Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Alimentación y nutrición: su hijo de dos años de edad

​A los dos años, su hijo debería comer tres comidas saludables al día, además de uno o dos refrigerios. Puede consumir los mismos alimentos que el resto de la familia. A medida que mejoren sus destrezas sociales y su lenguaje, se volverá un participante activo a la hora de la comida si se le da la oportunidad de comer con todos los demás.

Alimentos peligrosos para niños pequeños

A los dos años, su hijo debería poder usar una cuchara, beber de una taza con una sola mano y comer con la mano una amplia variedad de alimentos. Sin embargo, aún está aprendiendo a masticar y tragar correctamente, y puede atragantarse con la comida cuando está apurado por volver a jugar. Por ese motivo, el riesgo de ahogo es alto. Consulte la tabla a continuación.

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Unsafe-foods_es-1.jpg 

Fundamentos de una alimentación saludable y niños selectivos para comer

Asegúrese de que su hijo coma de cada uno de los cuatro grupos de alimentos todos los días:

  • Carne, pescado, aves, huevos.

  • Leche, queso y otros productos lácteos.

  • Frutas y verduras.

  • Cereales, papa, arroz, productos con harina.

No se alarme si su hijo no cumple siempre con este ideal. Muchos niños pequeños se resisten a comer determinados alimentos (o insisten en comer solamente uno o dos alimentos favoritos). Cuanto más luche con su hijo sobre los alimentos de su preferencia, más determinado estará en desobedecerle.

Si le ofrece una variedad de alimentos y le permite que tome sus decisiones, en última instancia su hijo consumirá una dieta balanceada por sí solo. A los niños también les gusta alimentarse por sí solos, por lo tanto, siempre que sea posible, ofrézcale a su hijo alimentos para comer con la mano en lugar de alimentos cocidos que requieran el uso de una cuchara o un tenedor para comer.

Suplementos para algunos niños

Rara vez, se debe recurrir a suplementos vitamínicos para los niños pequeños que comen una dieta variada. Sin embargo, puede ser necesario un suplemento de hierro si su hijo come muy poca carne, cereales fortificados con hierro o verduras ricas en hierro. Las grandes cantidades de leche (más de 32 onzas [960 ml] por día) también pueden interferir en la absorción adecuada del hierro, lo que provoca un aumento del riesgo de anemia por deficiencia de hierro.

Su hijo debe beber 16 onzas (480 ml) de leche con bajo contenido graso o descremada por día. Esto le proporcionará la mayor parte del calcio que necesita para el crecimiento de los huesos sin interferir en su apetito por otros alimentos, en particular los que proporcionan hierro.

Nota: la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que los niños consuman leche entera hasta los dos años, a menos que haya un motivo para que comiencen a beber leche con bajo contenido graso antes. La leche entera contiene aproximadamente un 4 % de grasa de leche. Puede ser de utilidad para su hijo cambiar gradualmente de leche entera a leche con menor contenido graso. Por lo tanto, muchos pediatras recomiendan que los niños consuman leche reducida en grasa (2 %) durante algunas semanas antes de cambiar a leche con bajo contenido graso (1 %) o descremada.

Según un informe clínico de la AAP, "Cómo optimizar la salud ósea de niños y adolescentes" (en inglés), los bebés menores de 12 meses requieren 400 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día y los niños mayores y adolescentes requieren 600 UI por día. Esta cantidad de vitamina D puede evitar el raquitismo, una afección caracterizada por el ablandamiento y debilitamiento de los huesos. Si su hijo no se expone con regularidad a la luz solar o no consume suficiente vitamina D en su dieta, hable con el pediatra acerca de un suplemento de vitamina D. Consulte Vitamina D: imprescindible para obtener más información y una lista de alimentos enriquecidos con vitamina D. 

Información adicional:


Última actualización
5/3/2017
Fuente
Section on Obesity (Copyright © 2017 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest