Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Seguridad en la cocina

La cocina es un lugar tan peligroso para los niños pequeños que algunos expertos recomiendan mantenerlos alejados de ella. Esto es algo difícil de hacer pues los padres pasan mucho tiempo ahí y la mayoría de niños pequeños quieren estar donde está la acción. Mientras esté con usted en la cocina, siéntelo en una silla alta​ para comer o póngalo en un corral de manera que pueda verlo a usted y a los demás que están en la cocina. Debe estar bien asegurado y donde lo pueda ver.  Mantenga una caja de juguetes​ o gaveta con artículos seguros para jugar en la cocina para distraerlo.

Si toma las siguientes precauciones, puede eliminar algunos peligros:

  • Guarde los limpiadores, cera para muebles, jabón para lavaplatos y otros productos peligrosos en un gabinete alto y fuera ​de la vista. Si debe guardar algunos artículos debajo del fregadero, compre un seguro para niños que se reajuste de manera automática cada vez que cierra la alacena. (La mayoría de ferreterías y tiendas o almacenes los venden). Nunca cambie sustancias peligrosas a recipientes que se parezcan a los de los alimentos pues pueden despertar la curiosidad de los niños y los pueden ingerir.

  • Mantenga los cuchillos, tenedores, tijeras y otros utensilios afilados separados de los utensilios de cocina “seguros” y en una gaveta con seguro. Guarde los aparatos para cortar muy afilados como procesadores de alimentos lejos del alcance o en una alacena con seguro.

  • Desconecte los aparatos eléctricos cuando no los use de manera que su hijo no pueda encenderlos. No permita que los cables eléctricos cuelguen donde los niños puedan halarlos, y posiblemente volcar un aparato pesado sobre ellos.

  • Siempre coloque las agarraderas/mangos de las ollas hacia la parte trasera de la estufa de manera que su niño nunca pueda agarrarlas. Siempre que tenga que caminar con un líquido caliente (una taza de café, una olla con sopa) asegúrese de saber dónde está su hijo para que no se tropiece con él.

  • Cuando compre un horno elija uno que esté bien aislado para proteger a su hijo del calor si toca la puerta del horno. Nunca deje la puerta del horno abierta.

  • Si tiene una estufa de gas, gire las perillas firmemente a la posición apagada y si pueden quitarlas fácilmente​, hágalo de manera que cuando no esté cocinando su hijo no pueda encender la estufa. Si no puede quitarlas fácilmente, use cubiertas de perillas con seguro para niños y bloquee el acceso a la estufa tanto como sea posible.

  • Mantenga los fósforos lejos del alcance y fuera de la vista.

  • No caliente los biberones en un horno de microondas​. El líquido se calienta de forma dispareja de manera que puede haber partes de la leche que pueden quemar a su bebé cuando la toma. También, algunos biberones de leche sobrecalentados han explotado cuando se sacan del microondas.

  • Mantenga un extintor/extinguidor​ en su cocina. (Si su casa tiene más de un piso, coloque un extintor en un lugar que usted recuerde en cada piso).

  • No use imanes​ pequeños para el refrigerador que su bebé puede ingerir o atragantarse.

  • Los Centros para el Control de Envenenamiento han reportado un aumento en los envenenamientos​ ocasionados por paquetes o cápsulas de detergente concentrado para ropa. Incluso una pequeña cantidad del gel o polvo concentrados puede ocasionar problemas respiratorios o gastrointestinales muy severos o irritación en los ojos. Mantenga estos paquetes de detergente lejos del alcance de los niños y no permita que los niños pequeños los manipulen. Si su hijo se pone uno de estos paquetes en la boca o una cantidad entra en sus ojos, llame inmediatamente a la línea de ayuda en caso de envenenamiento al 1-800-222-1222.

Última actualización
11/7/2019
Fuente
Adapted from Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos