Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La AAP ofrece recomendaciones a los padres de conductores adolescentes

Teen Driving Car. Teen Driving Car.

 Una declaración de política actualizada examina la investigación más reciente y ofrece guía a los médicos y las familias sobre los riesgos que corren los adolescentes conductores.

Las muertes de adolescentes en accidentes automovilísticos parecen estar aumentando después de años de declive, lo que ha motivado a la American Academy of Pediatrics (AAP) a actualizar las recomendaciones para los médicos y familias que afrontan riesgos, tales como la inexperiencia, velocidad y conducir distraídos.

A pesar de un declive en las muertes de adolescentes en accidentes automovilísticos de casi un 50 % en la pasada década, los conductores adolescentes son mucho más vulnerables a choques automovilísticos que ocasionan lesiones o fallecimientos que cualquier otro grupo de edad en los Estados Unidos. Información del 2014-2016 mostró un incremento en fallecimientos de adolescentes en accidentes automovilísticos y de lesiones relacionados con choques que sugiere la necesidad de retomar la atención.

En su declaración de política titulada "El conductor adolescente" (en inglés), la AAP señala que aunque la seguridad de los automóviles ha aumentado y existen leyes de licencias de conducción graduadas, mejoras en el uso de los cinturones de seguridad y mayor cumplimiento de leyes que prohíben manejar bajo la influencia de sustancias que han ayudado a reducir el índice de fallecimientos a largo tiempo, es necesario hacer más para lograr que conducir automóviles sea más seguro para los adolescentes y la comunidad.

La declaración de política será publicada en el número de octubre de 2018 de Pediatrics y refleja la nueva investigación sobre los riesgos que enfrentan los conductores adolescentes. La anterior declaración de política de la AAP sobre el conductor adolescente fue publicada en 2016.

"Todos sabemos lo fácil que es distraerse cuando conducimos, particularmente en la era de los mensajes de texto y de la tecnología", dijo Elizabeth M. Alderman, MD, FAAP, FSAHM, miembro del Comité de los Adolescentes de la AAP y autora principal de la declaración. "Los padres pueden dar un poderoso ejemplo con sus propios hábitos de conducción, desde siempre usar el cinturón de seguridad hasta evitar el uso del celular y de conducir a mucha velocidad".

En 2015, 1.886 conductores jóvenes fallecieron en accidentes automovilísticos, un aumento del 9 % sobre el 2014. Otros 195.000 conductores adolescentes fueron lesionados en choques automovilísticos en el 2015, un incremento del 14 % sobre el año anterior.

Los conductores adolescentes con menos de 18 meses de experiencia al volante tienen un riesgo cuatro veces mayor de estrellarse o de casi estrellarse, con factores de riesgos tales como la inexperiencia, velocidad, pasajeros adolescentes, distracciones y el uso de alcohol, drogas o medicamentos.

Los riesgos de choque aumentan para los adolescentes que conducen con pasajeros jóvenes. Más de la mitad de los niños entre las edades de 8 y 17 que fallecieron en choques automovilísticos eran pasajeros de conductores menores de 20 años de edad.

"Cada estado tiene alguna forma de reglamento para obtener licencias de conducir por niveles (graduadas), lo que ha ayudado a mejorar la seguridad, limitando el número de pasajeros o restringiendo conducir por la noche, por ejemplo", dijo Brian D. Johnston, MD, MPH, FAAP, autor principal del informe y miembro del Consejo para la Prevención de Lesiones, Violencia y Envenenamiento de la AAP. "Todavía se puede hacer más. Una medida que podría marcar la diferencia es que las comunidades fueran más constantes en hacer cumplir las leyes sobre los cinturones de seguridad y el uso de celulares mientras conducen".

La AAP recomienda que los pediatras:

  • Asesoren a los adolescentes sobre el uso de cinturones de seguridad y los riesgos de conducir bajo la influencia del alcohol, sustancias ilícitas y medicamentos.

  • Animen a los padres a que practiquen conducir con sus adolescentes en varios ambientes y durante más de las horas mínimas requeridas por el estado.

  • Promuevan el uso de rutas alternativas más seguras para ir a la escuela para disminuir el tiempo que conducen.

  • Apoyen los horarios que recomiendan iniciar más tarde las clases para cerciorarse de que los adolescentes duermen suficiente.

  • Investiguen si las provisiones para obtener licencias graduadas deberían ser expandidas para incluir a los conductores novatos de 18 a 19 años.

La declaración de política también señala que los adolescentes con problemas médicos, tales como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, conmociones cerebrales o apnea del sueño pueden correr mayor riesgo de que su habilidad para conducir sea alterada.

"Para muchos adolescentes, conducir es un rito de iniciación importante", dijo el Dr. Alderman. "Queremos ayudarlos a navegar este privilegio de forma segura. Las familias pueden pedirles a sus pediatras que entablen una conversación con el nuevo conductor para fijar expectativas y disminuir los riesgos".

Información adicional:

 


Publicado
9/24/2018 12:00 AM
Síganos