Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Efectos secundarios y reacciones de los medicamentos

Todos los medicamentos tienen el potencial de causar efectos secundarios, no deseados o adversos.

Efectos adversos:

Los efectos adversos son experiencias indeseadas en un paciente asociadas con el uso de un producto médico. Los efectos secundarios de un medicamento pueden incluir:

  • Malestar estomacal

  • Diarrea o heces blandas

  • Boca seca

  • Somnolencia

  • Cambio en nivel de actividad o estado de ánimo

  • Mareos

  • Bochorno/sofoco, sudoración

  • Sarpullidos

  • Ritmo cardíaco rápidos (latidos)

Los efectos de un medicamento pueden variar de niño a niño.

Por ejemplo, el mismo antihistamínico puede tornar soñoliento a un niño mientras que otro se pone hiperactivo o agitado.

Estos efectos de un tipo de medicamento pueden ser diferentes a los efectos secundarios de otro medicamento.

Por ejemplo, un ritmo cardíaco rápido, es lo esperado de albuterol, un medicamento para el asma, pero no de un antibiótico. Los antibióticos con frecuencia pueden causar diarrea o heces blandas, pero no es lo que se espera de medicamentos para el asma como el albuterol.

Reacciones alérgicas:

Las reacciones alérgicas pueden tener diferentes tipos de síntomas, tales como:

  • Hinchazón/inflamación
  • Sarpullido
  • Dificultad para respirar

Las reacciones alérgicas son difíciles de predecir y varían de leves (enrojecimiento de la piel, picazón) a severas (ponen en riesgo la vida). Los disturbios/problemas de la piel son las más comunes.

En caso de emergencia: Cuándo debe llamar al 911 vs el Centro para el Control de Envenenamientos

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Poison-Control-Table_es.jpg

Información adicional de HealthyChildren.org en español:

Última actualización
8/4/2016
Fuente
Adapted from Curriculum for Medication Administration in Early Education and Child Care Settings (Copyright © American Academy of Pediatrics 2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos