientes de la misma familia reaccionan de forma diferente.

La adolescencia, podría ser la mejor época para una cirugía bariátrica; los resultados son prometedores.

Un estudio reveló que 95 % de los adolescentes que padecían de diabetes tipo 2 se curaron de su diabetes después de la cirugía bariátrica y a cerca de un 80 % se les normalizó la presión arterial. Estos cambios de índices en los resultados son mejores de los que se documentan entre los adultos.

Otro estudio reveló que, hasta ocho años después de la cirugía, era típico que adolescentes bajaran por lo menos 30 % de su peso corporal original y que se vieron otras mejoras de salud enormes, incluyendo a una mayor sensación de bienestar e índices más bajos de depresión y exclusión que sentían debido a su peso.

Si su niño padece de obesidad severa y sufre de otros problemas de salud, la cirugía para bajar de peso puede ser una opción. Hable con los médicos de su niño. Recuerde, usted es el principal defensor de la salud de su niño.

 
RELEVANCIA DEL CONTENIDO PARA LA COMUNIDAD HISPANA
De acuerdo con información reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad entre los niños y los adolescentes se ha multiplicado por 10 en las últimas 4 décadas, y en Estados Unidos la obesidad infantil se considera una epidemia que está aumentado de forma más rápida en la población hispana que en otros segmentos de la población.
Última actualización
10/31/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright @ 2019)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos