Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Cirugía de tiroides en niños

​Algunos niños tienen afecciones médicas relacionadas con la tiroides.  Ésta es una glándula en forma de H en la base del cuello que produce hormonas (sustancias químicas en la sangre).  La hormona tiroidea ayuda a controlar el metabolismo, que es cuán rápido o lento funciona el cuerpo.  Involucra temperatura, frecuencia cardíaca, respiración, energía, sueño, crecimiento, intestino y muchas otras partes de su cuerpo.

Es posible que su médico decida que el problema de la tiroides de su hijo podría mejorarse con una cirugía.

¿Cuáles son algunas razones comunes para la cirugía de tiroides?

Su hijo puede consultar a un cirujano de tiroides por afecciones tales como:

  • Un bulto (masa) en su tiroides

  • Una tiroides hiperactiva (enfermedad de Grave) que no mejora con medicamentos

  • Una tiroides grande (bocio)

  • Cáncer de tiroides

  • Afecciones genéticas con alto riesgo de cáncer (Neoplasia endocrina múltiple o síndromes de MEN.  Estos son poco frecuentes).

¿Qué necesitará saber el cirujano de tiroides?

Su cirujano le preguntará sobre el historial médico de su hijo, su historial familiar y le realizará un examen físico.  Asegúrese de informar a su cirujano si su hijo tiene:

  • Cualquier bulto o masa en el cuello

  • Problemas previos de tiroides o cirugía de tiroides

  • Medicamentos que incluyen vitaminas y suplementos

  • Antecedentes familiares de problemas de tiroides

  • Antecedentes familiares de problemas de calcio, tumores abdominales o cerebrales

  • Si su hijo tuvo anteriormente cáncer, quimioterapia (medicamento para el cáncer) o radiación

¿Qué tipo de pruebas se deben realizar para ver si mi hijo necesita una cirugía de tiroides?

Laboratorios

El cirujano realizará algunos análisis de sangre para ver cómo está funcionando la tiroides de su hijo. ¿Está funcionando demasiado o muy poco? Estos resultados ayudarán al cirujano de su hijo a decidir qué tipo de imágenes radiológicas solicitar.

Radiología

  • Ultrasonido. Una ecografía de tiroides es una prueba que usa ondas sonoras para observar el tamaño y la forma de la tiroides y las cosas alrededor de la tiroides.  Este es el mismo tipo de ecografía que se usa para las mujeres embarazadas.

  • Exploración de captación de yodo radiactivo (RAIU, por sus siglas en inglés).  Esta prueba muestra a los médicos qué tan bien la tiroides de su hijo absorbe el yodo.  Pueden ver si una parte de la tiroides absorbe más yodo que el resto de la tiroides.

Estos estudios pueden ayudar a decidir qué tipo de cirugía se necesita.  A veces, también se necesitan otros tipos de estudios radiológicos, y el cirujano de su hijo le hablará sobre cuáles serían.

Biopsia

  • Aspiración con aguja fina.  Si su hijo tiene un bulto en la tiroides, el cirujano puede recomendar una biopsia llamada aspiración con aguja fina.  Este es un procedimiento que se realiza en la sala de radiología con o sin sedación (medicamento relajante).  Se utiliza una pequeña aguja para extraer algunas células de la tiroides, que un patólogo (un médico especializado en observar células) examina al microscopio.  Los riesgos de problemas derivados de la realización de esta biopsia son pequeños, pero pueden incluir molestias leves, sangrado o la necesidad de repetir la biopsia.

¿Qué debo esperar el día de la cirugía?

Si usted y el cirujano de su hijo deciden que la cirugía es el mejor tratamiento, se programará una cirugía para extirpar una parte o la totalidad de la tiroides de su hijo. A su hijo se le administrará anestesia general, lo que significa que estará completamente dormido durante toda la cirugía.

Se hace una incisión en la parte delantera del cuello de su hijo en un pliegue de la piel.  Se extrae una parte (lobectomía) o la totalidad (tiroidectomía total) de la tiroides. El cirujano de su hijo se encargará de proteger el tejido que rodea la tiroides, especialmente las glándulas paratiroides (glándulas de calcio) y los nervios cercanos a la tiroides.  Luego, la incisión se cierra con puntos y se cubre con pegamento o cinta médica.

Los riesgos y posibles complicaciones de la cirugía de tiroides incluyen:

  • Sangrado

  • Infección

  • Daño a cosas cercanas a la tiroides como el nervio de la laringe (nervio laríngeo recurrente) o las glándulas de calcio (glándula paratiroidea)

  • Calcio bajo a muy bajo que requiere medicación: esto puede ser durante unos días, semanas, meses o años

  • Riesgo de reaparición del bulto (recurrente)​​

​¿Qué debo esperar después de la cirugía?

Sala de recuperación

Tan pronto como su hijo se despierte después de la cirugía, alguien de la sala de recuperación lo llamará y lo llevará de nuevo con su hijo. La anestesia puede tardar un poco en desaparecer.  Una vez despierto, su hijo puede comer y beber.  Las náuseas después de la cirugía son comunes.  Dependiendo de la extensión de la cirugía, su hijo puede permanecer en la sala de recuperación por un par de horas o el cirujano de su hijo puede querer controlar a su hijo durante la noche en el hospital.

Su hijo puede sentir algo de dolor en la incisión. A veces, los cirujanos inyectan un anestésico debajo de la piel para ayudar a controlar el dolor. A su hijo también se le administrarán analgésicos.

Es posible que su hijo tenga dolor de garganta debido al tubo de respiración utilizado para la anestesia durante la cirugía. Eso debería ser leve y desaparecer en uno o dos días.

¿Cómo cuido de mi hijo en casa?

  • Sepa cómo cuidar la herida de su hijo.

    • Ayude a su hijo a evitar pellizcarse, rascarse o tirar de la incisión.

    • No nadar hasta que la piel haya sanado.

    • Pregúntele al cirujano de su hijo cuándo su hijo puede bañarse normalmente (generalmente dentro de uno o dos días)

  • Comprenda las restricciones de actividad después de la cirugía.

    • Después de la anestesia, su hijo puede sentirse somnoliento o mareado durante algunas horas.  Limite su actividad el día de la cirugía.  No les permita conducir, andar en bicicleta ni operar vehículos motorizados (vehículos todo terreno, carritos de golf, botes, monopatines, etc.).  Al día siguiente, su hijo puede reanudar sus actividades normales según lo tolere.

    • No se permiten deportes de contacto inmediatamente después de la cirugía.  Su hijo debe evitar recibir puñetazos o patadas en la incisión para que la incisión se cure bien.

    • Su hijo puede regresar al trabajo o la escuela en aproximadamente 2 a 7 días; depende del cirujano de su hijo.

  • Administre los medicamentos según las indicaciones.

    • Medicina para el dolor. Por lo general, acetaminofén no más de cada 4 horas durante uno o dos días

    • Medicina de calcio. Si el calcio en la sangre de su hijo es bajo, es posible que el cirujano quiera que su hijo tome calcio para mantener normal ese nivel.

    • Hormona tiroidea. Si se extrae toda la tiroides de su hijo, su hijo deberá tomar hormona tiroidea todos los días.  Esto es muy importante para la energía y el metabolismo de su cuerpo. Asegúrese de que tomen el medicamento según las indicaciones. Su hijo nunca debe decidir por sí solo dejar de tomar medicamentos.

  • Programe las citas de seguimiento que sean necesarias.

    • Haga un seguimiento con el cirujano de su hijo según las indicaciones, generalmente en 1 a 4 semanas. Es posible que su hijo necesite análisis de sangre en esa visita para verificar la cantidad de hormona tiroidea y/o calcio en la sangre.

    • El cirujano de su hijo también puede derivarlo a un endocrinólogo (médico especialista en tiroides) para controlar el nivel de la hormona tiroidea durante más tiempo.

  • Sepa cómo reducir la aparición de cicatrices.

    • Puede usar bloqueador solar sobre la incisión de su hijo después de que la herida haya sanado (hable con el cirujano de su hijo). No se ponga bloqueador solar antes de que la herida sane; puede doler o enrojecerse e irritarse.  Una vez que la piel haya sanado, el protector solar ayudará a evitar que la herida deje una cicatriz más oscura.  Siga usando protector solar en la herida durante el primer año después de la cirugía, especialmente cuando la cicatriz esté expuesta a mucho sol.

    • Una vez que la herida de su hijo haya sanado, masajear suavemente la cicatriz puede ayudar a que su apariencia se desvanezca.

    • También puede considerar usar gel de silicona de venta libre o cinta adhesiva para ayudar a atenuar las cicatrices. Una vez que la herida haya sanado, aplique dos veces al día durante 3 meses.

¿Cuándo debo llamar al consultorio del cirujano?

Asegúrese de llamar al cirujano si su hijo tiene:

  • Mucha hinchazón o sangrado por la incisión

  • Enrojecimiento o supuración de la incisión. Esto podría ser un signo de infección.

  • Fiebre superior a 101.5 (38,5 grados Celsius). Este podría ser otro signo de infección.

  • Entumecimiento u hormigueo alrededor de los labios o las yemas de los dedos.  Esto podría ser un signo de niveles bajos de calcio.

Información adicional:

Sobre la Dra. Diesen

Diana L. Diesen, MD,  es cirujana pediátrica en el Hospital Inf​antil de Dallas. Es profesora adjunta de cirugía en el Centro Médico UT Southwestern, y es la directora del programa de becas de cirugía pediátrica.



​Sobre el Dr. Alaish

Samuel M. Alaish, MD, FAAP, miembro de la Sección de Cirugía de la American Academy of Pediatrics, es cirujano pediátrico en la Universidad de Johns Hopkins. Es profesor adjunto de cirugía, y director del programa de becas de cirugía pediátrica.





Última actualización
2/23/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics Section on Surgery, American Pediatric Surgical Association, American College of Surgeons (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos