Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

Ayudar a prevenir el maltrato de niños con discapacidades

Los niños con discapacidades tienen tres veces más probabilidades de convertirse en víctimas de abuso y negligencia que sus compañeros sin discapacidades, una estadística alarmante que probablemente no se denuncie porque muchos niños no pueden comunicar el maltrato.

Sin embargo, el pediatra, como defensor de confianza de los niños y modelo a seguir, está bien preparado para ayudar a prevenir el abuso preguntando a las familias sobre las presiones a las que se enfrentan y ofreciendo asistencia.

La American Academy of Pediatrics (AAP), en un actualizado informe clínico publicado durante el Mes Nacional de Prevención del Abuso Infantil, amplía la discusión sobre la comprensión y la incidencia del abuso de niños con discapacidades por primera vez desde 2007. El informe, "Maltreatment of Children With Disabilities" (Maltrato de niños con discapacidades), está publicado en la edición de mayo de 2021 de Pediatrics. En el informe se revela una nueva investigación que descubre que algunas afecciones discapacitantes exponen a los niños a un mayor riesgo de maltrato.

Habilidades de afrontamiento y apoyo

"Como pediatras, vemos familias todos los días que están tratando de hacer lo mejor por sus hijos, pero que pueden carecer de las habilidades de afrontamiento y los recursos para ayudar a manejar el estrés o las circunstancias difíciles", dijo Lori A. Legano, MD, FAAP, autora principal del informe, escrito por el Consejo de la AAP sobre Abuso y Negligencia Infantil y el Consejo de la AAP sobre Niños con Discapacidades.

"Al hacer preguntas y escuchar las preocupaciones de los cuidadores, podemos ayudar a las familias a mejorar las habilidades de crianza de los hijos, establecer expectativas adecuadas para sus hijos y ayudar a identificar los recursos comunitarios que ofrecen asistencia".

Para los fines de este informe, la "discapacidad" se describe como un espectro completo de deficiencia significativa en cualquier área del funcionamiento motor, sensorial, social, comunicativo, cognitivo y emocional entre niños y adolescentes. Según investigaciones, los niños con formas más leves de discapacidad corren un mayor riesgo de abuso y negligencia que los niños más severamente afectados, posiblemente porque los padres sobreestiman sus habilidades.

"Criar a un hijo con discapacidades suele ser un desafío", dijo Larry W. Desch, MD, FAAP, autor del informe. "Algunos niños con discapacidades responden de manera diferente a las formas habituales en las que pensamos acerca de la disciplina y el refuerzo del buen comportamiento. Esto puede llegar a ser muy frustrante y aumentar el estrés del cuidador".

Las familias también se pueden ver abrumadas por las complejas necesidades de los niños con discapacidades, tanto en lo que respecta a la atención médica especial como a las necesidades educativas. Muchas veces, los niños necesitarán recibir medicamentos esenciales, terapias y un nivel educativo adecuado, lo que puede aumentar el estrés financiero.

La Oficina de Niños de los EE. UU. informó que se determinó que aproximadamente 678,000 niños fueron víctimas de abuso o negligencia en 2018, y alrededor del 61% de esos casos se describieron como negligencia. Según datos nacionales de 2015, los niños víctimas con una discapacidad representaron alrededor del 14% de todas las víctimas de abuso y negligencia.

Cómo pueden ayudar los pediatras

La AAP recomienda que los pediatras puedan ayudar de la siguiente manera:

  • Reconocer los signos y síntomas del maltrato infantil en todos los niños y adolescentes, incluidos los que tienen discapacidades, y comprender los requisitos obligatorios de notificación específicos del estado para los servicios de protección de niños y adultos.

  • Utilizar cada visita médica como una oportunidad para evaluar el bienestar familiar.

  • Proporcionar expectativas razonables para los padres con respecto a sus hijos con discapacidades, mediante sugerencias concretas sobre cómo responder a los desafíos comunes basados en el desarrollo del niño.

  • Derivar a las familias de niños con discapacidades a los recursos comunitarios disponibles y a las agencias que brindan servicios diseñados para ayudar a las familias.

  • Estructurar las conversaciones sobre la disciplina adecuada en las visitas de control pediátricas para el niño con una discapacidad.

  • Abogar a nivel local y estatal por políticas que apoyen a los niños en riesgo.

"Alentamos a los padres y cuidadores a que pidan ayuda", dijo la Dra. Legano. "Los pediatras pueden ofrecer una perspectiva sin prejuicios, ayudar a las familias a concentrarse en las fortalezas de sus hijos y guiarles en los momentos difíciles", finalizó.

Más información

Publicado
4/13/2021 12:00 AM
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2021)
Síganos