Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

A los dos años de edad, su hijo pequeño deberá consumir tres comidas saludables al día, además de una o dos meriendas. Puede consumir los mismos alimentos que el resto de la familia. Con su lenguaje mejorado y las destrezas sociales, se volverá un participante activo en los tiempos de comida si se le da la oportunidad de comer con todos los demás. No se obsesione con las cantidades y no haga una batalla de los tiempos de comida. Sin embargo, ponga atención en adoptar, como familia, hábitos alimenticios saludables y tomar decisiones acerca de los alimentos saludables. ¡Compartir en familia los tiempos de comida, también es un buen hábito!

Afortunadamente, al momento las destrezas de alimentación de su hijo se han vuelto relativamente "civilizadas". A los dos años, puede usar una cuchara, tomar con una mano un vaso para beber y comer por sí mismo una amplia variedad de alimentos en deditos. Pero aunque puede comer de una manera adecuada, aún está aprendiendo a masticar y tragar eficazmente y probablemente trague los alimentos cuando tenga prisa por ir a jugar. Por eso, el riesgo de que se ahogue es alto, así que evite los siguientes alimentos, que si se tragan enteros pueden bloquear la tráquea.

  • hot dogs (a menos que se corten a lo largo y luego a lo ancho)
  • zanahorias crudas enteras
  • cucharadas llenas con mantequilla de maní (o de cacahuate)
  • nueces (especialmente maní)
  • cerezas crudas con semillas
  • golosinas o gomas de mascar redondas o duras
  • apio crudo
  • uvas enteras
  • malvaviscos

Idealmente, asegúrese de que su hijo consuma de los cuatro grupos alimenticios básicos cada día:

  1. Carne, pescado, aves de corral, huevos
  2. Leche, queso y otros productos lácteos 
  3. Frutas y vegetales
  4. Cereales, patatas, arroz, productos hechos con harina

No se inquiete si no cumple siempre con este ideal. Muchos niños pequeños se resisten a consumir determinados alimentos o, por largos períodos de tiempo, insisten en consumir solo uno o dos de sus alimentos favoritos. Mientras más luche con su hijo acerca de sus preferencias alimenticias, él estará más determinado en desobedecerle. Como le sugerimos previamente, si le ofrece una variedad de alimentos y permite que él tome sus decisiones, al final él mismo consumirá una dieta balanceada. Probablemente, se interese más en los alimentos saludables si los puede consumir por sí mismo. Así que, siempre que sea posible, ofrézcale alimentos en deditos (por ejemplo, frutas frescas o vegetales crudos que no sean zanahorias o apio) en vez de cocidos que necesiten de un tenedor o cuchara para consumirlos.

Suplementos alimenticios

Los suplementos vitamínicos son pocas veces necesarios para niños pequeños que consumen una dieta variada. Sin embargo, se puede necesitar hierro complementario si su hijo consume muy poca carne, cereales fortificados con hierro o vegetales ricos en hierro. Las grandes cantidades de leche (más de 32 onzas [960 ml] diarios) también pueden interferir con la absorción adecuada del hierro, por consiguiente incrementando el riesgo de una deficiencia de hierro. Su hijo deberá beber 16 onzas (480 ml) de leche descremada o baja en grasa al día. Esto proporcionará la mayoría del calcio que necesita para el crecimiento de los huesos y no interferirá su apetito por otros alimentos, particularmente aquellos que proporcionen hierro.

Un suplemento vitamínico diario de 400 UI es importante para los niños que por lo general no están expuestos a la luz solar, consumen menos de 32 onzas diarias de leche fortificada con vitamina D o no toman un suplemento multivitamínico diario que contenga al menos 400 UI de vitamina D. Esta cantidad de vitamina D puede prevenir el raquitismo.

 

Última actualización
5/28/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.