Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La AAP recomienda un enfoque de sanidad pública para las mujeres que usan opioides durante el embarazo

​​

 

El enfoque punitivo no ha demostrado ser eficaz y puede disuadir a las mujeres que están buscando ayuda.

La cantidad de mujeres embarazadas que usan opioides ha aumentado en la última década y más bebés han nacido con síntomas de abstinencia, una tendencia nacional que requiere una repuesta por parte de la sanidad pública en lugar de una acción punitiva, de acuerdo con la nueva declaración de política de la American Academy of Pediatrics (AAP).

Aunque algunos gobiernos estatales han sancionado (enjuiciado) y encarcelado a mujeres debido al abuso de sustancias, las medidas punitivas no incluyen beneficios comprobados para la salud de las madres o el niño —y pueden conducir a que las madres no busquen el cuidado prenatal ni tratamiento para el abuso de sustancias, de acuerdo con el informe. La declaración de política: "Salud sanitaria pública para tratar el uso de opioides durante el embarazo" será publicada en el número de marzo de 2017 de Pediatrics (en línea el 20 de febrero).

"En las últimas dos décadas, el uso de opioides ha resurgido en todos los Estados Unidos y mientras lo hacía, hemos visto un aumento en complicaciones relacionadas con el uso de los opioides en casi todos los grupos de la población, incluyendo a las mujeres embarazadas y a sus bebés", dijo Stephen Patrick, MD, MPH, MS, FAAP, y un coautor del informe.

“Nuestra respuesta debe estar cimentada en la salud pública. Debemos impulsar los esfuerzos enfocados en la prevención primaria, tales como programas para monitorear los medicamentos de prescripción y expandir el tratamiento diseñados a ciertas necesidades de las mujeres embarazadas y sus familias”.

El índice de bebés nacidos con síntomas de abstinencia, una afección conocida como síndrome de abstinencia neonatal, casi se ha quintuplicado en la última década, y para el 2012, representó gastos hospitalarios de casi $1,5 mil millones, de acuerdo con la investigación. En el 2012, en toda la nación, nacía un bebé cada 25 minutes con esta afección —lo que avivó el interés del público, los proveedores y los legisladores.

Además de mejorar el acceso a los anticonceptivos, el cuidado prenatal y el tratamiento para los trastornos por abuso de sustancias, la Academia recomienda:

  • Pruebas universales para detectar consumo de alcohol y cualquier otra droga en las mujeres en edad de concebir.

  • Ofrecer información y obtener consentimiento informado para pruebas de drogas de las madres y para informar sus prácticas.

  • Mejorar el acceso a la atención obstétrica integral, incluyendo la terapia de sustitución de opiáceos.

  • Programas para el tratamiento de abuso de sustancias específicamente diseñados para las mujeres embarazadas.

  • Mejorar el financiamiento de servicios sociales y sistemas de bienestar social infantil.

El acceso a cuidado prenatal integral y al tratamiento para mujeres con trastornos por abuso de sustancias está asociado con menos partos prematuros, menos bebés pequeños para la edad gestacional y bebés que nacen con bajo peso corporal. Los estudios indican que el embarazo puede motivar a las mujeres con trastornos por abuso de sustancias a buscar tratamiento; sin embargo, hay escasez de programas de tratamiento integral orientados a las mujeres embarazadas y criando.

La AAP publicó por primera vez en 1990 recomendaciones para los bebés expuestos a las sustancias, haciendo un llamado a un acceso no punitivo al cuidado integral para mujeres embarazadas y sus bebés. Desde entonces, más de 20 organizaciones de la nación han publicado declaraciones similares. A pesar de haberse logrado un consenso sólido de las comunidades médicas y de la salud sanitaria, ha habido un aumento en el número de estados que han aprobado y están considerando la persecución criminal para mujeres embarazadas con trastornos por abuso de sustancias.

"Las mujeres embarazadas se les debe permitir hablar con honestidad sobre su uso de sustancias con su proveedor de salud sin temer ser penalizadas", dijo el coautor Davida M. Sciff, MD, FAAP. "Las políticas punitivas dirigidas a las mujeres embarazadas con trastornos por abuso de sustancias son perjudiciales para la madre y el bebé.

Publicado
2/20/2017 12:30 AM
Síganos