Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Cómo saber si su bebé está tomando suficiente leche

​Casi todas las nuevas mamás se preocupan sobre si sus bebés se están amamantando adecuadamente. Las mamás lactantes no pueden medir exactamente cuánta leche toman sus recién nacidos, pero pueden saber de otras maneras si sus bebés están comiendo suficiente. 

6 señales de que su recién nacido está bien alimentado

Qué tan rápido​ están subiendo de peso, cuántos​ pañales moja y ensucia al día, y por cuánto tiempo parece satisfecho después de amamantar son buena señales. Un bebé bien alimentado por lo general debe:

  • Perder no más de 7 por ciento de su peso al nacer en los primeros días después del nacimiento antes de empezar a recuperar el peso.

  • Tener una o dos deposiciones al día en los días uno y dos, con heces negruzcas y alquitranadas y al menos dos deposiciones que empiezan a verse verdes a amarillas en los días tres y cuatro. 

  • A los cinco a siete días, sus heces deberían ser amarillas y blandas con pequeños grumos y deberían ser al menos tres a cuatro al día. Cuando incremente su producción de leche, su bebé con frecuencia defecará con cada alimentación durante el primer mes de vida.

  • Mojar de seis a más pañales al día, con orina casi sin color o amarillo pálido, a los cinco a siete días.

  • Parecer satisfecho y feliz por un promedio de una a tres horas entre las alimentaciones.

  • Alimentarse al menos ocho a doce veces cada veinticuatro horas.​

Recuerde

Haga la primera cita con su pediatra o médico de cabecera para el chequeo de su recién nacido para no más de cuarenta y ocho horas después de haber sido de alta del hospital. El control del peso en esa cita ayudará a saber si su bebé está recibiendo suficiente leche cuando lo alimenta.

Información adicional:

Última actualización
8/7/2020
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 3rd Edition (Copyright © 2017 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos