Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La AAP exhorta a mejorar el índice de las vacunas de los adolescentes

Las vacunas son el pilar del cuidado preventivo pediátrico, pero con frecuencia las iniciativas para que cubran a los adolescentes no son suficientes.

Los adolescentes tienden menos que los niños más pequeños a recibir todas las vacunas recomendadas y esto pone en peligro su salud a largo plazo.

Dos nuevos informes clínicos de las AAP: "La necesidad de optimizar las vacunas para los adolescentes" y "Enfoques prácticos para optimizar las vacunas para los adolescentes" serán publicados en el número de marzo de 2017 de Pediatrics (publicado en línea a las 5 p.m. hora este del lunes 6 de febrero).

La publicación de los dos informes coincide con la distribución de los más calendarios de vacunación para niños y adolescentes que se actualizan anualmente en febrero. Los calendarios de vacunación son recomendados por la American Academy of Pediatrics, la American Academy of Family Physicians y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

  • "Es comprensible que los padres tengan preguntas, especialmente sobre las vacunas que no existían cuando eran niños", dijo Henry H. Bernstein, DO, MHCM, FAAP, un autor principal de los dos informes clínicos. "Cuando los médicos se toman el tiempo para explicar cómo funcionan las vacunas para prevenir las enfermedades, con frecuencia las familias están dispuestas a escuchar.  Por ejemplo, algunos les sorprenderá saber que la vacuna contra el VPH previene el cáncer del cuello uterino (cáncer cervical)".

En los dos informes clínicos y los calendarios de vacunación, la AAP avala oficialmente el esquema de dosis de la vacuna contra el VPH para los adolescentes, quienes empiezan las series entre los 9 y 12 años. El esquema de 2 dosis lo recomendó el Comité Asesor sobre las Prácticas de Vacunación de los CDC en octubre del 2016. Las tres dosis de la vacuna contra el VPH continuarán siendo recomendadas para los adolescentes que comienzan la serie desde los 15 años en adelante o para aquellos que tienen ciertas enfermedades inmunocomprometidas.

En la última década, las vacunas recomendadas para los adolescentes han sido expandidas para incluir:

Otra vacuna para ponerse al día puede ser recomendada para cumplir también con las recomendaciones de las vacunas de la infancia temprana.

  • "Con frecuencia nos encontramos con que los adolescentes no van al médico con la regularidad como lo hacían cuando eran más jóvenes, y pueden estar retrasados o hasta no haber recibido las vacunas recomendadas para mantenerse salvo", dijo Joseph A. Boccini, Jr., MD, FAAP y coautor de los informes clínicos de la AAP y antiguo presidente del Comité de Enfermedades Infecciosas de la AAP. "Esperamos mejorar los índices de vacunación de los adolescentes con la estrecha colaboración de las familias y ayudando a los padres a entender los beneficios para la salud de estar al día con las vacunas".

En el país, los índices de vacunación de los adolescentes están por debajo del umbral establecido del 80 por ciento o más para las vacunas contra el VPH y la gripe. Los índices de vacunación también fluctúan considerablemente por vacuna y por estado. Durante la temporada de la gripe del 2015-2016, sólo un 46,8 por ciento de adolecentes entre las edades de 13 a 17 fueron vacunados contra la gripe. Y aunque los índices de vacunación están mejorando lentamente, sólo un 40 por ciento de las niñas y un 22 por ciento de los varones completaron la serie de tres dosis recomendadas de la vacuna contra el VPH en el 2014.

La American Academy of Pediatrics ofrece un  mapa interactivo (en inglés) que permite a los usuarios comparar los índices de vacunación de estado a estado y por el tipo de vacuna. El mapa incluye el porcentaje de adolescentes, separado por sexo, que han recibido por lo menos una de las dosis de la vacuna contra el VPH.

Uno de los retos para mejorar los índices de vacunación entre los adolescentes es el hecho de que tienen a ir menos al médico para cuidados preventivos cuando crecen. Un estudio reveló que los niños entre las edades de 11 y 14 visitan el consultorio médico para recibir cuidados preventivos tres veces más que los adolescentes mayores.

Las recomendaciones del proveedor de salud son claros indicadores de si los padres o no eligen vacunar a sus niños. La AAP ofrece estrategias prácticas que los médicos pueden implementar para mejorar los índices de vacunación, incluyendo cómo responder a las preguntas de pacientes y padres sobre cómo brindar notificaciones oportunas sobre las vacunas recomendadas y las dosis necesarias.

La AAP también recomienda que parte de la visita médica del adolescente debe ser entre el proveedor de salud y el paciente sin la presencia del padre.

  • "Queremos ayudar a los adolescentes a sentirse cómodos comunicando sus propias perspectivas, y la adolescencia es una época en la que ellos deben empezar a responsabilizarse por su propia salud y bienestar", dijo Dr. Bernstein. "Una parte importante de este objetivo es cerciorarse de que tienen las vacunas que los protegerán cuando lleguen a la edad adulta".
Publicado
2/6/2017 4:05 PM
Síganos