Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Cambios en la etiqueta de información nutricional: lo que los padres deben saber

Los cambios recientes en las etiquetas de los alimentos pueden ayudar a las familias a hacer elecciones más saludables en las tiendas de comestibles (supermercados). La etiqueta de información nutricional de los alimentos envasados y las bebidas es ahora más fácil de leer y entender. Además incluye más información sobre los nutrientes que la mayoría de los niños y adultos estadounidenses consumen de más o de menos en sus dietas. Los cambios se basan en nuevos descubrimientos sobre problemas de salud vinculados con la dieta que afectan a cada vez más niños y adultos.

¿Todos los alimentos ya tienen la nueva etiqueta?​​

La mayoría de los productos la tiene, pero no todos. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos exigió que la mayoría de los alimentos envasados y bebidas elaborados por grandes compañías comenzaran a usar la nueva etiqueta en enero de 2020.

​¿Qué cambios tiene la nueva etiqueta?

Aquí presentamos 8 cambios esenciales de la etiqueta de información nutricional que ayudan a las familias a saber si los productos que compran están acordes a sus necesidades alimentarias.

Calorías y tamaño de la porción. La nueva etiqueta de información nutricional tiene letras más grandes y en negrita para "Calorías", al igual que para las “porciones por envase" y el “tamaño de la porción".  Los tamaños de las porciones en la nueva etiqueta reflejan ahora con más precisión cuánto come y bebe actualmente una persona (aunque no necesariamente refleja la cantidad que debe comer).  Por ejemplo, la cantidad de referencia usada para definir una porción de helado era, anteriormente, de ½ taza, pero se cambió a ⅔ de taza. ​

Etiquetas de dos columnas. Las nuevas reglas de la FDA exigen que las etiquetas tengan dos columnas en los empaques que contengan entre una y dos porciones, porque las personas, por lo general, consumen el contenido de una sola vez. En estos productos, una columna detalla las calorías y la información nutricional de la porción de tamaño promedio y la otra, la de todo el producto. Una botella de 12 o 20 onzas de gaseosa (refresco) se etiquetará como 1 porción, por ejemplo, ya que es probable que una persona beba toda la botella de una vez, de uno u otro tamaño.

Azúcares agregados. Por primera vez, la etiqueta de información nutricional incluye la cantidad de azúcares agregados que tiene cada porción del producto. Comer y beber demasiados alimentos y bebidas con azúcares agregados está ligado a enfermedades crónicas tales como la obesidad, la diabetes y las cardiopatías. Dado que los índices de estas enfermedades están aumentando tanto en niños como en adultos, la Academy of Pediatrics, la American Heart Association y otras asociaciones médicas importantes exhortan a limitar los azúcares agregados en la dieta.

Las dos principales fuentes de azúcares agregados en la dieta de los estadounidenses son las bebidas endulzadas con azúcar (gaseosas/refrescos, bebidas deportivas y energéticas y jugos de frutas) y los refrigerios y dulces/golosinas.

Fibra. El valor diario recomendado de fibra dietética, de la que muchos estadounidenses tienen carencia, aumentó de 25 a 28 % del total de calorías. El cambio refleja las investigaciones cada vez más numerosas que demuestran lo importante que es la fibra para una digestión saludable, la salud del corazón y un peso adecuado.

Grasas. La etiqueta de información nutricional ya no enumera el porcentaje de “calorías provenientes de la grasa", y mostrará en cambio simplemente los porcentajes de grasas saturadas no saludables y grasas trans. En lo referente a los resultados para la salud, el tipo de grasa que coma es más importante que la cantidad de grasa total.

Vitamina D. Ahora se incluyen los valores diarios por porción de vitamina D, ya que los estadounidenses no siempre consumen una cantidad suficiente de este nutriente. La vitamina D mantiene fuertes y saludables los huesos, los músculos, los nervios y el sistema inmunitario.

Si bien las Pautas alimentarias para esta​dounidenses 2015–2020 (en inglés) aún vigentes recomiendan que los azúcares agregados aporten menos del 10 % del total de calorías consumidas, los estudios sugieren que los niños y adolescentes estadounidenses consumen el 17 % de sus calorías en forma de azúcares agregados.

Sodio y potasio. La mayoría de los estadounidenses consume demasiado sodio y no suficiente potasio, y ambas cosas pueden contribuir con la presión arterial alta. La nueva etiqueta alimenticia redujo levemente el límite diario de sodio de 2400 mg por día a 2300 mg por día, y ahora también exige que se incluya el contenido de potasio.

Vitaminas A y C. La cantidad de vitaminas A y C ya no tendrá que incluirse en la etiqueta pero podrá incluirse de todos modos si así se deseara. La deficiencia de estos nutrientes ya no es habitual, como lo era cuando se creó originalmente la etiqueta de información nutricional.

Recuerde

Si tiene preguntas sobre cómo elegir alimentos saludables y nutritivos para su hijo, hable con su pediatra.

Información adicional:


Última actualización
6/5/2020
Fuente
American Academy of Pediatrics Committee on Nutrition (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos