Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Consejos y Herramientas
Tamaño del texto

Pregunta

¿Algunos bebés tienen mayor riesgo de sufrir de muerte súbita del lactante (SMSL)?

Michael Goodstein, MD, FAAP

Respuesta

​En Estados Unidos, todos los años mueren alrededor de 3,500 bebés de forma repentina e inesperada, generalmente mientras duermen. A veces se encuentra la causa, como cuando la ropa de cama u otros objetos cercanos les impiden respirar. En otros casos, como con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), no se puede determinar la causa exacta. Pero si bien todavía no sabemos qué exactamente causa el SMSL, también conocido como "muerte súbita inexplicable en la infancia", hay algunos factores de riesgo que conocemos.

Tipos de factores de riesgo de SMSL

Es importante saber que los factores de riesgo son hallazgos relacionados con una mayor o menor probabilidad de SMSL, pero no son la causa de muerte. Algunos factores de riesgo, lo que incluye muchos relacionados con el entorno donde se duerme, se pueden cambiar para disminuir el riesgo de su bebé. Hay otros factores de riesgo que no pueden cambiarse.

Por ejemplo, los bebés que nacen antes de tiempo (premat​​uros) o que tienen un bajo peso al nacer (menos de 5 lb 8 oz o 2,5 kilos) tienen el doble o triple de probabilidades de morir de SMSL o de otra muerte relacionada con el sueño. También sabemos que su bebé tiene mayor riesgo si usted fumó o bebió alcohol durante el embarazo. Las investigaciones recientes indican que cada cigarrillo que se fuma durante el embarazo aumenta el riesgo de SMSL de su bebé. De hecho, se estima que, si todas las mujeres dejaran de fumar durante el embarazo, se podría evitar hasta un tercio de las muertes por SMSL.

¿Qué otros factores de riesgo de SMSL se han estudiado?

Curiosamente, alrededor del 60% de las muertes ocurren en los varones y el 40% ocurre en las niñas. La edad también cumple un papel importante en las muertes por SMSL y relacionadas con el sueño. El SMSL alcanza el punto máximo entre el mes y los 4 meses de edad, y el 90% de los casos ocurre en los primeros 6 meses de vida. Las muertes por asfixia y estrangulación en el espacio donde se duerme también ocurren mayormente en los primeros 6 meses de vida, pero hay distintos picos en función de cómo ocurre la muerte: al cubrir al bebé (asfixia cuando una persona más grande duerme sobre el bebé, lo que puede ocurrir al compartir la cama), que tiene su pico a los 2 meses; las muertes por la ropa de cama suave (cuando el rostro y la nariz del bebé quedan cubiertos por la ropa de cama suave), que tienen su pico a los 3 meses; y el bloqueo (cuando un bebé no puede respirar porque queda atrapado entre dos superficies duras, como la cama y una pared), que tiene su pico a los 6 meses.

¿Por qué aún no sabemos qué causa el SMSL?

Los investigadores se han esforzado por intentar descubrir los secretos del SMSL durante más de 50 años y se han hecho muchos avances. Pero es muy difícil de estudiar cuando no podemos predecir estas tragedias antes de que ocurran, y mayormente ocurren cuando todos están durmiendo. Nuestro mejor modelo es la hipótesis del triple riesgo, que propone 3 factores para estas muertes.

1) una anomalía o inmadurez subyacentes en la respiración del bebé o su sistema para dormir y despertarse,

2) un período crítico del desarrollo (los primeros meses de vida) y

3) factores ambientales o elementos estresantes (como dormir boca abajo o de lado, abrigar en exceso o cubrir la nariz y la boca).

Cada muerte es el resultado de la interacción de varios factores.

Para muchas de estas trágicas muertes, parece que el bebé no puede despertarse ni activar el cerebro lo suficiente como para mover la cabeza cuando no está recibiendo el oxígeno necesario. Sin embargo, también sabemos que hay otras razones por las que estos bebés mueren. Hasta el 10% de las muertes por SMSL se deben a latidos irregulares repentinos, algunas se pueden relacionar con anomalías específicas en el cerebro. Algunas se pueden desencadenar por una respuesta inmunitaria anormal ante una infección. Igualmente hay otras que pueden relacionarse con con​​​vulsiones y algunas pueden tener un componente genético.

¿Hay entonces alguna prueba que mi bebé pueda hacerse para predecir el riesgo de SMSL o prevenirlo?

Lamentablemente no hay una prueba para ayudar a predecir o prevenir el SMSL en este momento. Hace años, unos investigadores italianos intentaron usar electrocardiogramas (ECG) para identificar a los bebés con riesgo de arri​t​mias cardíacas (latidos irregulares), pero esto no tuvo éxito. Las anomalías en el cerebro que los investigadores identificaron en algunos casos no se pueden detectar con anticipación usando la tecnología actual. Solo se pueden encontrar con la autopsia en centros de investigación especializados.

Aunque no existe un "gen del SMSL", se han identificado muchos genes que pueden cumplir un papel en ciertos casos de SMSL. Hay genes relacionados con algunas arritmias cardíacas, otros que afectan las sustancias químicas del cerebro (neurotransmisores) involucrados en la activación cerebral al dormir (la capacidad del bebé para despertarse) y otros que tienen un impacto en la respuesta inmunitaria ante una infección, por nombrar algunos.

¿Qué ocurre con los estudios recientes que dicen que los investigadores encontraron un biomarcador para el SMSL?

Todos están deseosos por encontrar respuestas para que podamos prevenir estas tragedias. Así que es comprensible que este informe haya causado mucho entusiasmo. Pero la realidad es que se trata de un pequeño estudio preliminar con resultados prometedores que requieren más pruebas. Aunque hubo una diferencia estadística en los niveles PROMEDIO del químico analizado en el grupo del SMSL en comparación con el grupo de control, el RANGO de los niveles entre ambos grupos tuvo mucha superposición. Una buena prueba de detección debe ser capaz de separar claramente a las personas que tienen riesgo de las que no. Esta prueba todavía no puede hacerlo.

Si todavía no hay una prueba para detectar el SMSL, ¿qué puedo hacer para mantener a salvo a mi bebé?

Lo mejor que puede hacer por su bebé en este momento es crear un entorno de sueño seguro para minimizar el riesgo del SMSL y para prevenir problemas como la asfixia. La posición más segura para que los bebés duerman es boca arriba, cerca de sus padres pero por separado (compartir habitación y no cama) en una cuna, un moisés o un corral despejados (sin almohadas, mantas sueltas, animales de peluche, etc.). No debería haber nada en el área de dormir, salvo un colchón firme, plano y que no esté inclinado con una sábana ajustada.

Hay otras recomendaciones para dormir de forma segura que pueden ayudar. Estas incluyen tener un entorno libre de humo, dejar que su bebé use chupete, mantenerlo al día con las vacunas recomendadas y o amamantarlo o usar leche materna. Darle leche materna a su bebé durante al menos 2 meses puede disminuir el riesgo de SMSL en hasta un 50%.

Recuerde

Aunque el riesgo general de sufrir el SMSL es bajo (un poco menos de 1 muerte por cada 1000 nacimientos con vida), esta cantidad sigue siendo muy elevada. Las tasas de SMSL en Estados Unidos son mucho mayores a los de muchos otros países. Mientras los científicos intentan buscar más información sobre cómo ocurre el SMSL, intente minimizar los factores de riesgo tanto como pueda para ayudar a prevenir estas trágicas muertes. Y no dude en hablar con su pediatra sobre cómo mantener a salvo a su bebé al dormir.

More information

Michael Goodstein, MD, FAAP

Michael Goodstein, MD, FAAP, es un neurólogo certificado por la junta con 29 años de experiencia. Trabaja en York Hospital para el WellSpan Medical Group, donde actualmente es el director de los servicios para recién nacidos. También es profesor adjunto de Pediatría en la Facultad de Medicina de The Pennsylvania State University. También estableció el programa Cribs for Kids del condado de York y ha sido su director desde 2003. El Dr. Goodstein ha sido miembro del Grupo de trabajo sobre el SMSL de la AAP desde 2010. 

Última actualización
6/27/2022
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos