Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

Pediatras de la nación prescriben plan para fomentar la asistencia a la escuela

Children in classroom. Children in classroom.

Nuevo informe de la America Academy of Pediatrics hace un llamado a los proveedores de salud para ayudar a disminuir el absentismo crónico a la escuela con el propósito de mejorar la salud de los estudiantes a largo plazo.  

Con mucha frecuencia no asistir a la escuela, con excusa o no, pone en riesgo el desempeño académico del niño y su salud futura. Una nueva declaración de política de la American Academy of Pediatrics (AAP) en el número de febrero de 2019 de Pediatrics titulada, "El vínculo entre la asistencia a la escuela y la salud" (en inglés), recomienda que los proveedores de salud promuevan asistir a la escuela como medicina preventiva. 

Definido como faltar demasiado a la escuela por cualquier razón, el absentismo crónico, empezando desde el preescolar y el kínder ha estado ligado a efectos negativos para la educación y la salud, de acuerdo con la AAP. La investigación demuestra que faltar mucho a la escuela, ya sea con excusa o por absentismo habitual, hace que los estudiantes tengan más probabilidad de tener mal desempeño académico y de dejar de ir a (abandonar) la escuela. Esto, a su vez, los pone en riesgo de comportamientos poco saludables cuando llegan a sus años de adolescencia, y mala salud cuando se convierten en adultos.

"Las ausencias a la escuela pueden acumularse rápidamente", dijo Mandy Allison, MD, MSPH, FAAP, autora principal de la declaración de política y miembro del Consejo de Salud Escolar de la AAP, que elaboró el informe. "Preguntar sobre el absentismo escolar y abordar el absentismo crónico como un factor de riesgo para la salud tiene grandes repercusiones en la vida de los pacientes, dijo la doctora.

Más de 6,5 millones de niños estadounidenses, cerca de 13 % de todos los estudiantes, faltan 15 o más días a la escuela anualmente, que es el referente que usa el Departamento de Educación de los Estados Unidos para el absentismo crónico. Por lo menos 10 % de los estudiantes del kínder y de primero elemental faltan un mes o más a clases todos los años, mientras que 19 % de los estudiantes de la preparatoria no asisten de forma crónica. Las causas comunes y que se pueden prevenir del absentismo escolar oscilan entre las infecciones como la influenza hasta enfermedades crónicas mal controladas como el asma. Los factores socioeconómicos ligados al absentismo incluyen condiciones inestables de vivienda, problemas de transporte, antecedentes de maltrato, exposición a la violencia doméstica, o tener que cuidar a un miembro más joven de la familia. 

El absentismo crónico está ligado a problemas de salud como el tabaquismo y el uso de sustancias. Sin embargo, la baja asistencia escolar y el mal desempeño académico también tienen algunas repercusiones en la salud. Los adultos con menos educación tienen más probabilidad de ser desempleados, por ejemplo, y de decir que tienen poco control sobre sus vidas y falta de apoyo social. Esto puede dejarlos más vulnerables a los efectos psicológicos y físicos del estrés, tales como la depresión y a una disminución en la función del sistema inmunitario.

El informe subraya medidas comprobadas para mejorar la asistencia a la escuela, tales como lavarse las manos con más frecuencia, programas escolares para vacunar contra la influenza, acceso a enfermeras y consejeros en la escuela, y servicios médicos, de salud bucal y nutrición en situ (en el lugar).  La AAP recomienda a los pediatras y a sus colegas encargados del cuidado de los niños a promover la asistencia a la escuela.  

A continuación, algunas de las recomendaciones de la AAP:

  • Recalque la importancia de fomentar buenos hábitos de asistencia escolar tan pronto como en la edad preescolar. Pregunte cuántos días a faltado a la escuela en el mes previo durante cada consulta, cuando sea apropiado.

  • Documente las necesidades médicas de los niños para pedir acceso a los servicios del Programa Educativo o el Plan 504 cuando sea necesario para mejorar sus oportunidades de aprendizaje.

  • Exhorte a las familias a que comuniquen problemas de salud a la enfermera de la escuela. 

  • Ofrezca una guía clara sobre cuándo un niño debe quedarse en casa si está enfermo y cuándo puede asistir a la escuela. La pediculosis (piojos), por ejemplo, no es una razón para quedarse en casa y faltar a la escuela.

  • Trate de no mandar excusas por escrito cuando la causa de la ausencia no lo amerita. Exhorte a los pacientes que se sienten suficientemente bien a que regresen a la escuela de inmediato después de sus citas médicas.

  •  Promueva medidas que funcionen para fomentar la asistencia a la escuela. Estas incluyen programas que evitan suspensiones y expulsiones y fomentan un ambiente favorable en la escuela.

"Promover una buena asistencia escolar es simplemente un buen método, dijo Elliott Attisha, DO, FAAP, y coautor de la declaración de política y miembro del Consejo de Salud Escolar de la AAP.

Información adicional:

 

Publicado
1/28/2019 12:00 AM
Síganos