Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Extracción de leche materna en el trabajo

Adaptarse nuevamente a su rutina de trabajo anterior puede resultar un desafío sin tener en cuenta el horario para amamantar. Afortunadamente, usted se ha tomado el tiempo para preparar a su bebé, a la persona que lo cuida, a sus compañeros de trabajo y usted misma para esta situación nueva, de manear que está haciendo esta transición de la mejor manera posible. Regresar a trabajar a la mitad de la semana laboral hará más fácil para todos ajustarse al cambio pues esto le permitirá hacer una prueba de dos o tres días antes de enfrentar una semana laboral completa. Planifique con anticipación llevar ciertos artículos a su trabajo todos los días. Muchas mujeres reúnen todas sus cosas la noche anterior. Necesitará su bomba, un enfriador/hielera portátil para transportar y tal vez guardar la leche materna y su almuerzo o refrigerios para ayudarla a conservar su energía. Es posible que también desee llevar almohadillas de lactancia y una blusa o chaqueta en caso de que se derrame o pierda un poco de leche.

El primer día de regreso al trabajo, hable con su supervisor; recuérdele su acuerdo en relación con su horario para amamantar y asegúrese de que el espacio asignado para extraer la leche aún está disponible. (Si es posible, haga una visita durante su licencia de maternidad para revisar el espacio y finalizar cualquier acuerdo. Esto la tranquilizará para enfrentar ese agitado primer día de regreso). Cuando comience con sus sesiones de extracción de leche, intente relajarse y alejar su mente de las personas que esperan fuera de la habitación. Cualquier estrés puede retrasar su reflejo del flujo o reducir el suministro de leche, retrasando aún más su regreso. Intentar tramitar documentos o hacer trabajo en la computadora o hacer llamadas telefónicas mientras extrae la leche no resulta eficaz . Pensar en su bebé, lo aliviado que se sentirá mientras bebe su leche y lo buena que es su leche para él, puede ayudarle a relajarse y comenzar su flujo de leche. Algunas mujeres han descubierto que ver una fotografía de su bebé o incluso escuchar una cinta de su llanto de hambre funciona de maravilla.

A medida que se ajusta a su rutina nueva aprenderá las maneras de integrar su horario de extracción de leche en su día. Esto le resultará más fácil a medida que sus compañeros de trabajo se acostumbren a sus breves ausencias de una a tres veces al día y se den cuenta de que todavía puede ser productiva a pesar de todo esto. Aprenderá cómo salirse discretamente de una reunión que se ha extendido y está interfiriendo con su horario de extracción de leche, igual que otro compañero de trabajo puede disculparse para salir al baño. Incluso puede descubrir lo fácil que es recuperarse de un percance o reírse por cualquier mancha en su blusa o una sesión de extracción interrumpida con la ayuda de amigos comprensivos.

Mientras continúa extrayendo su leche en el trabajo, monitoree cuánta está produciendo. La disminución en el suministro de leche es un problema común para las mujeres que trabajan y con frecuencia es resultado de omitir sesiones de extracción o no extraer durante suficiente tiempo. También, al extraer la leche puede no obtener tanta leche como la que puede recibir un bebé cuando lo amamanta si lo hace de manera eficaz.

Para aumentar el suministro de leche, extraiga con más frecuencia por lo menos diez minutos por sesión, incluso si su leche deja de fluir antes de eso. Cuando esté en casa con su bebé, ofrézcale el pecho por lo menos cada dos o tres horas. Si duerme durante la noche, considere despertarlo en el momento en que usted se va a dormir para alimentarlo una vez más. Los fines de semana, sólo amamántelo y aliméntelo cada vez que muestre interés.

Una vez su producción de leche aumente de nuevo, mantenga su suministro bebiendo cantidades adecuadas de líquidos, descanse lo suficiente y relájese tanto como le sea posible durante las sesiones de extracción de leche. Recuerde, interrumpir una sesión para regresar al trabajo algunos minutos antes no justifica el costo en términos de su relación a largo plazo de amamantar a su bebé. Si estas sugerencias no le ayudan, comuníquese con su pediatra o especialista en lactancia para obtener consejos adicionales.

 

Última actualización
5/16/2016
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos