Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Las recetas médicas de antibióticos para niños: respuestas a 10 preguntas frecuentes

Usar antibióticos cuando no son el medicamento adecuado no es bueno y puede causar más daño que beneficio. ¿Por qué? Debido a que los antibióticos son medicamentos para tratar infecciones, y combatir las bacterias, no los virus.

Antes de recetar un antibiótico, el médico de su niño determinará si este el medicamento correcto para tratar la infección de su niño.

En este artículo, la American Academy of Pediatrics (AAP) responde algunas preguntas frecuentes sobre el uso de los antibióticos. Hable con el médico de su niño si tiene otras preguntas y para más información consulte, 10 enfermedades comunes en la infancia y sus tratamientos .

1. Mi niño tiene un resfriado fuerte. ¿Por qué no le receta el médico un antibiótico?

Los resfriados son causados por los virus. Los antibióticos se utilizan específicamente para las infecciones causadas por las bacterias. Generalmente la mayoría de los síntomas del resfriado común, tales como el goteo nasal, la tos y congestión no son muy fuertes y su niño se mejorará sin tomar medicamentos.

Muchos niños pequeños, especialmente si van a guarderías o centros de cuidado infantil, pueden tener de 6 a 8 resfriados al año.

2. ¿No es cierto que algunos resfriados se convierten en infecciones bacterianas? Entonces, ¿por qué esperar a tomar los antibióticos?

En la mayoría de los casos, las infecciones bacterianas no ocurren después de las infecciones virales. Utilizar antibióticos para tratar infecciones virales puede más bien resultar en infecciones causada por bacterias resistentes. Así mismo, su niño le puede dar diarrea o tener otros efectos secundarios.

Si su a niño le da  diarrea acuosa o suelta, diarrea con sangre u otros efectos secundarios mientras está tomando un antibiótico, llame al doctor de su niño.

3. ¿Es cierto que una nariz que drena mucosidad amarilla o verde indica una infección bacteriana?

Secreciones o mocos de color amarillo no quieren decir automáticamente que son necesarios los antibióticos. Durante un resfriado común, es normal que los mocos de la nariz se vuelvan espesos y que cambien de color claro a amarillo o verde. Los síntomas duran a menudo unos 10 días.

La sinusitis es el término que significa inflamación del revestimiento de la nariz y de los senos nasales. Un virus o una alergia puede causar sinusitis y en algunos casos, las bacterias pueden ser la causa. 

Existen ciertas señales de que las bacterias pueden estar implicadas en la enfermedad respiratoria de su niño.  Si su niño tiene un resfriado común como tos y mucosidad verde que dura más de 10 días, o si su niño tiene mucosidad espesa y amarilla o verde y tiene fiebre de más de 102°F (39°C) durante 3 o 4 días por lo menos, puede ser señal de una sinusitis bacteriana.

Si su niño ha contraído sinusitis bacteriana (lo que no es muy frecuente), puede requerir de un antibiótico. Antes de que se prescriba un antibiótico, el médico de su niño le preguntará acerca de otros síntomas y examinará a su niño para cerciorarse de que un antibiótico es el medicamento correcto. Consulte, La diferencia entre un resfriado y una sinusitis bacteriana.

4. ¿No se supone que los antibióticos se usan para tratar infecciones del oído?

La causa de muchas  infecciones del oído son virus y no requieren antibióticos. Si su pediatra cree que la infección del oído puede ser debida a un virus, él o ella le recomendarán la mejor forma de ayudar a aliviar el dolor de oído mientras se va el virus. Por lo menos la mitad de todas las infecciones del oído se curan sin antibióticos.

Debido a que el dolor es a menudo el primer síntoma y el más incómodo de la infección del oído, el médico de su niño le recomendará un medicamento para aliviar el dolor de su niño. El acetaminofén y el ibuprofeno son medicamentos para aliviar el dolor de venta libre que pueden ayudar a aliviar el dolor. Asegúrese de darle la dosis correcta para la edad y el tamaño o estatura de su hijo. En la mayoría de los casos, el dolor y la fiebre mejorarán durante el primer o el segundo día.

Los medicamentos de venta libre para los resfriados (descongestionantes y antihistamínicos) no ayudan a curar las infecciones del oído y no son recomendables para los niños pequeñosLas gotas para los oídos pueden ayudar a aliviar el dolor de oído por un corto tiempo, pero debe siempre consultar con el médico antes de usarlas.

Su pediatra puede prescribirle antibióticos si su hijo tiene fiebre que va en aumento, si el dolor de oído es más severo y si hay infección en ambos tímpanos.  Consulte: Información sobre la infección del oído,  Infecciones del oído medio y Las infecciones de oído de su niño.

5. ¿No se usan los antibióticos para tratar los dolores de garganta?

No. Más del 80% de los dolores de garganta son provocados por un virus. Si su niño tiene dolor de garganta, congestión nasal y una tos de "perro" o perruna, un virus puede ser la causa más probable y no es necesario realizar una prueba de estreptococos.

Los antibióticos deben utilizarse para tratar dolores de garganta causados por estreptococos del grupo A. La infección causada por este tipo de bacterias se llama faringitis.

La faringitis afecta generalmente a niños en edad escolar y no a los niños menores de 3 años, pero es más probable que la adquieran si van a una guardería o si uno de los hermanos mayores está enfermo. Aunque la faringitis se contagia principalmente a través de la tos y los estornudos, su niño puede adquirirla al jugar con un juguete que un niño infectado haya tocado.

Si el médico de su niño sospecha que es una faringitis basada en los síntomas de su niño, se debe realizar siempre una prueba de estreptococo. Si la prueba es positiva, serán prescritos los antibióticos. Consulte: La diferencia entre un dolor de garganta, faringitis y amigdalitis y ¿Cuándo es un dolor de garganta una infección más grave?.

6. ¿Los antibióticos tienen efectos secundarios?

Los efectos secundarios pueden ocurrir en 1 de cada 10 niños que toman antibióticos. Los efectos secundarios pueden incluir sarpullidos, reacciones alérgicas, náusea, diarrea y dolor de estómago. Asegúrese de comunicarle al médico si su niño ha tenido una reacción a los antibióticos.

Algunas veces se presenta un sarpullido durante el tiempo que el niño está tomando el antibiótico. Sin embargo, no todos los sarpullidos se consideran reacciones alérgicas. Infórmele al pediatra si nota un sarpullido que se asemeje a la urticaria (rochas rojas); esto puede ser una reacción alérgica. Si su niño tiene una reacción alérgica que provoca un sarpullido con picazón o urticaria, esta información debe anotarse en su expediente médico.

7. ¿Cuánto tarda un antibiótico en funcionar?

La mayoría de las infecciones bacterianas mejoran en un plazo de 48 a 72 horas de iniciado el antibiótico. Si los síntomas de su niño empeoran o no mejoran en un plazo de 72 horas, llame al médico de su niño. Si su niño deja de tomar el antibiótico antes del tiempo indicado, es posible que la infección no haya sido tratada totalmente y los síntomas pueden regresar.

8. ¿Puede el uso de antibióticos producir bacterias resistentes?

El uso repetitivo y el uso erróneo de antibióticos pueden producir bacterias resistentes. Las bacterias resistentes son las bacterias que no pueden ser eliminadas por los antibióticos de uso frecuente para tratar infecciones bacterianas. Estas bacterias resistentes pueden también ser transmitidas a otros niños y adultos.

Es importante que el antibiótico que tome el niño sea el más adecuado para tratar la infección que tiene en lugar de tomar un antibiótico para tratar una gama más amplia de infecciones.

Si su niño desarrolla una infección resistente a los antibióticos, puede ser necesario un tipo especial de antibiótico. A veces, estos medicamentos necesitan ser administrados por vía intravenosa (por la vena) en el hospital.

9. ¿Qué son los medicamentos antivíricos?

La gripe (influenza) es una infección viral puede tener los síntomas del resfriado común que son tratados con un medicamento antivírico. Un medicamento antivírico puede ser recetado para los niños que corren un mayor riesgo de enfermarse de gravedad si contraen la gripe. Para la mayoría de los otros virus que causan la tos y los síntomas del resfriado, no existen medicamentos antivíricos que funcionen o que se recomienden.

10. ¿Cómo puedo se pueden administar los antibióticos con seguridad?

  • Administre el medicamento exactamente como es indicado. Consulte: Consejos de seguridad para el uso de los medicamentos y Cómo usar los medicamentos líquidos.

  • No administre el antibiótico de un niño a un hermano o un amigo; usted puede darle la medicina incorrecta y causarle daño.

  • Mantenga los antibióticos y otros medicamentos recetados en un lugar seguro. Cuente y supervise la cantidad de píldoras que tiene y póngalas bajo llave. Pida a sus amigos, familiaries y niñeras que hagan los mismo.

  • Deshágase de los antibióticos y de otros medicamentos recetados no utilizados. Devuelva cualquier medicamento no utilizado al consultorio del médico, hospital o farmacia. Muchos condados tienen ahora eventos para devolver los medicamentos no utilizados.

¿Tiene más preguntas?

 Si tiene otras preguntas o preocupaciones sobre el cuidado de su bebé, no dude en consultar con su pediatra. Aunque puede ser fácil ir a una farmacia cercana o clínica de urgencia cuando su niño está enfermo, su pediatra conoce mejor a su  niño, tiene sus registros médicos y su consultorio es el mejor lugar para comenzar a pedir recomendaciones. Pregunte a su pediatra cuál es la mejor forma de contactarlo o contactarla cuando el consultorio está cerrado.

De hecho, la AAP no recomienda ir a las clínicas que funcionan en las farmacias, servicios  de telesalud fuera del hogar médico o lugares donde se ofrecen servicios de atención médica de urgencia que no cuentan con expertos en cuidado pediátrico para niños menores de 2 años. Consulte para más información: Atención urgente: llame primero al pediatra.

Información adicional:

 

Última actualización
11/18/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2019)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos