Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Fechas en productos de alimentos: lo que los padres deben saber

Las fechas de envasado de las etiquetas ofrecen una idea de lo fresco que es un producto.

Si bien la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) no regula la mayoría de las fechas de los envases, las leyes y reglamentos de etiquetado de alimentos de la FDA exigen que dicha información sea cierta y no engañosa.

¿Qué indican las fechas en los productos de alimentos?

Estas fechas se imprimen o estampan en la etiqueta de un alimento para indicar al consumidor la frescura y seguridad del producto. Las fechas se expresan en forma alfanumérica (por ejemplo, OCT 15) o numérica (por ejemplo, 10-15 o 1015). En inglés se indica primero el mes y luego el día.

Una fecha podría aparecer de las siguientes maneras:

  1. Fecha de retiro de estanterías o "Vender antes de": Este es el último día en el que el se puede vender el producto según la recomendación del fabricante. Por lo general, la fecha admite un tiempo adicional de almacenamiento y uso en el hogar.

  2. Fecha de garantía de frescura o de calidad: Esta fecha sugiere cuánto tiempo piensa el fabricante que el alimento se conservará en óptima calidad. La etiqueta podría decir "Consumir preferentemente antes de octubre de 2007". No obstante, el producto puede ser usado pasada dicha fecha. Una "fecha de frescura" tiene un significado diferente, dado que la palabra "fresco" impresa en la etiqueta suele sugerir que el alimento está crudo o sin procesar.

  3. Fecha de envasado: La fecha en la que se envasó o procesó el alimento.

  4. Fecha de vencimiento (caducidad): El último día que se puede comer el producto. Los gobiernos estatales regulan estas fechas en el caso de alimentos perecederos, como la leche y los huevos. La FDA exige la inclusión de fechas de vencimiento en las fórmulas para bebés.

 Información adicional:

Última actualización
11/27/2018
Fuente
Pediatric Environmental Health, 3rd Edition (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos