Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La importancia de las vacunas contra la gripe mientras continúa la pandemia de COVID-19

​​​​​​La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que todos los niños sanos de 6 meses o más se vacunen contra la influenza este otoño ya que es la mejor protección contra la gripe, especialmente ahora que muchos niños han regresado al aprendizaje presencial.

La declaración de política de la AAP, "Recommendations for Prevention and Control of Influenza in Children, 2021–2022" (Recomendaciones para la prevención y el control de la influenza en los niños, 2021-2022), se publicará en la edición de octubre de 2021 de Pediatrics. Una revisión detallada de la evidencia que respalda las recomendaciones se publica en un informe técnico adjunto (en inglés).

"Durante la pandemia de COVID-19, es importante recordar que la influenza también es un virus respiratorio altamente contagioso que puede causar enfermedades graves e incluso la muerte en los niños", dijo Flor Muñoz, MD, FAAP, autora principal de la declaración de política y el informe técnico, desarrollado por el Comité de Enfermedades Infecciosas de la AAP. "La vacuna contra la gripe es segura, eficaz y se puede administrar junto con otras inmunizaciones de rutina y la vacuna contra el COVID-19", continuó.

La AAP recomienda que todos los niños de 12 años o más reciban la vacuna contra el COVID-19 ahora aprobada para niños de 12 a 17 años y adultos. La AAP recomienda que todos los niños de 6 meses o más se vacunen anualmente con la vacuna contra la influenza

La AAP no tiene preferencia por un tipo específico de vacuna contra la gripe; según la edad y la salud del niño, puede recibir la vacuna contra la influenza inactivada (IIV), administrada mediante inyección intramuscular, o la vacuna contra la influenza atenuada (LAIV), que es un aerosol nasal.

La AAP también recomienda:

  • Los niños con COVID-19 agudo, moderado o grave no deben recibir la vacuna contra la influenza hasta que se hayan recuperado, mientras que los niños con enfermedades leves pueden ser vacunados.

  • Los niños de los grupos de alto riesgo deben recibir la vacuna contra la gripe, a menos que se desaconseje.

  • Los niños con alergia al huevo pueden recibir la vacuna contra la influenza (IIV o LAIV) sin precauciones adicionales a las recomendadas para todas las vacunas.

  • Las mujeres embarazadas deben recibir una vacuna contra la influenza inactivada en cualquier momento durante el embarazo para protegerse a sí mismas y a sus bebés. Las mujeres en el período posparto que no recibieron la vacuna durante el embarazo deben recibir la vacuna contra la influenza antes del alta hospitalaria.

  • La vacunación contra la influenza durante la lactancia es segura para las madres y sus bebés.

  • La AAP apoya la vacunación obligatoria del personal de atención médica como un elemento crucial para prevenir la influenza y reducir las infecciones por influenza asociadas a la atención médica.

Si los niños se enferman de gripe, aquellos que han sido vacunados tienen menos probabilidades de padecer una enfermedad grave o de ser hospitalizados. En años anteriores, alrededor del 80% de los niños que murieron de influenza no habían sido vacunados, según investigaciones. De manera similar, aproximadamente la mitad de las muertes por influenza ocurren en niños que de otro modo estarían sanos, sin afecciones médicas subyacentes. Entre 2017 y 2018, se informaron 188 muertes pediátricas a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Durante la temporada de gripe 2018-2019, 144 niños murieron a causa de la influenza, mientras que en la temporada 2019-2020 se produjeron 199 muertes.

La temporada de influenza 2019-2020 fue inusual y complicada por la aparición de la pandemia de COVID-19 a principios de 2020. La actividad de la gripe comenzó a principios de octubre de 2019 y continuó hasta mediados de marzo de 2020, con un descenso abrupto después de la implementación de medidas de distanciamiento físico.

Con el regreso de la escuela presencial, los expertos en salud pública están preocupados por el resurgimiento de la actividad de la gripe este invierno.

"Este año será especialmente importante mantener saludables a nuestros niños, ya que hemos visto que las camas de los hospitales y los servicios de emergencias se llenan por encima de su capacidad en comunidades donde la transmisión del SARS-CoV-2 y otros virus respiratorios sigue siendo alta", dijo la Dra. Muñoz. "Esto significa ponerse al día con todas las inmunizaciones, incluida la vacuna contra la gripe, y asegurarse de que los niños se laven las manos con frecuencia, usen mascarillas en la escuela y durante las actividades grupales en interiores, y mantengan la distancia física de los demás", finalizó.​

Más información


Publicado
9/7/2021 12:00 AM
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2021)
Síganos