Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Prevención de enfermedades transmitidas por los alimentos

Quienes cuidan de los niños necesitan saber cómo protegerse de las enfermedades transmitidas por los alimentos. Nunca es demasiado pronto para ser un buen ejemplo para los niños, con un lavado de manos correcto, limpieza y una cuidadosa preparación y almacenamiento de los alimentos. Hay tres hechos básicos que debe tener en cuenta al preparar la comida.

  1. Las bacterias se multiplican rápidamente en los alimentos tibios o que se mantienen a temperatura ambiente. Así que mantenga calientes las comidas calientes y frías las comidas frías.
  2. Las bacterias suelen estar presentes en los alimentos crudos. Cocine bien los alimentos de origen animal y lave bien las frutas y verduras que se consumen crudas.
  3. Las bacterias y los virus se transmiten fácilmente de nuestros cuerpos a los alimentos y de un alimento a otro. Lávese las manos con frecuencia y anime a sus hijos a que hagan lo mismo. Nunca vuelva a colocar una cuchara utilizada para probar la comida en los alimentos sin lavarla. Mantenga los alimentos crudos y cocidos separados. Lave los cuchillos, las tablas de cortar y otros utensilios usados para preparar una comida antes de volver a utilizarlos para otra.

Puede reducir el riesgo de que su familia contraiga enfermedades transmitidas por los alimentos si elige alimentos en buen estado y sigue unas sencillas reglas para manipularlos, almacenarlos y prepararlos.

Compra de alimentos

  • Si advierte que los alimentos no han sido manipulados satisfactoriamente en los mercados o restaurantes, comuníqueselo al gerente.
  • Revise la "fecha límite de venta" y la "fecha de consumo preferente" para evitar la compra de artículos vencidos o caducados.
  • No compre latas, envases o paquetes dañados.
  • Asegúrese de que los alimentos congelados estén sólidos, sin señales de agua o hielo que indiquen que el producto ha sido descongelado y vuelto a congelar.
  • Verifique que los alimentos de la góndola o sección de productos refrigerados estén fríos al momento de la compra.
  • Revise los huevos y rechace los que estén sucios, rotos o no refrigerados; verifique las fechas de vencimiento en el cartón.
  • Coloque las carnes en bolsas separadas de los productos frescos.
  • Evite la leche y los jugos crudos o sin pasteurizar, así como el queso elaborado con leche cruda o sin pasteurizar.

Almacenamiento de alimentos

  • Guarde los alimentos a las temperaturas correctas. Almacenarlos a las temperaturas incorrectas es la causa más común de los brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos. Refrigere o congele los alimentos tan pronto como los saque del envase. Envuelva la carne, el pollo y el pescado crudos de modo que no entren en contacto con otros alimentos, especialmente los alimentos que se consumen crudos.
  • Mantenga las frutas y verduras refrigeradas en el cajón correspondiente del refrigerador. Mantenga otras frutas y verduras a temperatura ambiente baja. Proteja las papas de la luz (una bolsa de compras de papel funciona bien) para evitar la formación de compuestos tóxicos de solanina, que se identifican por el color verde. Deseche las papas que se hayan puesto verdes y tengan brotes.
  • Almacene y use las latas y los paquetes de acuerdo con la fecha de uso.
  • Guarde los granos y cereales en armarios o en envases opacos; su contenido vitamínico se deteriora con la exposición a la luz. Del mismo modo, guarde los aceites lejos de la luz para evitar que se pongan rancios.

Preparación de alimentos

  • Lávese las manos de 10 a 20 segundos como mínimo con agua tibia y jabón antes de preparar los alimentos, y vuelva a lavárselas periódicamente según sea necesario. Si los niños están ayudando, dígales que se las laven el tiempo suficiente como para cantar la canción del ABC (abecedario) lentamente. Si usa guantes de goma, lávese las manos con los guantes puestos.
  • Siga las etiquetas de manejo seguro de la carne y el pollo crudos preenvasados.
  • Descongele los alimentos congelados en el refrigerador o debajo del chorro de agua fría, no sobre la mesada ni en un contenedor con agua a temperatura ambiente.
  • Use distintas tablas de cortar para preparar carnes crudas y productos frescos crudos.
  • Después de usar una tabla de cortar o un cuchillo para carne, pescado o pollo crudos, lávelos con agua caliente y jabón. Enjuague la tabla de cortar con una solución con cloro suave (¼ de taza de cloro por cada galón de agua /3,79 litros de agua) antes de volver a utilizarla para cualquier comida. Lave las tablas de cortar de plástico en el lavavajillas, si tiene una. Cocine la carne a la temperatura recomendada y use un termómetro para carne si tiene dificultad para saber cuándo está lista. La carne de vaca y de cordero se puede comer con un punto de jugoso a término medio, siempre que la temperatura interna haya alcanzado los  140 °F (60 °C), que matará a la mayoría de las bacterias.


Última actualización
5/31/2016
Fuente
Nutrition: What Every Parent Needs to Know (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos