Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

Una declaración de política de la AAP aborda las necesidades únicas de los niños criados por parientes

El aumento de la cantidad de niños que viven con parientes en lugar de sus padres requiere que los pediatras respondan a las necesidades únicas de estos pacientes y sus familias, dice una nueva declaración de política de la American Academy of Pediatrics en el número de abril del 2017 de Pediatrics.

La declaración de política, "Las necesidades de los niños cuidados por parientes y la práctica de la pediatría" (publicado en línea el 27 de marzo), cita la evidencia creciente de que los niños que no pueden vivir con sus padres biológicos se benefician más cuando viven con parientes en lugar de con padres de acogida con los que no tienen parentesco.

A pesar de los beneficios generales, las familias que brindan cuidado parental (por parientes) pueden afrontar considerables dificultades. Debido a que la mayoría de los niños que viven con sus parientes lo hacen por un arreglo informal entre los padres biológicos y el pariente que brinda el cuidado, por ejemplo, pueden carecer de la autoridad para dar consentimiento legal para el cuidado de salud primario, las vacunas y otros servicios de salud no urgentes.

Además, aunque la investigación sugiere que los niños cuidados por parientes tienen menor riesgo de problemas de comportamiento o de salud, los riesgos siguen siendo mayores que cuando viven con sus padres biológicos.  Los parientes que brindan cuidado también tienden a ser mayores (de avanzada edad), tener más problemas económicos y sufrir de enfermedades crónicas o discapacidades debido a su edad, las cuales pueden agravarse por el aumento, con frecuencia no anticipado, de las demandas generadas por la crianza.

“La vasta mayoría de estas notables familias que brindan cuidado familiar lo hacen sin conocimiento del sistema de bienestar infantil, aceptando a varios niños a pesar de sus problemas de salud y sin dinero adicional para poner alimentos en la mesa", dijo David Rubin, MD, MSCE, FAAP, autor principal de la declaración de política de la AAP. "Con esta declaración, queremos aumentar la concientización de la necesidad de dar apoyo adicional para garantizar el bienestar de ambos, el niño y el pariente que brinda el cuidado parental".

De acuerdo con la AAP, los pediatras pueden fácilmente identificar la situación de tutela durante las visitas rutinarias al consultorio actualizando la información de contacto y de consentimiento para coordinar mejor la atención y conectar a las familias con los recursos disponibles a las familias de cuidado por parientes, tales como servicios legales disponibles en la comunidad y programas para ayudar a navegar la información a los cuidadores. En la declaración de política, la AAP recomienda a los pediatras adoptar directrices incluidas en el manual, "Fomentando la salud: servicios sanitarios para niños y adolescentes en hogares de acogida", tales como visitas de seguimiento más frecuentes y evaluaciones más a fondo del estado de desarrollo del niño, debido a que los niños cuidados por parientes tienen muchas de las mismas necesidades de salud física y mental de los niños en hogares de acogida.

Los pediatras también pueden ofrecer guía adicional a estos cuidadores sobre los retos de la crianza de los niños, por ejemplo, cómo hacer arreglos para la tutela en caso de muerte o de que empeore su estado de salud, educación para cuidadores mayores sobre las normas actuales de seguridad para dormir, viajar en automóviles y la prevención de lesiones.    

Publicado
3/27/2017 12:30 AM
Síganos