Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

​Casi la mitad de todas las familias estadounidenses se saltan habitualmente el desayuno. ¿Forma parte su familia de esta estadística? Cuando se trata de alistar a sus hijos para ir a la escuela, un desayuno saludable es tan importante como los zapatos de gimnasia y como sacarle punta al lápiz.

Cómo el desayuno ayuda a mejorar a su hijo

Al desayuno se le asocia con muchas cosas, desde:

  • Una memoria mejor
  • Mejores calificaciones en los exámenes
  • Mejor margen de atención para disminuir la irritabilidad
  • Peso corporal más saludable
  • Una mejor nutrición general

Levantarse & comer

Es fácil ver porqué el desayuno ha llegado a ser uno de los problemas nutricionales de la crianza. Ya sea debido a sus propias limitaciones de tiempo como padre o la agenda ocupada de su hijo, alistar a toda la familia para ir a la guardería o escuela en las mañanas, hacer arreglos para un día de juego con amigos o cualquier otro de tantos compromisos que se presentan temprano en la mañana, a menudo descuidemos el desayuno.

Si las palabras "lenta" y "tranquila" no describen exactamente su rutina matutina, nos gustaría sugerirle que se comprometa a apartar tiempo adicional y hacer un esfuerzo para proteger la integridad nutricional de la comida de su hijo por las mañanas.

Consejos para los padres para un desayuno más fácil

Ya sea que opte por un desayuno sencillo o una versión más elaborada, su empeño para hacerlo nutritivo vale más que no comer desayuno en lo absoluto. Aunque esto signifique un vaso de leche baja en grasa y un pedazo de pan de trigo o un banquete total, esperamos que los siguientes consejos para hacer del desayuno algo más fácil le ayuden a estar a la altura de la circunstancias y superar algunas de las barreras más comunes que existen para un desayuno saludable. 

  • Planifique según las circunstancias. Aunque nos gustaría recordarle que sentarse a compartir las comidas en familia es beneficioso, podríamos apostar a que sentarse a desayunar con sus hijos todas las mañanas simplemente es algo poco realista para la mayoría de personas. Lo que si es realista, sin embargo, es cerciorarse de sacar el debido tiempo para dejar que su hijo coma sin presión. Especialmente en el caso de los bebés y los niños pequeños, se debe sacar el tiempo que sea necesario del horario de la mañana para permitirles que puedan comer con su ayuda o por sí mismos.
  • Deje listo el desayuno antes de ir a dormir. En otras palabras, planifique de antemano. Como en el caso de casi todos los demás aspectos de la alimentación de su hijo, planear con un poco de anticipación puede ayudar enormemente a que tenga a la mano una amplia gama de alimentos saludables. Ejemplos simples como preparar con anticipación los huevos duros o tener listo el cereal frío favorito de su hijo desde la noche anterior, para acompañarlo con algunas rodajas de frutas frescas previamente cortadas, puede crear la diferencia entre el tiempo para un desayuno equilibrado y el salir corriendo por la puerta sin desayunar (o, como sucede a menudo con opciones de productos del mercado de menor valor nutritivo).
  • Desayunos fáciles de tomar y de llevar. Si su agenda es tal que usted y sus hijos salen generalmente por la puerta sin tiempo de sobra en las mañanas, debe entonces tratar de abastecerse de una variedad de alimentos nutritivos que se pueden preparar y empacar por adelantado para tomar y llevar con conveniencia. Además de huevos duros, considere otros favoritos y rápidos como manzanas en rodajas, panecillos o muffins caseros y roscas o bagels con queso crema bajo en grasa.
  • Asegúrese de que dormir sea parte del menú. Siga el viejo dicho de asegúrese de que su niño se acueste temprano para levantarse temprano y tener tiempo suficiente para desayunar. Sin importar que edad tengan, los niños cansados tienden a ser niños irritables y malhumorados y son mucho menos propensos a sentarse a comer un desayuno equilibrado. No sólo eso, pero se ha demostrado que el sueño es un ingrediente crucial en la salud general de los niños.
  • Amplíe sus horizontes. Sin duda querrá tener en cuenta la seguridad cuando elija un desayuno apropiado para la edad de su hijo, pero no se deje limitar por las etiquetas impuestas artificialmente para determinar lo que es bueno a la hora de servir alimentos por la mañana. Piense en la proteína, piense en las frutas y en las verduras, y piense con originalidad cuando se trata de ampliar sus horizontes para desayunar con opciones más allá de la leche y los cereales.
  • Busque el apoyo de la guardería y la escuela. Asegúrese de averiguar qué opciones para el desayuno ofrece la escuela o la guardería de su niño o niña. Debido a la merecida atención que se le ha estado dando últimamente a los alimentos que los niños comen fuera del hogar, es más probable que el menú tenga opciones para un desayuno balanceado, y que su hijo sea más receptivo a comerlo si todos sus amigos están comiendo junto a él.

Información adicional:

 

Última actualización
7/9/2014
Fuente
Healthy Children E-Magazine, Back to School 2012
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.