Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Hipo, regurgitaciones y eructos

Puede considerar que su bebé terminó de amamantarse de un seno cuando deje de succionar, se quede dormido o se aleje del seno. Si no se duerme, debería estar calmado y relajado. Una vez haya terminado, puede intentar hacerlo eructar para que expulse cualquier aire que haya tragado. Los bebes lactantes por lo general tragan menos aire que los bebés que se alimentan con biberón, por lo que no necesitan eructar. Hacerlo eructar puede aliviar cualquier sensación de llenura y esto puede despertarlo un poco para que pueda ofrecerle el otro seno.

Casi a todos los bebés les da hipo de vez en cuando, un fenómeno que por lo general le molesta más a usted que a su bebé, pero que puede estresarlo si lo está amamantando en ese momento. A medida que aumenta su suministro de leche, su bebé también puede regurgitar leche de vez en cuando. Este comportamiento normal no debe preocuparle, pero las regurgitaciones y el hipo se pueden minimizar al tener sesiones de lactancia materna tranquilas y calmadas y al cambiar a su bebé de posición para ayudarlo a relajarse.

Cómo sacarle los gases a su bebé

Si elije sacarle los gases a su bebé después de que termina de amamantarlo de un lado, sosténgalo de manera vertical contra su cuerpo con la cabeza sobre su hombro. Coloque un paño limpio bajo su cabeza para atrapar cualquier regurgitación y luego delicadamente dé unas palmaditas o frote su espalda. Si prefiere, puede realizar este movimiento mientras lo tiene sentado en su regazo y le sostiene su cabeza con una mano o lo recuesta en sus rodillas boca abajo. Si no eructa después de unos minutos, puede ponerlo a dormir boca arriba u ofrecerle el otro seno.

Última actualización
11/21/2015
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest