Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Apendicitis en niños y adolescentes

​La apendicitis es una infección de un órgano llamado apéndice, una bolsa estrecha conectada al colon. Cuando está infectado, el apéndice puede hincharse. Esto causa dolor en el abdomen y otros síntomas.

La apendicitis ocurre en el 7% de todas las personas en Estados Unidos en algún momento de su vida. Ocurre con mayor frecuencia cuando somos niños o adolescentes. El apéndice no tiene una función importante conocida. Si desarrolla apendicitis, su hijo puede estar muy enfermo.

Síntomas de la apendicitis

Uno de los signos más comunes de apendicitis en los niños es el dolor abdominal. Su hijo puede decir que le duele en la mitad del abdomen cerca del ombligo o en el lado derecho. El dolor continuará y empeorará con el tiempo. El dolor puede empeorar con el movimiento, como caminar o viajar en automóvil. Es posible que su hijo no quiera comer y se sienta mal del estómago o vomite. Su hijo también puede tener fiebre.

¿Cómo se diagnostica la apendicitis?

Se controlará la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura de su hijo. El médico verá a su hijo, le realizará un examen y les preguntará a usted y a su hijo sobre el dolor y otros síntomas. Si el médico cree que su hijo puede tener apendicitis, es posible que se necesiten más pruebas. 

Estas pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre: para buscar signos de infección.

  • Examen de orina: para ver si hay una infección en la orina.

  • Prueba de rayos X: para observar los intestinos.

  • Prueba de ultrasonido: para observar el apéndice.

  • Tomografía computarizada (exploración por CAT) o prueba de Resonancia magnética (MRI): para observar el apéndice.

¿Cuál es el tratamiento para la apendicitis?

  • Medicamentos. El médico o la enfermera pueden insertar una vía intravenosa en su vena para administrarle líquidos y medicamentos a su hijo. Los líquidos intravenosos ayudarán a hidratarlo. Esto es importante porque no le darán nada de comer o beber a su hijo si creen que él o ella pueden tener apendicitis.

Si las pruebas muestran que tiene apendicitis, le administrarán antibióticos por vía intravenosa. Los antibióticos son importantes para tratar la infección del apéndice.

A su hijo también se le pueden administrar medicamentos para el dolor para ayudarle a sentirse mejor.

  • Cirugía. Si su hijo tiene apendicitis, lo verá un cirujano. El cirujano le dirá si cree que su hijo necesita cirugía para extirpar el apéndice y también hablará sobre cuándo realizar la operación.

¿Qué es mejor: medicamentos o cirugía?

Su médico le dará antibióticos a su hijo para tratar la apendicitis. Esto es importante para tratar la infección del apéndice. Por lo general, se administran antibióticos antes de la cirugía para comenzar a tratar la infección del apéndice antes de extirparlo. La cirugía para extirpar el apéndice infectado se considera la mejor manera de tratar la apendicitis.

A veces, los antibióticos pueden ser suficientes para tratar la apendicitis. Su médico hablará con usted si la apendicitis de su hijo se puede tratar de manera segura solo con antibióticos. En la mayoría de los niños, sin embargo, se requiere cirugía para extirpar el apéndice.

Recuerde

Si cree que su hijo puede tener apendicitis, llame a su pediatra o busque atención de emergencia de inmediato. Cuanto antes se diagnostique la apendicitis y se trate con medicamentos o cirugía, mejor será la recuperación de su hijo. Si la infección se torna lo suficientemente grave como para hacer que el apéndice gotee o se rompa, esto puede propagar la infección.

Más información


Nota del editor: Christine Waasdorp Hurtado, MD, MSCS, FAAP, gastroenteróloga pediátrica y los cirujanos pediátricos Laura Hollinger, MD, FAAP y Steven Lee, MD, FAAP, contribuyeron a este artículo.

Última actualización
8/23/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics Sections on Surgery and Gastroenterology (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos