Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo elegir un repelente de insectos para su niño

Las picaduras de mosquitos, moscas y garrapatas pueden hacerle pasar un mal rato a sus hijos. Aunque la mayoría de los niños sólo presenta reacciones leves a las picaduras de insectos, algunos pueden enfermarse gravemente.

Un modo de proteger a su hijo de las picaduras de insectos es usar repelentes de insectos. Sin embargo, es importante usar los repelentes de insectos de modo seguro y correcto.

Continúe leyendo para más información de la American Academy of Pediatrics (AAP) sobre los tipos de repelentes, el DEET, el uso seguro de repelentes y otros modos de proteger a su hijo de las picaduras de insectos.

Tipos de repelentes

Los repelentes de insectos vienen en muchas formas, tales como aerosoles, atomizadores, líquidos, cremas y barras. Algunos están fabricados con productos químicos y otros contienen ingredientes naturales.

Los repelentes de insectos previenen las picaduras de los insectos que pican pero no de los insectos con aguijón. Los insectos que pican incluyen mosquitos, garrapatas, pulgas, niguas y moscas. Los insectos con aguijón incluyen abejas, avispones y avispas. 

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Insect-Repellents_es.jpg

NOTA: Los siguientes tipos de repelentes no son eficaces:

  • Brazaletes que contienen repelentes químicos.

  • El ajo o la vitamina B1 tomados por boca.

  • Los dispositivos ultrasónicos que emiten ondas sonoras diseñados para alejar a los insectos.

  • Las casas para pájaros o murciélagos.

  • Dispositivos para el jardín que "electrocutan" insectos (de hecho, pueden atraer insectos a su jardín).

Acerca del DEET

El DEET es un producto químico usado en los repelentes de insectos. La cantidad de DEET que contienen los repelentes de insectos varía de un producto a otro, por lo que es importante que lea la etiqueta de cualquier producto que use. La cantidad de DEET puede variar de menos del 10 % a más del 30 %. Una cantidad de DEET superior al 30 % no ofrece ninguna protección adicional.

Los estudios demuestran que los productos con una concentración más alta de DEET ofrecen una protección más duradera. Por ejemplo, los productos con una cantidad de alrededor del 10% pueden espantar a los insectos por unas 2 horas, mientras que el efecto de los productos con una cantidad de alrededor del 24 % dura un promedio de 5 horas. Sin embargo, los estudios también demuestran que los productos con una cantidad de DEET superior al 30 % no ofrecen ninguna protección adicional.

La AAP recomienda que los repelentes que se usan en niños no deben contener más de un 30 % de DEET. Tampoco se recomiendan los repelentes de insectos para los niños menores de 2 meses de edad.

Recomendaciones para el uso seguro de repelentes

Lo que se debe hacer:

  • Aplique el repelente de insectos sólo en la parte de afuera de la ropa de su hijo y en la piel que queda expuesta. Nota: los productos que contienen permetrina no deben aplicarse en la piel.

  • Los repelentes en atomizador deben usarse al aire libre para evitar inhalarlos.

  • Use sólo la cantidad de repelente necesaria para cubrir la ropa de su hijo y la piel que queda expuesta. El uso de una mayor cantidad de repelente no lo hace más eficaz. Evite volver a aplicar el repelente a menos que sea necesario.

  • Ayude a los niños pequeños a aplicarse el repelente de insectos. Supervise a los niños mayores cuando usan estos productos.

  • Lave la piel de su hijo con agua y jabón para quitarle el repelente que le haya quedado cuando regrese al interior de la casa, y lave su ropa antes de que la vuelva a usar.  

Lo que no se debe hacer:

  • Nunca aplique repelente de insectos a niños menores de 2 meses.

  • Nunca rocíe el repelente de insectos directamente sobre la cara de su hijo. En cambio, rocíe un poco en sus manos y luego aplíquelo en la cara de su hijo. Evite el contacto con los ojos y la boca.

  • No rocíe repelente de insectos en cortaduras, heridas o en la piel irritada.

  • No use productos que combinen DEET con protector solar. El DEET puede hacer que el factor de protección solar (SPF) sea menos eficaz. Estos productos pueden hacer que se le aplique demasiado DEET al niño porque el protector solar debe volver a aplicarse con frecuencia.

Reacciones a repelentes de insectos

Si sospecha que su hijo está teniendo una reacción, como una erupción, a un repelente de insectos, suspenda el uso del producto y lave la piel de su hijo con agua y jabón. Después llame al Centro de Control de Intoxicaciones al 1-800-222-1222 o al médico de su hijo para pedir ayuda. Si acude al consultorio del médico de su hijo, lleve el envase del repelente.

Otros modos de proteger a su hijo de las picaduras de insectos

Aunque no puede prevenir todas las picaduras de insectos, sí puede reducir el número de picaduras que su hijo reciba siguiendo estas recomendaciones.

  • Dígale a su hijo que evite los lugares que atraen insectos voladores, como botes de basura, aguas estancadas y canteros o huertos.

  • Cuando su hijo vaya a estar expuesto a insectos, vístalo con pantalones largos, una camisa liviana de mangas largas, calcetines y zapatos cerrados. Un sombrero de ala ancha puede ayudar a alejar los insectos de la cara. En las zonas en las que su bebé puede estar expuesto a los insectos, puede colocar una red para mosquitos encima del cochecito o canastilla.

  • Evite vestir a su hijo con ropa de colores brillantes o estampados con flores, ya que estas telas parecen atraer a los insectos.

  • No use con su hijo jabones aromatizados, perfumes o aerosoles para el pelo, ya que pueden atraer insectos.

  • Mantenga las mallas para puertas y ventanas en buen estado.

  • Si vive en una zona en la que hay garrapatas y su hijo ha estado jugando al aire libre, revise la piel del niño al final del día.

  • Recuerde que el repelente más eficaz contra las garrapatas es la permetrina. Esta no debe ser aplicada en la piel sino en la ropa de su hijo.


Última actualización
6/13/2017
Fuente
A Parent's Guide to Insect Repellents (Copyright © 2012 American Academy of Pediatrics, Reaffirmed 3/2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest