Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

Un informe clínico de la AAP enumera cómo ayudar a los niños durante un divorcio o separación

Los pediatras pueden apoyar a los niños cuyos padres están en medio de un divorcio o separación, identificando la necesidad de intervención y manteniendo relaciones positivas y neutras con ambos padres, de acuerdo a un nuevo informe clínico que será publicado por la American Academy of Pediatrics.

Todos los años, más de un millón de niños estadounidenses quedan afectados por el rompimiento de la relación de sus padres y pueden sufrir trauma emocional que requiere apoyo adicional, de acuerdo con el informe: "Cómo ayudar a los niños y familias a lidiar con el divorcio y la separación".  El informe, que será publicado en el número de diciembre de 2016 de Pediatrics (en línea el 28 de noviembre), nota que la separación de parejas heterosexuales que no han contraído matrimonio es más común que el divorcio y puede ocasionar problemas psicológicos que son de tanta importancia como los de los matrimonios.  Estos niños requieren apoyo pediátrico tanto como los de las parejas que están atravesando un divorcio, de acuerdo con las recomendaciones.

"El pediatra puede ayudar a los padres a entender las reacciones de los niños al divorcio o la separación", dijo una de las autoras principales, Carol C. Weitzman, MD, FAAP, presidenta de la Sección para el Desarrollo y el Comportamiento Pediátrico de la AAP.

"Estas reacciones pueden variar, dependiendo de la edad y la etapa de desarrollo", dijo ella. "Se le debe recomendar a los padres contestar las preguntas de sus niños con honestidad y permitirles que expresen sus propios sentimientos”.

Muchos niños muestras cambios de comportamiento durante el primer año de la separación de los padres. Aunque la mayoría de los problemas relaciones con su ajuste se resuelven en dos a tres años después de la separación, el sentimiento de pérdida del niño puede durar por muchos años y se puede exacerbar durante los festivos, los cumpleaños o acontecimientos especiales, de acuerdo con el informe.

Las reacciones de los niños también pueden variar de acuerdo con su temperamento y la habilidad de los padres para atender a sus necesidades y lidiar con sus sentimientos, así como la forma como los padres y los niños se relacionan entre sí antes y después de la separación, nota el informe.

Mientras los niños se desarrollan y maduran, sus emociones, comportamientos y necesidades respecto al impacto del divorcio pueden cambiar, observa el informe. Los cambios y nuevos arreglos de custodia, la introducción de padrastros/madrastras, citas amorosas y actividades sexuales de los padres pueden ser retos para el ajuste del niño.

 "Las rutinas de los niños —tales como la escuela, las actividades extracurriculares y sus contactos con amigos y familiares— deben permanecer tan normal y sin cambios como sea posible", dijo Michael Yogman, MD, FAAP, presidente del Comité de Aspectos Psicológicos de la Salud del Niño y la Familia". "Los niños necesitan entender que ellos no ocasionaron el divorcio y que les contesten sus preguntas con honestidad, de acuerdo con su nivel de razonamiento".

El informe clínico aconseja a los pediatras recomendar a las familias servicios de salud mental y de otros profesionales con experiencia en el divorcio, si es necesario.

Publicado
11/28/2016 12:15 AM
Síganos